Cuánto y cómo puedes ahorrar a través de simples medidas diarias cuando tu presupuesto ya es ajustado

Cuidar hasta el último centavo en medio de una crisis financiera es esencial para combatir la incertidumbre

Disponer de información para recortar gastos es esencial para generar ahorro.
Disponer de información para recortar gastos es esencial para generar ahorro.
Foto: Karolina Grabowska / Pexels

En tiempos de incertidumbre financiera, cuidar hasta el último centavo de lo que se obtiene puede ser la diferencia entre conservar cierta estabilidad económica y dirigirse al vacío monetario aún con muchas dudas sobre cuánto tiempo durará la recuperación en medio de la pandemia, aun y cuando ya se han comenzado a aplicar las primeras vacunas contra el COVID-19 en Estados Unidos.

Asimismo, ya están adelantadas las conversaciones en el Congreso sobre el tan esperado segundo cheque de estímulo; sin embargo, las negociaciones entre los demócratas y republicanos no permiten que fluya el recurso mientras millones de personas se mantienen en vilo sobre sus expectativas laborales y financieras.

En este contexto, es importante contar con la información financiera suficiente para recortar aquellos gastos que en estos momentos no son prioritarios, por lo que compartimos 4 elementos para ahorrar a pesar de contar con un presupuesto ajustado, con base en las valoraciones hechas por el portal especializado en finanzas The Balance.

Te puede interesar

·Alquileres: 5 situaciones sospechosas que pueden terminar en estafas

1.- Televisión

Cambiar el sistema de televisión de paga es una de las formas más prácticas de generar un ahorro, por lo regular hay planes que pueden resultar más asequibles a una nueva normalidad monetaria. Vale la pena plantearse si es que en realidad hay la oportunidad de ver todos esos canales que están incluidos, tal vez es momento de replantear el gasto y contratar alguna plataforma de contenidos más acorde a los gustos de las personas.

2.- Comida

Con las medidas de distanciamiento social y el confinamiento, para muchas personas cambiaron los hábitos de consumo alimenticio, por lo que aun con los ahorros en comidas hechas fuera de casa, hay margen de seguir bajando el precio de los comestibles mientras se amplíe el abanico de opciones en la preparación de los mismos, experimentando por ejemplo dietas con menos carne y más variedad de alimentos saludables.

3.- Compras

Ya sea en línea o presencial, el momento de realizar la despensa del hogar es uno de los gastos más fuertes que se realizan y que no se pueden postergar, ya que de ellos depende la manutención, pero incluso en las circunstancias ajustadas, hay forma de buscar el ahorro definiendo una cantidad, pueden ser $5 o $10 dólares en alguna de las categorías reduciendo tan solo dos o tres artículos de compra no esenciales. En caso de hacer las compras en tiendas físicas, procurar pagar con efectivo, ya que hacerlo con tarjeta de crédito ocasiona mayores gastos, además de asistir después de comer, ya que ir al supermercado con el estómago vacío propicia mayor ansiedad al momento de comprar.

4.- Deudas

Si se tiene alguna deuda, en la medida de lo posible destinar una cantidad para abonar a la cuenta, ya que después de un tiempo ese tipo de compromisos financieros pueden resultar imposibles de pagar. Si existe la opción, evaluar la alternativa de reestructurar la deuda de tal manera que las parcialidades resulten más cómodas de cubrir.