Durante 2021 la economía en Estados Unidos se recuperará más rápido que el mercado laboral, ¿cómo te afecta?

El levantamiento de las restricciones por la pandemia ayudan a que muchas empresas reactiven sus plazas laborales, pero no muchos estadounidenses están dispuestos a salir de su casa a trabajar

Durante 2021 la economía en Estados Unidos se recuperará más rápido que el mercado laboral, ¿cómo te afecta?
La recuperación económica de Estados Unidos va en marcha.
Foto: FREDERIC J. BROWN / Getty Images

A medida que la economía se sigue recuperando, los empleadores estadounidenses podrían tener problemas para contratar trabajadores lo suficientemente rápido en los próximos meses para mantenerse al día con la reapertura proyectada.

El gasto de los consumidores en restaurantes, hoteles y salones comienza a crecer a medida que más personas se vacunan y aprovechan sus cheques de estímulo y ahorros. Por eso, muchos economistas esperan que la actividad económica se recupere más rápido que las nóminas, al menos de inicio lo que genera cuellos de botella y presiones salariales.

¿Por qué? El año pasado muchos fabricantes experimentaron escasez de mano de obra, mientras los estadounidenses que trabajaban desde casa compraban mas muebles, equipos de ejercicio y electrodomésticos, que antes de la pandemia. Este año, es probable que ese problema se presente para los proveedores de servicios, que se preparan para ver un mayor repunte de la demanda este año.

Los economistas encuestados por The Wall Street Journal proyectan que el producto interno bruto de Estados Unidos crezca 6.4% este año, medido desde el cuarto trimestre del año pasado hasta el mismo período de 2021. Eso elevaría la producción a casi un 4% por encima de su nivel prepandémico, medido en el cuarto trimestre de 2019. También se espera que los empleadores agreguen 7.1 millones de puestos de trabajo hasta diciembre de 2021, una ganancia del 5%. Eso dejaría el empleo un 1.6% más bajo que en el cuarto trimestre de 2019.

El crecimiento del empleo irá de la mano del PIB por dos razones clave. En primer lugar, muchas empresas no contratarán trabajadores hasta que estén convencidas de que el repunte de la demanda de los consumidores perdurará. En segundo lugar, millones de trabajadores abandonaron la fuerza laboral durante la pandemia y podrían tardar en regresar.

Las condiciones de la economía son inciertas. No está claro cuándo terminará la pandemia y aunque cada vez hay más estadounidenses vacunados contra el coronavirus, los totales diarios de casos de COVID-19 en muchas partes del país aumentan a medida que las variantes del virus se propagan y las restricciones comerciales disminuyen.

Muchas empresas enfrentan incertidumbres sobre si verán una demanda permanentemente más débil debido a los efectos de la pandemia. Por ejemplo, es posible que los viajes de negocios nunca regresen a sus niveles anteriores. Por otro lado, un cambio permanente en el trabajo remoto podría frenar la reapertura de los negocios en cafés y tiendas cerca de las oficinas.

“Los empresarios están muy contentos de ver este aumento a medida que todo se reabre, pero aún tienen una tremenda incertidumbre sobre cómo será su flujo de ingresos”, dijo a The Wall Street Journal Steven Blitz, economista jefe para Estados Unidos de TS Lombard.

Incluso después de que un empleador publique una oferta de trabajo, el proceso de contratación puede llevar semanas o meses porque la mano de obra cambió y se redujo durante la pandemia.

La proporción de estadounidenses de 25 a 54 años que tienen o buscan trabajo, denominada tasa de participación de la fuerza laboral en edad de mayor edad, fue del 81.3% en marzo, frente al 82.9% en febrero de 2020, una pérdida de 1.9 millones de trabajadores. Muchas de esas personas abandonaron la fuerza laboral para cuidar a los niños mientras las escuelas están cerradas. Otros han dejado de buscar trabajo por miedo a contraer o contagiar el coronavirus. El Plan de Rescate Estadounidense promulgado en marzo también envió nuevos cheques de estímulo a muchos estadounidenses y extendió un suplemento de ayuda por desempleo de $300 a la semana, lo que también podría disuadir a algunas personas de buscar empleo.

“Son muchas las personas que necesitan volver al trabajo y no va a suceder de la noche a la mañana”, dijo el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, el mes pasado.

La fuerte caída en la participación de la fuerza laboral no muestra signos de revertirse rápidamente. A pesar de que las ofertas de trabajo superan los niveles prepandémicos, los datos de Google Trends muestran que las búsquedas de trabajo de los trabajadores en línea están disminuyendo. Daniel Zhao, economista senior de Glassdoor, dijo que esta reciente caída “genera preocupaciones de que la participación de la fuerza laboral no se recupere rápidamente, incluso después de que la pandemia haya terminado”.