Encuesta: trabajadores estadounidenses entre los más estresados del mundo, de acuerdo con Gallup

El 62% de las mujeres entrevistadas dijo sentir estrés laboral todos los días, contra un 52% de los hombres; la tendencia fue a contramano de lo que sucede en Europa, donde las trabajadoras se sintieron más relajadas el último año

Durante 2020 las mujeres han sido más propensas al estrés laboral en Estados Unidos.
Durante 2020 las mujeres han sido más propensas al estrés laboral en Estados Unidos.
Foto: Scott Olson / Getty Images

Los trabajadores estadounidenses están entre los empleados más estresados ​​del mundo, según el informe Estado del Lugar de Trabajo Global, de Gallup, que reveló cómo se sintieron las personas con respecto a su vida laboral durante el año pasado. Los trabajadores de Estados Unidos y Canadá, cuyos datos se combinan en la investigación de Gallup, obtuvieron la clasificación más alta en niveles de estrés diario entre todos los grupos encuestados.

Alrededor del 57% de los trabajadores de estos países informaron sentir estrés todos los días, un aumento de ocho puntos porcentuales con respecto al año anterior y 14% por arriba del 43% de las personas que se sienten así a nivel mundial, según el informe.

El resultado no es sorprendente para Jim Harter, que dirigió el estudio de Gallup, ya que que las tasas de estrés, preocupación, tristeza e ira diarios han tenido una tendencia al alza para los trabajadores estadounidenses desde 2009. Las preocupaciones por el virus, la enfermedad, la inseguridad financiera y el conflicto racial tras el asesinato de George Floyd, contribuyeron a aumentar el estrés durante la pandemia.

Lo que sorprendió, de alguna manera, fueron los picos de estrés especialmente altos para las mujeres: el 62% de las entrevistadas tuvo sentimientos diarios de estrés en comparación con el 52% de los hombres, lo que muestra el impacto de las expectativas de género para la prestación de cuidados en el hogar y la sobrerrepresentación de mujeres en trabajos de servicios de bajos salarios más afectados por la pandemia. Por el contrario, los niveles de estrés diario de las mujeres en Europa Occidental disminuyeron en el último año, lo que los investigadores atribuyen a las redes de seguridad social para padres y trabajadores para prevenir el desempleo.

Y mientras que el compromiso de los empleados disminuyó en el resto del mundo, aumentó al 34% en los Estados Unidos. La correlación entre un mayor compromiso, pero también un mayor estrés, puede resultar en agotamiento y desafíos de salud mental, señaló Harter.

Estos datos se dan a conocer en un momento en que las generaciones más jóvenes esperan que sus lugares de trabajo proporcionen algo más que solo un cheque de pago, dice Harter, basándose en investigaciones anteriores de Gallup. Y, a su vez, dice que las organizaciones tienen la responsabilidad de ayudar a mejorar el bienestar de los empleados si quieren apoyar una fuerza laboral resiliente; mejorar el aprendizaje y el desempeño; y atraer a los mejores talentos.

Harter señala cinco elementos en los que los lugares de trabajo pueden enfocarse para mejorar el compromiso de los empleados y ayudar a las personas a prosperar: bienestar profesional, bienestar social, bienestar financiero, bienestar físico y pertenencia a una comunidad.

El estrés en cualquiera de estas áreas, como el estrés financiero debido a un salario desigual o el estrés de la comunidad debido a un entorno laboral inseguro, puede afectar negativamente la salud mental de un trabajador.

Algunas compañías han comenzado a invertir en asesores de bienestar, ya que los empleados que están satisfechos y seguros en su vida personale pueden contribuir al éxito de la empresa.

“Tener líderes en una organización que crean auténticamente en la mejora del bienestar de los trabajadores es importante para la cultura laboral”, dice Harter.

También te puede interesar:

La OMS lanza nuevo estudio sobre explotación laboral: entre 2000 y 2016, las muertes por trabajar más de 40 horas semanales aumentaron 42%

53% de las mujeres en Estados Unidos sufren de estrés crónico y agotamiento ante la demanda laboral y doméstica de la pandemia