Cómo lograr bajar los gastos médicos cuando se tiene un nuevo hijo en Estados Unidos

Disfruta más de tu bebé y lidia con los elevados costos de un parto

Cómo lograr bajar los gastos médicos cuando se tiene un nuevo hijo en Estados Unidos
Que la imagen de la llegada de tu hijo sea más intensa y duradera que las deudas de un parto.
Foto: Jonathan Borba / Unsplash

Tener un hijo es una gran responsabilidad por su manutención y cuidado. Desde antes del nacimiento ya se generan gastos de salud referentes al primogénito o próximo integrante de la familia entre asistencia prenatal, clases de parto y equipo para bebés, sin contar el elevado precio en gastos hospitalarios que conlleva dar a luz.

La revista Health Affairs publicó un estudio sobre el gasto de bolsillo para la atención de maternidad entre mujeres con planes de salud patrocinados por el empleado, ahí se encontró que el parto vaginal promedio en EE.UU. cuesta alrededor de $4,314 dólares, mientras que el parto por cesárea promedio cuesta $5,161 dólares.

Pero de acuerdo con U.S. News hay algunas opciones que te van a permitir reducir la tarifa de parto en el hospital si realizas lo siguientes consejos.

Revisa la cobertura de tu seguro

No es simplemente para el momento de un embarazo, realmente conocer el plan y cobertura de tu seguro te permitirá tener más claro los costos por los servicios médicos y, por ende, cuánto te costaría recibir a tu retoño.

Los planes y beneficios de maternidad varían de una compañía de seguros a otra, por lo que tener esta información incluso antes de tener un bebé te podrá dar margen de movimiento para cambiarte de proveedor si así lo requieres, ahorrando miles de dólares en esta transición.

Compara proveedores de atención médica

Después de conseguir una excelente cobertura de seguro de salud, el siguiente paso es encontrar a aquel proveedor de atención médica que cumpla con sus expectativas y se acomode a tus posibilidades. Hablando de un parto, revisa la oferta de médicos y las tarifas hospitalarias para el parto llamando a las oficinas administrativas de las instalaciones de su área, asegurándote que estén contemplados como proveedores dentro de la cobertura de tu seguro.

Configura un plan de pago

Ten claro cómo vas a pagar por tu seguro y los servicios médicos que se deriven de él. Gail Trauco, enfermera registrada y fundadora de Medical Bill 911, un recurso en línea que ayuda a los consumidores a administrar sus facturas de atención médica, sugiere solicitar un descuento por pago adelantado que puede ir de entre el 10% y el 20%, si tu compañía de seguros ha pagado al menos el 80% de tu factura.

Pero si no existe la opción de pago por adelantado, infórmate sobre cómo configurar un plan de pago, incluso antes de tener al bebé para estar tranquilo de que el servicio podrá liquidarse y contemplar el presupuesto necesario con tu propio dinero para evitar usar una tarjeta de crédito de alto interés y tengas que endeudarte.

Contempla todos los servicios y costos médicos, incluidos la epidural, aquella anestesia que permite tener un parto sin dolor y ronda entre los $2,132 dólares.

Considera otras alternativas de parto

En 2017, 1 de cada 62 nacimientos en los EE. UU. fue un parto fuera del hospital y los nacimientos en el hogar aumentaron en un 77% de 2004 a 2017, mientras que los partos en centros de maternidad se duplicaron durante este tiempo, según el National US Biblioteca de medicina.

Dar a luz en un centro de maternidad o en tu hogar es menos costoso que dentro de los hospitales. Sin embargo, debes informarte bien con tu proveedor de atención médica, es decir, el médico que da seguimiento en tu embarazo porque esta opción únicamente es recomendable cuando aspiras a tener un alumbramiento de bajo riesgo.

Alternativas médicas y revisión de facturas

Si no puedes pagar un seguro o tu plan de seguro no ofrece cobertura de maternidad, puedes calificar para programas de ayuda financiera en función de tus ingresos. Medicaid proporciona cobertura de salud para algunas personas de bajos ingresos, incluidas mujeres embarazadas. Si no eres elegible para este programa pero continúas teniendo dificultades financieras, acércate al hospital para negociar una reducción de tu factura médica en función de un ingreso de escala variable, tal como lo aconseja Trauco en U.S. News.

Con la llegada de tu bebé, también se acumularán tus facturas médicas. Revísalas detalladamente antes de pagar porque pueden contener errores que te hagan desembolsar más dinero de la cuenta. Tómate el tiempo e incluso realiza a una llamada al departamento del hospital para confirmar que la información del seguro sea correcta.

También te puede interesar: