El crédito tributario por hijos de Biden podría corregir un grave error de desigualdad que ha afectado a los latinos por décadas

Desde 1997, pero especialmente en 2017, el Crédito Tributario Por Hijo sólo ha sido un programa que beneficia a los más ricos, ensanchando la brecha racial con las minorías del país

El crédito tributario por hijos de Biden podría corregir un grave error de desigualdad que ha afectado a los latinos por décadas
El cambio del Crédito Tributario por Hijo en el plan de Biden podría beneficiar a las familias latinas con problemas financieros.
Foto: Kyle Peyton / Unsplash

La primera vez que se tocó el tema acerca de la posibilidad de un Crédito Tributario por Hijo (CTC) de $1,000 dólares para beneficiar a los niños fue hace treinta años con la recomendación que la Comisión Nacional bipartidista sobre la Infancia hizo al Congreso. Tras seis años, en 1997, el entonces presidente Bill Clinton y el Congreso acordaron un CTC de $500 dólares, aunque lamentablemente se apuntó hacia familias de ingresos medios y altos. Esta situación generó un impulso fiscal para que los estadounidenses adinerados tuvieran más oportunidades de crecimiento y se despegaran gradualmente de las minorías afroamericanas y latinas. El plan de Biden podría corregir ese grave error de desigualdad racial.

El mayor golpe a la diferencia financiera entre los blancos ricos y los latinos vino en 2017, en los años de la era Trump, cuando la Ley de Empleos y Reducción de Impuestos (TCJA) no sólo aumentó el monto del crédito de $1,000 a $2,000 dólares, sino que además puso el crédito a disposición de los hogares de ingresos más altos, pasando de $110,000 a $400,000 dólares anuales para las parejas casadas como el límite máximo para solicitar estos beneficios fiscales.

Sin embargo, a pesar de que se ampliaba este crédito a una mayor capacidad de ingresos, eso no significó que las familias con ganancias inferiores pudieran tener la misma oportunidad de crecimiento. Es preciso recordar que si bien los contribuyentes con ingresos bajos y moderados podrían tener el CTC, la realidad es que su capacidad financiera ajustada provocaba que sólo recibieran el crédito de manera parcial, en el mejor de los casos, o simplemente no vieran jamás ese dinero debido a que tampoco era completamente reembolsable.

De acuerdo con el Instituto de Política Fiscal y Económica (ITEP), actualmente el 39% de todos los niños no reciben un crédito completo de $2,000 dólares, incluido uno de cada tres niños blancos, el 45% de los niños latinos y el 49% de los niños afroamericanos. En otras palabras, las deficiencias de la CTC están exacerbando la desigualdad racial y de ingresos.

La clave en el crédito tributario por hijos de Biden

Bajo el Plan de Rescate Estadounidense que se discute actualmente en el Congreso, a la par del tercer paquete de estímulo de $1.9 billones de dólares propuesto por el presidente, entre otras modificaciones, pretende lograr que el CTC pueda ofrecer $3,000 dólares, con $600 adicionales por cada niño menor de 6 años, a las familias que más lo necesitan, entre ellas los hogares latinos.

Pero esta medida no es importante en sí misma. Lo que la hace verdaderamente relevante y que es la clave para acortar las distancias financieras que separan a este sector de los más adinerados, es la capacidad de que sea completamente reembolsable, lo que ocasionaría que las familias de escasos recursos puedan ver el dinero en sus manos de manera íntegra.

Según análisis de ITEP, se concluyó que más niños de todas las razas recibirían el crédito y que el plan beneficiaría en mayor proporción a niños afroamericanos y latinos que quedan desproporcionadamente rezagados por el crédito actual.

El CTC actual, en su regla general, es una manera en que puedes reducir tus impuestos con el Servicio de Impuestos Internos (IRS), es una forma de préstamo reembolsable fiscal para contribuyentes, individuales o en conjunto, que tienen los ingresos suficientes para aspirar a él.

En tu declaración de impuestos de 2019 pudiste obtener un beneficio de $2,000 dólares en caso de que facturaras esa cantidad o más, por lo que debías percibir alrededor de más de $11,830 dólares; si estabas por debajo, quedabas excluido y tendrías que pagarlo en impuestos sobre la renta. Pero si lo que debías de impuestos estaba por debajo de cero, entonces podías recibir el dinero porque el IRS te debió reembolsar el monto restante del crédito directo a tu cuenta hasta por $1,400 dólares.

En pocas palabras, podrías tener una condonación fiscal por cada hijo por hasta $2,000 dólares, si en tu declaración resultaba que le debías dinero al IRS, o podrías recibir sólo hasta $1,400 dólares por hijo si tu presentación tributaria resultaba en reembolso o en cero.

Como resultado de las limitaciones que enfrentan las familias de ingresos bajos y moderados, más de un tercio (39% o aproximadamente 33 millones) de todos los niños viven en familias con ingresos demasiado bajos para calificar para el CTC completo. Esa estadística es aún más pronunciada cuando se desglosa por raza y etnia. Casi la mitad de todos los niños negros (47.6%) y una proporción similar de niños hispanos (45.7%) no están recibiendo actualmente el beneficio completo del crédito federal. Esa proporción es algo menor para los niños blancos, un 36%, pero aún es demasiado alta, según datos de ITEP.

Con las modificaciones al CTC en el plan de Biden, no existiría un ingreso anual mínimo para reclamar el crédito completo, incluso si excedes tu factura de impuestos sobre la renta. Esto supondría que familias de ingresos bajos y moderados, podrían recibir hasta $3,600 dólares por niño menor de 6 años o $3,000 dólares por cada hijo menor de 17 años, completamente reembolsables, sin importar que debas impuestos.

También te puede interesar:

• Cómo las mejoras al crédito tributario por hijo propuesto en el paquete de estímulo de Biden ayudarán especialmente a la población latina en EE.UU.
• Cómo es el crédito tributario por hijos de hasta $3,600 dólares que los demócratas quieren añadir en el tercer paquete de estímulo
• Cómo es la orden ejecutiva del presidente Biden con la que aumentará los beneficios de la asistencia alimentaria