Algunas verdades sobre el Seguro Social que debes saber si eres inmigrante

Revisa qué tan cierto es que este programa pueda desaparecer para 2035

Algunas verdades sobre el Seguro Social que debes saber si eres inmigrante
Muchos jubilados en Estados Unidos reciben el beneficio del Seguro Social, aun siendo extranjeros.
Foto: ArtTower / Pexels

El Seguro Social es uno de los programas de asistencia para la jubilación y la discapacidad más importantes que existen en Estados Unidos. Sin embargo, de unos años para acá, son muchas las voces que aseguran que este programa podría desaparecer ante la falta de fondos.

Cada mes, 64.8 millones de estadounidenses reciben un pago y 46 millones de ellos son personas mayores. De esta gente de la tercera edad, el 62% se apoya en el Seguro Social para representar al menos la mitad de sus ingresos mensuales, de acuerdo con Winston-Salem Journal.

Además de ésta, te vamos a decir unas cuantas verdades más que deberías saber como inmigrante para que estés tranquilo sobre la protección que podrías tener cuando te retires dentro de Estados Unidos y rompas con ciertos mitos que lo envuelven.

5. Los inmigrantes son positivos para la existencia del Seguro Social

Detractores a que los inmigrantes sean parte del programa argumentan que si los trabajadores extranjeros no recibieran los beneficios del Seguro Social, entonces las finanzas del mismo estarían sanas. Nada más falso.

La inmigración legal e ilegal es una necesidad absoluta para el éxito financiero del programa, así lo señala The Motley Fool. El modelo de los fideicomisos cuenta con un promedio de al menos 1.26 millones de inmigrantes netos legales que ingresan a EE.UU. cada año a largo plazo. Además de que los inmigrantes ilegales no reciben los beneficios del Seguro Social. Y dado que la mayoría de los extranjeros que ingresan al país a trabajar son jóvenes, mantiene la fortaleza productiva del país que a su vez aporta fondos para el Seguro Social.

En pocas palabras, nada más equivocado pensar que los inmigrantes son la causa de que no haya dinero en el Seguro Social, dado que es todo lo contrario.

4. Rescatar el Seguro Social podría afectar más a un grupo de personas

Al parecer $2.9 billones de dólares en reservas de activos del programa se podrían agotar para el 2035, según The Motley Fool, lo que significaría en un recorte de apoyo para jubilados y beneficiarios sobrevivientes de hasta un 24%.

No hay una solución clara, pero entre las opciones que se han barajeado con el tiempo, es la de cobrar más a trabajadores acomodados, sin tener un aumento proporcional en sus beneficios futuros. Y aunque este tipo de propuestas siempre se escuchan formidables, no es viable para ciertos sectores del país.

También se ha considerado que se aumente la edad de jubilación. Es una solución poco viable debido a que muchas personas incluso solicitan sus beneficios a la edad anticipada de 62 años debido a que necesitan cubrir ciertos gastos de salud. Con esta propuesta, ese tipo de personas quedarían descartadas completamente e incluso con muchas posibilidades de no llegar a la edad correspondiente para cobrar sus beneficios.

3. Vivir con el Seguro Social únicamente no es viable

Más de 3 de cada 5 jubilados actuales dependen de sus pagos mensuales para representar al menos la mitad de sus ingresos, mientras que el 34% de las personas mayores cuentan con el Seguro Social como su única fuente de ingresos. Esto los deja muy expuestos económicamente al ser apoyo económico y no un salario.

Los beneficios para trabajadores jubilados sólo están diseñados para reemplazar alrededor del 40% del salario promedio del trabajador durante la jubilación, según la Administración del Seguro Social. Pero hay que recordar que esto es una estimación, porque hay sectores de la población que podría representar menos que eso.

Jamás contemples el beneficio del Seguro Social como tu ingreso único para el retiro.

2. El Seguro Social no pueden ir a la quiebra

Durante los últimos 35 años, el informe de la Junta de Fideicomisarios del Seguro Social ha advertido que la recaudación de ingresos enfrenta un déficit de obligaciones de financiación durante los próximos 75 años, que, a partir del informe de 2020, ascendía a $16.8 billones de dólares. Este déficit espanta a muchos jóvenes, creyendo que para cuando se jubilen, simplemente, ya no habrá dinero para ellos. Falso.

El Seguro Social no corre ningún peligro de insolvencia. Esto se debe a que dos de las tres fuentes de financiamiento del programa, el impuesto sobre la nómina del 12.4% sobre los ingresos del trabajo y la tributación de los beneficios, son fuentes recurrentes de ingresos. Mientras los estadounidenses sigan trabajando, los ingresos seguirán fluyendo hacia el programa.

1. El Congreso se espera hasta el último minuto para rescatar al Seguro Social

En 1983, las reservas de activos del Seguro Social se habrían agotado si los legisladores no hubieran aprobado leyes para apuntalar el programa, siendo la última vez que el Congreso aprobó una reforma radical para mantener su existencia. Con base en esto, podríamos aventurarnos a decir que los legisladores no mirarán hacia el programa hasta que pudiera estar en riesgo inminente. Eso podría ser en alrededor de 15 años.

Pero es entendible que los políticos quieran esperarse, porque como se ha mencionado, hacer un cambio al Seguro Social, irremediablemente golpeará a un sector de la población. Mejor hacerlo cuando la pérdida pueda ser inminente como en 1983.

También te puede interesar: