Cuidadores familiares, un trabajo esforzado y sin remuneración en Estados Unidos

Carewell realizó una encuesta para saber el entorno de las personas que se dedican al cuidado familiar. Entre sus principales resultados, resalta que la mayoría no recibe una remuneración por realizar esta actividad

Los cuidadores familiares son uno de los grupos que, en su mayoría, no reciben remuneración alguna por esta actividad.
Los cuidadores familiares son uno de los grupos que, en su mayoría, no reciben remuneración alguna por esta actividad.
Foto: Shutterstock

El cuidado familiar es una de las labores más comunes en Estados Unidos pero también una de las más castigadas en cuanto a condiciones se refiere. En todos los hogares del país, sino es que en la mayoría, existe una figura destinada a cuidar a alguien, ya sea a una persona de la tercera edad, a un enfermo, o a los hijos menores. Tomando en cuenta la importancia que este papel tiene dentro de la sociedad, la empresa Carewell se dio a la tarea de realizar una completa investigación sobre estas personas y su entorno.

Uno de los primeros resultados que la investigación arrojó, en donde fueron entrevistados 282 personas, es que el 94.3% de ellas confesó que no reciben un salario por hacer este papel de cuidadores en la familia. El 44.7% aceptó que esta labor está dedicada a cuidar a su pareja, mientras que el 37.9% dijo que lo hacía con alguno de sus padres o sus suegros. Al ser cuestionados por las causas por las que ejercen de cuidadores, el 60.9% respondió que por la falta de movilidad de sus seres queridos.

“En 2035, habrá más personas mayores de 65 años que menores de 18 años. Esto, combinado con la gran mayoría de los estadounidenses que prefieren envejecer en casa, significa que tendremos más personas que se conviertan en cuidadores familiares no remunerados de lo que nunca hemos visto antes”, dijo a Solo  Dinero Bianca Padilla, cofundadora y CEO de Carewell.com.

Si bien la figura de cuidadores familiares siempre ha existido, su presencia se nota cada vez más ante las nuevas crisis que van enfrentando los hogares: por ejemplo, durante el punto más crítico de la pandemia del coronavirus, y ante la falta de escuelas y centros de cuido, los padres o los abuelos tuvieron la necesidad de hacerse cargo de los más pequeños de la casa. 

Y es para que estos encargos, uno siempre termina buscando ayuda en los más cercanos, pagar  por una persona que lo haga elevaría los gastos de la casa y hay que recordar que millones de estadounidenses se quedaron sin empleo o vieron sus ingresos reducidos.

De acuerdo con el estudio de Carewell, el 60,3% de sus encuestados dijo que solamente desempeñan su rol de cuidador, es decir, que no tienen un empleo de tiempo completo o de part-time. Mientras que el 39.7% reconoció que hacen ambos papeles.  Esto significa que dependen de alguien económicamente hablando.

Esto se reafirma con la siguiente pregunta hecha por Carewell, la cual se centró en saber si estas personas reciben algún tipo de ayuda, a lo que el 91.9% respondió que no, mientras que el 8.1% respondió que sí. Respecto a sus edades, el 64.9% dijo que tenían entre 57 y 75 años, mientras que el 17.4% dijo que sus edades iban entre los 42 y los 56 años.  El 83.8% son mujeres, mientras que el 16.2% son hombres. El 49% son personas retiradas.

Ahora bien, al hablar de ingresos familiares, las cifras se encuentran peleadas: el 25.1% dijo que estos oscilaban entre los $30,000 y $49,999 dólares anuales, mientras que para el 23.9% estas cifras se encuentran entre los $50,000 y los $74,999 dólares.

Los resultados de esta investigación buscan crear conciencia y alertar a las familias de Estados Unidos, ya que parecería que son grupos marginados:  “Desde mi experiencia personal como cuidadora, quiero asegurarme de que estamos ayudando a resaltar este tema para esta comunidad olvidada y proporcionándoles los recursos que necesitan”, finalizó Padilla.

***

También te puede interesar:

-Crisis de cuidado infantil: el empleo mal pagado en las guarderías afecta toda la economía de Estados Unidos
-Los altos costos del cuidado infantil agobian a los estadounidenses: el 40% de los padres están endeudados
-Crisis de cuidado infantil: continúa la escasez de personal y los padres lidian con más cierres de instalaciones