Cuentas de Gasto Flexible FSA para expensas médicas: qué son y cómo aplicar

Al igual que las cuentas de ahorro para gastos médicos (HSA), las cuentas para gastos flexibles (FSA) permiten destinar dinero, antes de impuestos, para gastos médicos que no se encuentran cubiertos por otros planes de salud

Las cuentas FSA suelen destinarse al pago de gastos médicos, dentales y de atención de la vista que resulten elegibles.
Las cuentas FSA suelen destinarse al pago de gastos médicos, dentales y de atención de la vista que resulten elegibles.
Foto: 4 PM production / Shutterstock

Las cuentas de gasto flexible (FSA, por sus siglas en inglés) permiten a los trabajadores destinar o apartar dinero para gastos médicos que resultan elegibles. De acuerdo con HealthCare.gov, derivan de un acuerdo que se lleva a cabo entre el trabajador y el empleador, siendo el primero quien autoriza al segundo para deducir la cantidad mensual que se enviará a su cuenta FSA. Esta cantidad puede ser cualquiera, siempre que se encuentre entre los límites que haya fijado el empleador.

La mayor ventaja de las cuentas FSA es que se encuentran libres de impuestos; es decir, el trabajador puede destinar este dinero para gastos médicos, dentales o de atención de la vista sin tener que pagar impuestos por la cantidad que destina para tal fin.

¿Cómo aplicar a una cuenta FSA en Estados Unidos?

El Programa Federal de Cuentas de Gastos Flexibles (FSAFEDS, por sus siglas en inglés) ofrece varios tipos de cuentas FSA, específicamente tres:

1. Cuenta de gastos flexibles para el cuidado de la salud: dirigida a gastos médicos, dentales o de atención de la vista que no están cubiertos por el plan de salud del trabajador.
2. Cuenta de gastos flexibles para atención médica de gastos limitado: dirigida a gastos dentales y de atención de la vista, mucho más limitados (exámenes de la vista, cirugía LASIK, lentes de contacto y anteojos/ limpiezas dentales, radiografías, empastes, coronas y ortodoncia)
3. Cuenta de gastos flexibles para el cuidado de dependientes: dirigida al pago de algunos servicios elegibles que pueden ser usados por los dependientes: preescolar, campamentos, programas extracurriculares o guardería.

El proceso de inscripción para las cuentas FSA dependerá de la elegibilidad del trabajador. En ese sentido, un trabajador elegible puede inscribirse entre noviembre y diciembre de cada año, que es cuando se establece la Temporada Anual Abierta de Beneficios Federales. Los nuevos empleados que también cumplan con los criterios de elegibilidad, pueden inscribirse durante los primeros 60 días luego de su fecha de inicio en el trabajo, con un plazo que se extiende hasta el 30 de septiembre del mismo año para inscripciones tardías.

Existe una excepción que omite las reglas anteriores y que beneficia a aquellos trabajadores que se han casado o han tenido hijos recientemente (situaciones que formalmente se conocen como Eventos de Vida Admisible o QLE, por sus siglas en inglés). En estos casos, también aplica la regla de los 60 días, luego del evento, con un plazo que se extiende hasta el 30 de septiembre del mismo año. Es importante destacar que si cualquier trabajador no cumple con la inscripción antes del 30 de septiembre, puede esperar la Temporada Abierta más cercana para llevarla a cabo.

El proceso de inscripción debe realizarse visitando la página web oficial del Programa Federal de Cuentas de Gastos Flexibles (FSAFEDS), el cual está patrocinado por la Oficina de Administración de Personal de Estados Unidos. Una vez dentro de la página, los trabajadores interesados deben hacer clic en la pestaña “Inscribirse en un plan” (Enroll in a plan) y elegir la opción que le corresponda para que se desplieguen las instrucciones correspondientes.

¿Cuáles son las condiciones de uso de las cuentas FSA?

Para cualquiera de estas cuentas, las reglas suelen ser las mismas, también las condiciones de uso:

1. Los fondos pueden ser usados en un periodo que abarca del 1 de enero al 31 de diciembre de cada año.

2. Los trabajadores con inscripciones recientes tienen para pagar hasta el 30 de abril del año siguiente, también aquellos que ya están inscritos y se exceden en gastos.

3. Cada año la cuenta se reinicia, en ese sentido, si un trabajador no gasta todos sus fondos, el excedente es transferido a la misma cuenta para el año siguiente.

4. Cuando existe saldo del año anterior, el trabajador tendrá un periodo de gracia (entre el 1 de enero y el 15 de marzo del año siguiente para gastarlo).

¿Cuáles son los criterios de elegibilidad?

De acuerdo con las normas del FSAFEDS, no todos los trabajadores son elegibles para cuentas FSA. En ese sentido, solo pueden obtenerlas:

1. Aquellos que trabajen en una agencia que participe en el programa.
2. Aquellos que sean elegibles para inscribirse en el Programa de Beneficios de Salud para Trabajadores Federales (FEHB).

Si cumple con los criterios de elegibilidad, un trabajador puede llevar a cabo el proceso de solicitud, pero las normas obligan a aquellos que desean una cuenta FSA de gastos limitados a estar inscrito en un plan de salud con deducible alto. Los trabajadores pensionados no pueden solicitar cuentas FSA ya que no resultan ser elegibles.

También te puede interesar:
Qué 10 productos para la salud puedes conseguir con el saldo final de tu cuenta FSA antes de que expire este año
Cómo transferir fondos de tu cuenta FSA para usarlos en 2021 y que no pierdas más dinero este año