Cómo puedes ser más rico comprando una casa con una hipoteca que en efectivo

Diversifica tu inversión además de tener bienes raíces

Cómo puedes ser más rico comprando una casa con una hipoteca que en efectivo
Aunque tengas el capital suficiente, comprar una casa en efectivo no siempre es la mejor opción.
Foto: Ketut Subiyanto / Pexels

Son millones de personas en el mundo, no solamente en Estados Unidos, que sueñan con tener su propio patrimonio. Muchas de éstas creerían que, de tener el capital suficiente y de sobra, comprar una casa en efectivo sería mil veces mejor que por medio de una hipoteca. Esta afirmación en muchos casos podría ser cierto, pero no siempre. Aquí tenemos la excepción a la regla y que además podría hacerte más rico.

Si algo saben los grandes inversionistas y millonarios es que “poner todos los huevos en una sola canasta” no es la mejor opción. Lo mismo aplica para una casa cuando tienes el capital justo para comprarla. Por ejemplo, cuando tienes dinero invertido en una cuenta de ahorros de fondos indexados con una noble tasa de rendimiento a tu favor, superior a la tasas de interés que manejaría una hipoteca, comprar una casa en efectivo no es una gran idea.

Business Insider compartió la historia de Steven y Lauren Keys, quienes en 2016 compraron una casa por $71,000 dólares en efectivo y sacaron sus ahorros de una cuenta de fondos indexados para cumplir su objetivo. A la distancia del tiempo, hicieron cuentas y se percataron que de haber comprado su casa con una hipoteca con un pago inicial de $20,000 dólares y mantenido $50,000 dólares en su cuenta de inversión, actualmente serían $19,000 dólares más ricos y habrían podido tener su casa sin problemas.

De primera instancia podría pensarse que esa joven familia habría tomado la mejor decisión contando todos los intereses que ahorrarían al evitar comprar la casa por una hipoteca. Pero no se percataron de que la clave también estaba en su dinero invertido.

Los números no mienten: si ellos hubieran optado por la opción de la hipoteca, habrían tenido que realizar un pago inicial del 20% que serían $14,200 dólares, dejando los $50,000 dólares que tenían invertidos en sus fondos indexados más los $6,000 dólares extra, el rendimiento de estas últimas cantidades hubiera sido mayor que el pago de intereses por la hipoteca.

Aquí está la clave con base en la historia de la familia Keys. Si tienes el capital suficiente o justo para comprar una casa en efectivo, optar por una hipoteca con la menor tasa hipotecaria y mantener el resto de tu dinero invertido en una cuenta de fondos indexados con una tasa mayor de rendimiento, al pasar del tiempo, podrás tener tu patrimonio y más dinero en el mismo lapso de tiempo.

Si asumieras, por ejemplo, una tasa hipotecaria a 30 años del 4% y una rentabilidad anualizada del 11% en el mercado de valores, la cantidad de ganancia de tu rendimiento comparada con la tasa de interés que pagas por tu casa, en el mismo lapso de tiempo, te estaría dando más dinero del que pierdes y no sólo eso, sino que adquirirías una casa por tu esfuerzo. En pocas palabras, tienes una casa y tienes más dinero que si la hubieras comprado en un sólo pago en efectivo.

También te puede interesar: