Chequea tu jubilación: hacerlo te va a ayudar a evitar problemas económicos en el futuro

Haz de tu retiro sinónimo de tranquilidad financiera y no de dolores de cabeza

Chequea tu jubilación: hacerlo te va a ayudar a evitar problemas económicos en el futuro
Evita tener esta expresión cuando te jubiles si desde antes revisas tus finanzas para el retiro y cómo adaptarte a ellas.
Foto: Andrea Piacquadio / Pexels

Muchos trabajadores durante por lo menos 35 años de vida enfocan todo su esfuerzo en lo único que piensan: el momento en el que puedan jubilarse y disfrutar de sus ganancias invertidas en el plan 401(k), IRA o Seguro Social. Más que un objetivo, se convierte en un ideal.

Glen Ruffenach, columnista en The Wall Street Journal, plantea la posibilidad de “practicar” tu jubilación. Así como lo lees. Puede parecer extraño el sólo hecho de pensar que deberías entrenarte para tu retiro, después de todo, diría Ruffenach, “¿qué tiene de difícil no trabajar?”. Sin embargo, él mismo plantea que la jubilación podría significar un cambio en la percepción de tu billetera y estilo de vida.

De acuerdo con nerdwallet, el saldo promedio al mes de la cuenta corriente de un estadounidense es de aproximadamente $2,900 con una mediana de $1,250. Hay que recordar que este es un promedio nacional, lo que significa que los ingresos de la gran mayoría de los estadounidenses podría estar por debajo de estas cifras y vivir en una precaria situación financiera. Y lo peor es que la jubilación, la esperanza de muchos, tampoco vendría a ser la solución para ellos.

Aquí es cuando resulta importante ser consciente de tus ingresos y siempre estar atento a tu cuenta de Seguro Social y tus aportaciones, cómo va el proceso de inversión en tus cuentas 401(k) o IRA y, además, tratar de enviar dinero a un fondo de emergencia. Con esos ingresos podría pensarse que es imposible, pero si revisas tus gastos y realizas ajustes a tu estilo de vida es posible que también puedas ahorrar al menos el 10% de tu ingreso mensual para tener una cuenta de ahorro para emergencias.

Ahora bien, el siguiente paso es revisar el estado de tus aportaciones. Por ejemplo, en la página de la Administración del Seguro Social (SSA), puedes crear una cuenta y revisar no sólo cuánto contribuyes sino que además puedes tener una perspectiva de lo que podrías recibir a los 62 años, 66 o 67 años considerada la edad plena de jubilación o a los 70 años de edad. También puedes acercarte a las entidades financieras para identificar cómo van las inversiones de tu cuentas 401(k) o IRA para el retiro.

Finalmente, con estas cantidades puedes darte una idea de si lo que vas a percibir para tu jubilación se adecua a tu estilo de vida actual o tendrás que realizar ajustes. Lo más seguro es que tendrías que adaptar tus necesidades, porque también debes considerar que por la edad de tu retiro podrías tener más gastos médicos.

Entonces, de ahí la importancia de que antes de tu jubilación realices estos cálculos estimados para que tu retiro no se convierta en un dolor de cabeza y puedas hacer los ajustes que consideres necesarios para llevar una verdadera vida tranquila en tus últimos años.

También te puede interesar: