Estímulo a trabajadores esenciales: en Oxnard, California, se les ofrecerán $1,000 dólares como bonus por haber enfrentado la pandemia

Trabajadores del sector salud así como empleados de tiendas minoristas, repartidores y otros considerados esenciales durante la pandemia recibirán un bono de gratitud por su esfuerzo en esta localidad

Estímulo a trabajadores esenciales: en Oxnard, California, se les ofrecerán $1,000 dólares como bonus por haber enfrentado la pandemia
Los trabajadores esenciales no sólo fueron el personal médico, hubo millones de trabajadores que siguieron moviendo la economía del país, a pesar de los riesgos.
Foto: Rodnae Productions / Pexels

Durante esta pandemia, son millones de personas, entre población y empresas, que vitorean la labor que han tenido los denominados trabajadores esenciales. Primero se piensa en aquellos que estuvieron en combate directo contra el COVID-19 como son doctores, enfermeras, camilleros, vigilantes, personas de limpieza y un sinfín de integrantes de la fuerza laboral de los servicios de salud, pero también hubo gente importante en tiendas minoristas, de comestibles, de reparto, de la construcción y otro tipo de trabajadores que fueron primordiales todo este tiempo. A todos ellos, gracias infinitas. Pero hay veces que esto no es suficiente. Una ciudad en California ofrecerá un bono de $1,000 dólares para todos ellos.

Oxnard, California, está haciendo su mayor esfuerzo por demostrar su agradecimiento de manera tangible. La ciudad de 200,000 habitantes está otorgando un bono de $1,000 dólares a cada trabajador esencial que estuvo empleado por lo menos tres meses durante la crisis de salud, especialmente en tiempos donde la gran mayoría de la ciudadanía permanecía encerrada.

De acuerdo con Local 770 de Trabajadores Unidos de Alimentos y Comercio, un organismo que representa a unos 450 trabajadores afectados por la pandemia, se asegura que el “pago de gratitud” de Oxnard llegará alrededor de 1,700 trabajadores.

“Daba mucho miedo no saber quién iba a enfermarse, si alguien iba a enfermarse”, aseguró Lucy Gilbertson, trabajadora de delicatessen en el supermercado Vons y miembro del Local 770, a CBS News. “Ahora siento que no solo trabajamos a través de la pandemia y arriesgamos nuestras vidas por nada”.

Si bien la ciudad de Oxnard no es la primera en brindar este apoyo, sí es la única que no necesita de los empleadores para lograrlo. En otros lugares de California se han aprobado leyes locales que obligan a las empresas a dar a sus trabajadores de primera línea aumentos de “pago por peligrosidad” durante la pandemia. Pero esta pequeña localidad costera cercana a Los Ángeles no requerirá que los empleadores aporten sus propios fondos. En cambio, la ciudad está destinando alrededor de $2.5 millones de dólares en fondos federales del Plan de Recuperación Estadounidense a las bonificaciones.

Esta iniciativa, usando dinero federal, significa que los trabajadores esenciales podrán recibir los fondos lo más rápido posible, además de proteger al gobierno local de las demandas de los empleadores que generalmente acompañan a los aumentos del salario mínimo que exigiría la ciudad.

El ayuntamiento de Oxnard votó a favor del plan por unanimidad. El único representante republicano que participa en el consejo aseguró a The Washington Post, que se sentía cómodo con los aumentos porque provendrían de fondos federales y no de los empleadores, quienes también se han visto afectados por la pandemia.

Por lo menos hay dos estados que seguirían los pasos de gratitud de Oxnard. El gobernador de Connecticut, Ned Lamont, ha propuesto asignar $22.5 millones de dólares en fondos federales para bonificaciones para empleados de hogares de ancianos y empleados estatales de primera línea. La legislatura de Kansas también está considerando un proyecto de ley para aumentar los salarios con fondos federales, para los trabajadores de primera línea que ganan menos de $25 dólares la hora.

En redes sociales existen muchas voces a favor sobre esta iniciativa local, sin embargo, no dejan de lado los cuestionamientos sobre la oportunidad que se está perdiendo para subir el salario mínimo y que las compañías remuneren con mayor justicia su esfuerzo. El bono de gratitud es bueno, pero lo mejor sería que todas estas empresas que aumentaron sus ganancias durante la pandemia también aporten parte de ese dinero a los artífices de que la economía del país no colapsara más fuerte de lo que lo hizo: sus empleados.

También te puede interesar:

• McDonald’s, Amazon: las empresas que ofrecen bonos de hasta $15,000 dólares por empezar a trabajar
• Los trabajadores de McDonald’s hoy en protesta en 15 ciudades de Estados Unidos por mejores salarios
• Salario mínimo de 15 dólares: ¿cuán posible es que se apruebe este año?