Cuáles son los gastos “ocultos” de las tarjetas de crédito

Si bien este producto financiero puede ser de gran utilidad para incentivar el consumo responsable de las personas, es común encontrar cargos inesperados por el uso del plástico y que se pueden evitar

Las tasas de interés en las tarjetas de crédito suelen ser un elemento que toma por sorpresa a los usuarios.
Las tasas de interés en las tarjetas de crédito suelen ser un elemento que toma por sorpresa a los usuarios.
Foto: Jarmoluk / Pixabay

Para que el uso de las tarjetas de crédito resulte lo beneficioso que la mayoría de las personas espera como una herramienta de consumo que permite adquirir productos o servicios ante la falta de liquidez y al mismo tiempo acumular puntos para obtener recompensas, no solo es necesario contar con una disciplina financiera en su uso, también es útil conocer las famosas letras pequeñas en los contratos que en ocasiones vienen con algunos conceptos inesperados que se traducen en gastos ocultos para los consumidores.

Si bien el concepto de tarjeta de crédito ha evolucionado en años recientes con productos disruptivos como el que ofrece Venmo, lo cierto es que el principio básico sigue siendo el mismo desde su creación y los consejos financieros ligados a este producto se mantienen vigentes, por lo siempre será importante que el cliente tome en cuenta los siguientes elementos al momento de solicitar una tarjeta de crédito.

Te puede interesar:

·Cuál es la deuda promedio en tarjetas de crédito dependiendo la edad

Tasas de interés

Un elemento que suele pasar por alto al momento de solicitar una tarjeta de crédito y finalmente cuando termina siendo aceptada por la institución bancaria, es el tema de las llamadas tasas de descuento, mismas que son ofrecidas por lo regular con intereses mínimos o nulos, pero solo por tiempo limitado, por lo regular no más de 18 meses, por lo que después toman la tasa regular del producto, así que lo recomendable es cerciorarse antes de aceptarla cuál será el interés una vez que la promoción por bienvenida termine y valorar si es conveniente.

Transferencia de saldo

El traslado de saldos entre tarjetas de crédito a tasa 0% suele ser una buena alternativa para gestionar mejor una deuda que comienza a salirse de control evitando pagar intereses con el movimiento; sin embargo, es común que la institución cobre una comisión por la transferencia, las cuales por lo regular rondan el 3% del importe a trasladar, así que la recomendación en estos casos es no realizar nuevas compras o utilizar la tarjeta de crédito al mínimo con el saldo trasladado para evitar la acumulación de nueva deuda.

Cargos por demora

Si bien es un tema que en ocasiones se sale de control, muchas veces también es ocasionado por la falta de disciplina. El no cumplir a tiempo con el pago mínimo requerido en el pago de la tarjeta de crédito acarrea una penalización económica de la institución bancaria, como del historial crediticio, lo cual aplica aunque sea mínima la cantidad o apenas el primer mes en que el tarjetahabiente se retrase en cumplir con la deuda, con multas que pueden llegar hasta los $40 dólares en algunos casos, con una tasa de interés del 30% o superior, además de dañar la puntuación para solicitar futuros préstamos a tasas menores.

Anualidades

Otro de los dolores de cabeza para muchos tarjetahabientes son las llamadas cuotas anuales, cargos imprevistos más de una vez sorprenden a los usuarios cuando observan sus estados de cuenta y que no se dan por otro motivo más que por el derecho a conservar el plástico, lo cual incluso genera la molestia de muchos clientes, así que lo mejor es preguntar por estos cargos antes de solicitar la tarjeta. Por fortuna, cada vez son más los productos de este tipo que se otorgan sin esta comisión, aunque siguen siendo comunes en el mercado bancario, especialmente con las tarjetas de recompensas en viajes o devolución de dinero por su uso.