El gobierno perdió $63,000 millones en reclamos fraudulentos de desempleo en 2020

Los esfuerzos de los estados por filtrar las reclamaciones ilícitas están contribuyendo a que se produzcan grandes retrasos en los pagos de ayuda

Las agencias estatales de empleo no cuentan con recursos suficientes para evitar el fraude.
Las agencias estatales de empleo no cuentan con recursos suficientes para evitar el fraude.
Foto: Pixabay

Los programas de asistencia que ha entregado el gobierno durante Estados Unidos durante la pandemia han servido para mantener a flote a millones de familias, pero también se han convertido en tierra fértil para los estafadores, que han robado alrededor de $63,000 millones de dólares.

Las agencias estatales que distribuyen los fondos de desempleo se han visto abrumadas y sus fallidos sistemas informáticos se han vuelto una presa fácil para los delincuentes. Al menos $63,000 millones de dólares se han destinado a pagos indebidos, gran parte de ellos mediante el fraude, según estimaciones de un organismo de control del Departamento de Trabajo. Algunos beneficios por desempleo se han extendido hasta septiembre, por lo que se espera otra ola de estafas.

Los delincuentes se han vuelto más creativos, por lo que algunos estados ahora requieren que los solicitantes conversen por video con un agente para verificar su estado. Para evitar este paso adicional, algunos ladrones están usando máscaras faciales impresas en 3D para hacerse pasar por las personas cuyas identidades han robado, dice Hall de ID.me.

Ahora se requiere que los estados cuenten con procedimientos de verificación de identidad más rigurosos, y los funcionarios están trabajando con las agencias de aplicación de la ley para investigar el fraude. El último paquete de estímulo también otorga a los estados $ 2,000 millones de dólares para combatir el fraude, el acceso equitativo y el pago oportuno de los beneficios.

Kristin Richards, directora interina del Departamento de Seguridad Laboral de Illinois, señala que desde el año pasado y hasta enero ha detenido alrededor de 1.1 millones de reclamos relacionados con el robo de identidad. “Tenemos la presión pública para entregar rápidamente los beneficios, pero al mismo tiempo tenemos que luchar contra los estafadores“.

El fraude se suma a las fallas generalizadas del sistema por su tecnología obsoleta, la falta de personal y un aumento sin precedentes en las solicitudes de desempleo, por lo que en muchos casos algunas se han marcado incorrectamente como sospechosas. Por ello, un número incalculable de estadounidenses desempleados se han enfrentado a retrasos de semanas para recibir sus cheques. Además, hay más de 11 millones de personas que dicen que no han podido acceder a ningún beneficio, según los datos del censo de finales de febrero.

El fraude y los atrasos también distorsionan los datos que los economistas y los legisladores utilizan para rastrear la salud del mercado laboral. “El gran problema aquí son las reclamaciones que se marcan incorrectamente como fraudulentas, porque cortan los beneficios y luego los trabajadores desempleados quedan sin ayuda”, dice Elizabeth Pancotti, directora de políticas de Employ America, un grupo de defensa con sede en D.C.

El programa Pandemic Unemployment Assistance (PUA), creado para ayudar a los trabajadores independientes y a otras personas que generalmente no califican para los beneficios por desempleo, ha sido un objetivo importante de los criminales porque los solicitantes no necesitan un empleador para verificar su estado. Alrededor del 30% de los nuevos reclamos son incidentes de robo de identidad, según Blake Hall, director ejecutivo de ID.me, una empresa de seguridad que trabaja con 22 estados. Los presos federales y los miembros de las redes del crimen organizado, incluidos algunos en Nigeria, se encuentran entre los responsables, dice.

En Texas, la proporción de reclamantes sospechosos sobre el total de solicitudes fue del 0.18% en 2019; ahora es del 6.7%. California informó a fines de enero que alrededor del 95% de los pagos fraudulentos conocidos estaban en el programa PUA.

Ejemplos desafortunados

Terri Ashman y su esposo, ambos contratistas independientes que viven en Dayton, Ohio, tardaron más de un mes en comenzar a cobrar sus beneficios. Después de que finalmente lo hicieron, se marcó la cuenta de Ashman por posible fraude y le tomó alrededor de seis semanas resolver los problemas. La pareja finalmente fue desalojada por su casero “No tenemos hogar, todo lo que tenemos está almacenado”, dice Ashman, y agrega que la cuenta de su esposo también fue marcada recientemente por posible fraude. “No tengo ninguna fe en el sistema de desempleo de Ohio”.

“Entendemos que hay reclamantes elegibles que se han visto atrapados en la afluencia masiva de reclamaciones fraudulentas en los últimos meses, y esto es ciertamente lamentable”, dice Tom Betti, portavoz del Departamento de Trabajo y Servicios Familiares de Ohio, y señala que el estado ha recibió casi 230,000 denuncias de robo de identidad desde mediados de enero. “Estamos haciendo todo lo posible para asegurarnos de que se atienda a los habitantes de Ohio que lo necesitan”.

Muchas oficinas estatales de desempleo han contratado expertos en seguridad para ayudarles a reforzar sus sistemas. Aún así, solo 11 cumplen con el estándar federal de pagar el 87% de las reclamaciones aprobadas dentro de los 21 días, según datos de Century Foundation.