Cómo es una entrevista de renuncia y lo que deberías decir en ella

Tal como te preparas para entrar a una empresa, así debería ser tu salida, por ello las entrevistas con recursos humanos antes de renunciar se han vuelto comunes en Estados Unidos

Es tan importante una entrevista de salida como lo es una entrevista de trabajo.
Es tan importante una entrevista de salida como lo es una entrevista de trabajo.
Foto: Christina Wocintechchat / Unsplash

Muchos trabajadores que mantuvieron su trabajo durante la pandemia o incluso aquellos que lo han recuperado en semanas recientes han decidido renunciar de sus trabajos en busca de nuevas oportunidades. Para muchos parece una locura, pero en el mercado laboral actual de Estados Unidos se está convirtiendo en una opción viable. Si estás dentro de este grupo, te decimos cómo encarar una entrevista de salida o de renuncia, sobre todo teniendo claro lo que deberías decir en ella para verte todo un profesional y salir por la puerta grande de tu empleo actual.

En abril, alrededor de 4 millones de estadounidenses renunciaron con el objetivo de encontrar un nuevo empleo donde puedan percibir más o tener otro tipo de beneficios como puede ser mantener el trabajo remoto o tener más días libres al año con goce de sueldo. Aunque se redujo para mayo, aun así hubo 3.6 millones de personas que renunciaron.

Antes de salir, es posible que tu empresa quiera saber tus razones para valorar si puede ofrecerte una mejora que te mantenga en el empleo, a esta charla con Recursos Humanos se le conoce como entrevista de salida o de renuncia. ¿Qué deberías decir? Aquí unas ideas.

Lo que vale la pena compartir

Para cualquier empresa con empleados de los que no quiere deshacerse, lo primero que buscarán es retener al talento. Si lo tuyo es una decisión ya tomada, sin importar ninguna negociación, entonces es buena oportunidad de mencionar aquellos puntos que consideras se deberían mejorar dentro de la empresa para tener una mejor experiencia laboral. Por ejemplo, desde tu perspectiva, podrías decir aquellos aspectos que podrían haber hecho que te quedarás más tiempo en tu puesto.

Pero no entres en detalles

Habla desde tu punto de vista, pero que no parezca que la compañía está mal. Deja las emociones aun lado, enfócate sólo en los hechos, tal como si fuera una recomendación, de la que la compañía sabrá si considerar o no. Incluso si es algo que en otras reuniones o juntas lo pusiste en la mesa, tal vez ni siquiera valdría la pena mencionarlo. Recuerda que debes dejar una buena imagen a tu salida, como un trabajador profesional hasta el último instante, porque no sabes si en algún momento podrías regresar.

Céntrate en tu objetivo

Recuerda que trabajas para una industria determinada en la que muchos de los empleadores se conocen entre sí, no querrás tener malas referencias. En pocas palabras, no permitas que el enojo o la frustración te invadan y hables de más, incluso cosas de las que podrías arrepentirte después. Es una oportunidad para ti de dejar de lado tus preocupaciones y no para generarte otras, es decir, puedes optar por el agradecimiento en lugar del reproche, con esto no sólo quedarás bien, estarás tranquilo. Es una excelente ocasión para ser sincero sin el miedo de perder ningún trabajo.

La intención de tener una entrevista de salida, tal como si fuera una entrevista de trabajo, es la de dejar una buena impresión, en esta situación, para dejar una puerta abierta y que las personas con las que tanto tiempo colaboraste puedan quedarse con una imagen muy profesional de ti, hasta tu último día ahí.

También te puede interesar:

• Cómo renunciar a un nuevo trabajo que ya no te gustó
• 5 preguntas imprescindibles con las que podrías impresionar a tu empleador en una entrevista de trabajo
• 10 frases que debes evitar en tu currículum porque los reclutadores las odian