¿Cómo es la contraoferta republicana al American Jobs Plan del presidente Biden?

La última propuesta es similar a la que otros republicanos moderados propusieron anteriormente a la administración Biden para enfrentar la crisis producida por la pandemia

La senadora por West Virginia, Shelley Moore Capito, presento la contrapropuesta republicana al plan del presidente Biden.
La senadora por West Virginia, Shelley Moore Capito, presento la contrapropuesta republicana al plan del presidente Biden.
Foto: Greg Nash / Getty Images

Un grupo de republicanos del Senado, encabezados por la senadora por West Virginia, Shelley Moore Capito, dio a conocer el jueves una propuesta de infraestructura de $568,000 millones de dólares, mucho menor al American Jobs Plan de $2.3 trillones de impulsado por el presidente Joe Biden.

La propuesta tiene un concepto de infraestructura más limitado en comparación con la visión “más humana” de Biden sobre el tema, centrándose en carreteras y puentes, sistemas de transporte público, ferrocarriles, infraestructura de aguas residuales, aeropuertos y banda ancha.

Los republicanos proponen una tarifa especial para usuarios de vehículos eléctricos y reutilizar el gasto federal no ejercido del Plan de Rescate Estadounidense aprobado en marzo, para cubrir el costo del plan. El costo total del plan estaría entre los $600,000 y los $ 800,000 millones que Capito anunció a la prensa la semana pasada.

“Esto es algo que el Congreso ha hecho durante muchos, muchos años sobre una base bipartidista. Nuestro enfoque hoy es decir cuáles son nuestros conceptos sobre lo que significa infraestructura, cuáles son nuestros principios en términos de pagos y decirle al presidente Biden, a su equipo ya nuestros colegas demócratas: ‘Estamos listos para sentarnos y ponernos a trabajar en esto’”, expresó Capito.

Si bien algunos demócratas como el senador por Delaware Chris Coons, un aliado cercano de Biden, han abrazado la idea de aprobar el paquete de manera bipartidista, otros han pedido que el Congreso “haga lo grande” desde el principio, es decir, lo apruebe sin los votos republicanos.

La última contraoferta republicana es similar a la que otros moderados propusieron anteriormente a la administración Biden para enfrentar la crisis producida por la pandemia. Los demócratas rechazaron esa oferta por considerarla inadecuada.

¿Qué contiene el plan republicano?

Destinaría $299,000 millones de dólares a carreteras y puentes; $61,000 millones a sistemas de transporte público; $20,000 millones a ferrocarriles; $35,000 a infraestructura de agua potable y aguas residuales; $13,000 a programas de seguridad, como como la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras; $ 17,000 millones a puertos y vías navegables interiores, y $44,000 millones a aeropuertos. También propone $65,000 millones para reforzar y expandir la infraestructura de banda ancha del país y llevar Internet de alta velocidad a más áreas rurales del país.

Las prioridades de los conservadores se establecieron en un documento titulado “La hoja de ruta republicana”, que se distribuyó a los periodistas el jueves. Capito dijo que lo armó después de conversaciones con el senador Tom Carper (Delaware), el principal demócrata en el Comité de Obras Públicas y Medio Ambiente del Senado, y colegas republicanos que se reunieron con Biden en la Casa Blanca para discutir la posibilidad de un compromiso de infraestructura. Los senadores Pat Toomey, Roger Wicker y John Barrasso presentaron el plan junto con Capito. Wicker lo llamó un “esfuerzo de buena fe” para comenzar las negociaciones con Biden y los demócratas.

Los $ 299,000 millones propuestos para carreteras y puentes irían a la Administración Federal de Carreteras y a la oficina del Secretario de Transporte, Pete Buttigieg. Más de $ 60,000 millones irían a la Administración Federal de Tránsito y parte de los $20,000 millones para ferrocarriles irían a Amtrak, lo que ha sido motivo de discusión durante mucho tiempo con algunos conservadores del Senado.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército y la Administración Marítima dividirían los $17,000 millones para puertos y vías navegables interiores, y la Administración Federal de Aviación manejaría los $44,000 millones destinados a los aeropuertos.

Un punto importante. El plan republicano conservaría de manera íntegra la Ley de Empleos y Reducción de Impuestos de 2017, que establece la tasa de impuestos corporativos en el 21%.

Biden ha pedido que se pague el gasto en nueva infraestructura elevando la tasa de impuestos corporativos al 28 por ciento y limitando diferentes exenciones fiscales comerciales. La propuesta es rechazada por los republicanos y algunos demócratas moderados, como Joe Manchin.