Cuáles son los gastos ocultos al momento de pedir un préstamo

Si bien se asume que solicitar dinero prestado a través de una institución financiera implica un costo, existen otros elementos alrededor de la tasa de interés que impactan la cantidad a pagar para liquidar la deuda

Un préstamo puede resultar más costoso de lo esperado.
Un préstamo puede resultar más costoso de lo esperado.
Foto: Karolina Grabowska / Pexels

Cuando se toma la decisión de pedir un préstamo financiero fuera del entorno familiar o de amistades, de antemano se asume que contar con ese beneficio vendrá acompañado de un cargo adicional que deberá ser solventado junto a la carga del dinero que se recibe; no obstante, este no es el único obstáculo económico que viene en este tipo de operaciones, en especial cuando se utiliza este recurso con prisas, ya que hay otros gastos que deben tomarse en cuenta para prevenir que un préstamo, más que una solución, termine como un segundo problema.

Si bien el mundo de los préstamos es bastante amplio y se manifiesta a través de diversos productos, las penalizaciones o comisiones que vienen incluidas son una constante y se manifiestan de distintas formas poco claras en algunos casos, por lo que para obtener un préstamo más barato en los Estados Unidos se deben tomar en cuenta los siguientes elementos:

Te puede interesar:

·Cuáles son los gastos ocultos a los que te enfrentas al momento de vender tu casa

APR

La Tasa Anual Equivalente (APR por sus siglas en inglés), es el costo que se paga cada año por pedir un préstamo expresado en términos porcentuales y en el que vienen incluidas las comisiones, lo cual es un indicador que todas las instituciones financieras están obligadas a proporcionar y que resulta de gran ayuda para el consumidor al permitirle comparar sobre lo que cuesta un préstamo en distintos productos de un mismo tipo. Puede existir una opción con baja tasa de interés atractiva en teoría, pero con una APR alta por las comisiones y cargos adicionales.

Historial crediticio

Este es el primer punto a tomar en cuenta por parte de las instituciones financieras al momento de considerar la entrega de un préstamo, por lo que a calificación más baja, los prestamistas asumen que hay mayor riesgo de impago y por lo tanto, en caso de aprobarse, habrá una tasa mayor a la que por lo regular se otorga y llegar por sorpresa. Si bien cuando se trata de una emergencia este es un punto que no se puede resolver, en caso de que el préstamo sea parte de un esquema planificado a mediano plazo o largo plazo como puede ser una hipoteca, lo más recomendable es mejorar lo más posible el historial crediticio antes de solicitarlo.

Comisiones

Más allá del interés, las entidades facultadas para entregar préstamos en sus distintas versiones vienen con una comisión que se justifica de distintas formas según sea el caso, pero que en términos reales se traduce en un pago adicional, en muchas ocasiones incomprendido por los prestatarios. Ya sea en forma de apertura, aplazamiento, inactividad, pago anticipado u otro concepto que en ocasiones parece poco claro, por lo que entre más elaborado sea el préstamo, resulta más común el uso de estos cargos.

Impuestos

En el caso de los financiamientos sobre una propiedad, como lo puede ser un bien inmueble o un vehículo que son los más comunes, se desprenden una serie de gastos alternos que tienen que ver con la tributación al ISR correspondiente a lo que finalmente se adquiere, sin contar con todo el tema del mantenimiento como pueden ser los seguros y otros pagos que irremediablemente acompañan la posesión de algo, así que previo a emprender este movimiento, es importante saber si se contará con el recurso suficiente para conservar la propiedad.