Cómo comenzar a hacer un “ahorro de estrés” en lugar de hacer compras por impulso para liberar tensión

Aprovecha el mismo mecanismo que te provoca gastar para obtener mayores beneficios a largo plazo

Se habla mucho de las terapias de compras, pero podríamos hablar en de ahorro de estrés en el futuro.
Se habla mucho de las terapias de compras, pero podríamos hablar en de ahorro de estrés en el futuro.
Foto: Wunderstock

No son pocas las personas que realizan compras como terapia emocional. Si se sienten mal y tristes, compran; si se sienten enojados, compran; incluso si se sienten feliz, con mayor razón compran. El problema de este impulso para liberar la tensión es clara: puedes quedarte sin dinero. Pero ahora un investigador propone que utilices estos mismos detonantes a la inversa para comenzar a hacer un “ahorro de estrés”.

Perry Wright, investigador principal del comportamiento en el Common Cents Lab de la Universidad de Duke, un laboratorio de ciencias del comportamiento que se centra en el bienestar financiero de las personas de bajos ingresos, aseguró que en lugar de gastar por estrés podríamos estar “ahorrando de estrés”.

“El acto de decidir ahorrar puede brindar la misma terapia que brinda la decisión de gastar”, dice Wright, haciendo referencia a la investigación que encontró que los participantes tenían tanto o más alivio al pensar en ahorrar dinero en comparación con pensar en gastarlo.

El gasto en estrés es una forma de hacer frente a lo que sentimos, dándonos una sensación de más control en tiempos de incertidumbre. La satisfacción de cumplir nuestros deseos inmediatos ha sido una forma de alivio temporal para muchos durante la pandemia, el problema es que estas compras pueden tener efectos financieros negativos a mediano y largo plazo.

De acuerdo a CNBC Select, cuando estás estresado, gastar dinero en algo (sin importar lo que sea) proporciona algún tipo de alivio. El acto de comprar algo mejora tu estado de ánimo y te brinda comodidad. De ahí la frase “terapia de compras”.

Pero el alivio es de corta duración, según Wright. La razón mental por la que te sientes aliviado cuando pasas bajo estrés es porque alcanzaste algún tipo de resolución. “Es el acto de tomar una decisión, no el recibo de la compra, lo que proporciona una medida de control y brinda ese alivio temporal”, acota el investigador.

De ahí sugiere que el mismo mecanismo para tomar esta decisión de gastar la puedas usar de la misma forma para ahorrar. Es decir, si sientes el impulso de comprar algo que no sea una necesidad básica como son los comestibles, suma lo que costaría esa cosa o cosas y transfiere ese dinero a tu cuenta de ahorros.

Y esta satisfacción temporal al tomar esa decisión se podría ampliar con el tiempo, ya que al dedicarlo a los ahorros, no sólo no afectas tus finanzas a largo plazo, sino que obtienes un mayor beneficio con el tiempo.

También te puede interesar:

• Cómo elegir la mejor cuenta de ahorros con alto rendimiento para generar dinero sin esfuerzo
• Las mejores cuentas de ahorro dependiendo del plazo: a corto, medio o largo
• Los 5 servicios de cuentas de ahorro en línea con el mejor rendimiento en Estados Unidos