Compras de pánico de combustible, mientras continúa el cierre del oleoducto Colonial Pipeline

Al menos siete estados se encuentran afectados por este desabasto, entre los que se encuentran Florida, Virginia, Carolina del Norte y Georgia. En estos ya se levantó el estado de emergencia por la escasez de gasolina

Florida es uno de los estados que han sido afectados por la escasez de gasolina y las compras de pánico del combustible.
Florida es uno de los estados que han sido afectados por la escasez de gasolina y las compras de pánico del combustible.
Foto: Getty Images

Estados Unidos enfrenta hoy el miedo y la incertidumbre por la escasez de gasolina, luego de que ocurriera un ataque cibernético a una importante red de oleoductos en el país. El resultado se traduce en largas filas por parte de los conductores, quienes están haciendo compras de pánico ante el temor de quedarse sin el combustible.

El blanco del ataque ha sido Colonial Pipeline y ocurrió el viernes pasado, lo que obligó a toda la compañía a cerrar su red. Se espera que para el fin de semana, logren restablecer sus actividades al 100%.

El abastecimiento desmesurado de algunos conductores, sobre todo en el sureste del país, está haciendo levantar las alarmas: los precios están subiendo en varios lugares y mucha gente más se está quedando sin el combustible.

Según datos del Servicio de Información de Precios del Petróleo de S&P, poco más de 1,000 estaciones estaban sufriendo por la escasez del combustible.

Al menos siete estados se encuentran afectados por este desabasto, entre los que se encuentran Florida, Virginia, Carolina del Norte y Georgia, quienes ya decretaron el estado de emergencia en la zona. Y es que Colonial Pipeline le suministra gasolina al 45% de las estaciones que se encuentran en la costa este de Estados Unidos.

Jennifer Granholm, secretaria de Energía, hizo un llamado a la calma:

“No es que tengamos escasez de gasolina, es que tenemos una escasez de suministro y las cosas volverán a la normalidad pronto”, dijo a la prensa.

Hasta ahora, el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) tiene en la mira al grupo de piratas informáticos Darkside, quien al parecer estaría detrás de este ataque.

La investigación se centra en que habrían utilizado el programa “ransomware”, que aprovecha los agujeros de seguridad existentes en las redes de las compañías para cifrar sus sistemas informáticos y exigir, a cambio, un pago para desbloquearlos.

Por su parte, Colonial Pipeline dijo estar atento sobre el nivel de sus reservas y explicaron que las autoridades ya tomaron varias medidas de emergencia para que el impacto del cierre sea lo menor posible.

Una de ellas es la decisión que tomó la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), quien suspendió temporalmente las reglas para mantener el aire limpio para que pueda distribuirse el combustible sin más retrasos.

Esto solo para los estados afectados. La medida será levantada el próximo 18 de mayo.

***

También te puede interesar: