¿Amigos o compañeros de trabajo? Aprende a diferenciar cómo debes llevar la relación con tu jefe

Las relaciones laborales y de amistad son muy comunes en los ambientes de trabajo. ¿Cuántas de las veces no se llega a un empleo por una recomendación de alguien que ya está en la empresa?

¿Amigos o compañeros de trabajo? Aprende a diferenciar cómo debes llevar la relación con tu jefe
Es importante separar amistad de trabajo en las empresas.
Foto: Pexels

Las relaciones laborales y de amistad son muy comunes en los ambientes de trabajo. ¿Cuántas de las veces no se llega a un empleo por una recomendación de alguien que ya está en la empresa? No es nada del otro mundo. Sin embargo, los problemas empiezan cuando no sabemos separar estos dos círculos, peor aun cuando tienes una relación personal-laboral con tu jefe.

En este caso hay que tener prudencia, recordar que hay límites y que debemos de mantener el respeto y separar el ámbito de trabajo y el de amistad. Esto ayudará a mantener en armonía el clima laboral de todas las personas del área.

Además, es una realidad que, si aprendemos a delimitar, evitaremos señalamientos de que tienes ciertas condiciones a tu favor solo porque eres amigo del jefe. A nadie le hará sentir cómodo esto.

Ojo, el que delimites las relaciones no significa que el jefe no pueda ser cercano, ameno, simpático y con buenos lazos de confianza. Lo único que debes de hacer es respetar los espacios de cada situación, que lleven a una relación sana, sin favoritismos.

Según la revista digital Contamos, por más cercanía que un empleado tenga con sus jefes o con sus compañeros, es mejor no adoptar ciertas posturas en la empresa, ya que se pone en juego la estabilidad del área y de la propia empresa.

Fernando Padilla, director de Gestión Humana en Alquería le dijo en entrevista a Contamos, que “una actitud positiva que incluya el buen humor es bienvenida en cualquier equipo y una actitud reflexiva que invite al debate sano alrededor de propuestas e ideas es bienvenida como necesaria en un equipo.”

Para Elive Riveros Trujillo, directora de Personas, Organización y Cultura de HDI Seguros, frases como “no, eso no se puede hacer”, generan un precedente del tipo de relación que hay entre empleado y jefe.

Otras frases como: “no quiero hacerlo”, “ahora no puedo”, “no fui yo, fue él”, “no es mi trabajo”, “estás equivocado” también implican que se están sobrepasando los niveles de confianza entre empleado y jefe. Además, estas actitudes predisponen al equipo y denotan que esa persona no está para solucionar problemas, sino para crearlos.

Sabina Nawauz, una reconocida coach internacional de consejeros delegados y presidentes ejecutivos en EE.UU. escribió en un artículo publicado en Harvard Business Review, que es sumamente complicado “navegar por las amistades entre gerentes y empleados” especialmente cuando, como jefe, “uno tiene acceso a información que su empleado no conoce”.

Pero apunta a que, esto no quiere decir que sea imposible mantener una relación de amistad entre jefe y empleado. Y para lograrlo, hace las siguientes recomendaciones:

-Ten claridad en cuáles deben ser los límites personales y los profesionales

-Ten exhaustivos criterios para elegir a tus amigos dentro de la empresa

-Sé muy claro, desde el inicio, en las expectativas de las relaciones y cómo pueden y no conjugarse entre sí

-Define con claridad los roles que se van a tener en cada conversación (laboral-personal)

-Actúa y habla siempre con mucha transparencia

-Sé directo y claro en las comunicaciones

Según la experta, si sigues estos consejos, no tendrás problemas y podrás mantener en equilibrio tanto la relación laboral como la personal. Y sobre todo que esto no sea un dolor de cabeza para el área y para la empresa.

***

Te puede interesar:

-¿Quieres trabajar en época de fiestas? Estas empresas están contratando para la temporada de 2020

-Debes regresar a la oficina y estos son los derechos que te deben respetar