Cómo debes reaccionar si por primera vez tienes una llamada telefónica de una agencia de cobranza

Si nunca habías estado en una situación de deuda, esto te va a ayudar a lidiar con los cobradores

Cómo debes reaccionar si por primera vez tienes una llamada telefónica de una agencia de cobranza
Sigue estos consejos para que ya no temas a las llamadas de los cobradores de deuda.
Foto: Wunderstock

Los cobradores de deudas sólo hacen su trabajo: buscar que pagues lo que debes. Pero es posible que sea la primera ocasión en la que te ves en esta penosa situación de tener la llamada telefónica de una agencia de cobranza. Tal vez te invada la incertidumbre y la ansiedad, pero tranquilo, si sabes cómo reaccionar, no tienes nada de qué preocuparte.

1. Ten tiempo para atender

Si no estás presionado por irte, la conversación entre tú y el cobrador va a fluir de mejor manera. Es preferible mencionar que por el momento te es difícil atender a tener una llamada que puede terminar mal.

¿Quieres que dejen de llamar? Entonces, solicita el nombre de quien te marca, la agencia de cobranza para la que trabaja, su dirección postal y envía un carta de cese y desistimiento por escrito.

2. Ten papel y bolígrafo a la mano

De acuerdo con the balance, el cobrador de deudas definitivamente tomará notas sobre tu llamada telefónica. Tu también deberías. Tus notas serán útiles si alguna vez te enfrentas a un cobrador en la corte o si alguna vez necesitas recordar una conversación anterior.

Entre los datos a registrar deberían estar:

  • Fecha y hora de la llamada
  • Nombre del cobrador
  • Nombre y dirección de la agencia de cobranza
  • La cantidad que supuestamente debes
  • El nombre del acreedor original
  • Mayores detalles de la llamada (amenazas, acuerdos, temporalidades, entre otros)

3. No admitas la deuda

Aunque pudieras ser consciente de que debes dinero a algún acreedor, nunca debes aceptar una deuda antes de que la propia agencia te dé la información correspondiente para confirmarla.

Si bien, en el caso de que sí tengas una deuda, debes siempre interpretar al inocente hasta que se demuestre lo contrario, en muchas situaciones las agencias tienen información tergiversada por el que podrían cobrarte una deuda que ni siquiera es tuya o por la cantidad que realmente debes. Es por eso que siempre debes verificar cada dato que te dé certeza de que sí eres tú quien debe ese dinero.

4. Solicita al cobrador que te envíen información sobre la deuda

Además de hacer tu propio registro de la llamada, estás en tu derecho de solicitar la información pertinente de la deuda. Jamás te hagas responsable de la deuda, por lo que podrías decir algo así como “No creo tener esa deuda. ¿Podría enviar la información respectiva?”. El cobrador debe verificar tu dirección antes de enviar cualquier factura.

5. Jamás brindes información sobre tus ingresos o de otras deudas

No es necesario que utilices como argumento ni tus ingresos ni el pago de otras deudas en ningún momento. Los cobradores de deudas podrían tener parte de esa información en tu historial crediticio, pero tampoco te corresponde confirmarla. El hecho de que puedas pagar alguna de tus deudas, no quiere decir que puedas pagar todas y tendrás tus propias razones, que no tienen que ver con lo que ganas y debes, para no poder pagar la deuda por la que te llaman.

6. Puedes colgar, pero sé cortés

Por las razones que sean, es posible que puedas cortar la llamada utilizando alguna de estas ideas:

  • “No es un buen momento. Llame más tarde”
  • “No creo tener esa deuda. ¿Podría enviar la información respectiva?”
  • “Disculpa, estoy ocupado”

En resumen, debes estar claro sobre lo que dices, porque cualquier expresión acerca de tu deuda, disposición o capacidad de pago podría ser usado en tu contra, por eso procura no asumir ninguna deuda ni ahondar en el tema hasta que la agencia y el cobrador te haga llegar la información necesaria y verídica sobre el asunto.

También te puede interesar: