¿Hablar de dinero con amigos? Cuándo hacerlo para que mejoren las finanzas de todos

Quítale el tabú al significado del dinero y comienza a tener una apertura con gente en la que puedes confiar, para que tu panorama se amplíe y encuentras más respuestas a tus problemas financieros

¿Hablar de dinero con amigos? Cuándo hacerlo para que mejoren las finanzas de todos
Hablar de dinero no es tan fácil para muchas personas, pero si logras hacerlo con tu mejor amigo, sin duda llevarán la amistad a otro nivel, y sus finanzas también.
Foto: Wunderstock

Existen muchos tabúes en la sociedad sobre hablar de dinero. En algunas partes de América Latina incluso se considera como algo de mal gusto. Pero la realidad es que hacerlo puede beneficiar en ambos canales. No decimos que vayas hablando con todos sobre aspectos financieros, sin embargo, entablar una conversación con tus amigos más cercanos podría provocar no sólo que tu bolsillo mejore sino que sepas administrar mejor tus ganancias. Y a la inversa, también tú podrías aportarle a tu amistad algunos aspectos que no contemplaba.

Fíjate cómo comienzan con cualquier conversación, hay confianza, empatía, honestidad, humildad y respeto. Con todos esos valores por delante, hablar de dinero no tendría porqué cambiar las cosas entre ustedes, al contrario, tendría que ser un factor que fortalezca su amistad.

A pesar de que los unan asuntos en común como compañeros de universidad, experiencias de infancia, una zona geográfica u otros aspectos de la vida, cuando se trata de las finanzas no puedes dar por hecho de que el entendimiento y la visión sobre el dinero será el mismo. Supongamos que entre dos amigos van a tomar unas cervezas en un bar. Lo que para alguno puede ser un precio elevado por la bebida porque sus ingresos en esos momentos no son los mejores, para el otro puede parecer una nimiedad, pero no se juzgan y la disfrutan en conjunto. Tomando esas circunstancias de vida distinta es que deben abordar el tema. Ante todo hay empatía y respeto.

¿Pero qué es una cerveza ante grandes temas financieros? Lo puede ser todo. Si ves cualquier asunto que tenga que ver con dinero de la misma forma en la que les costó tomar juntos una cerveza, estamos seguros de que podrán abordarlos con honestidad, humildad y plena confianza de que serán escuchados y no juzgados por el otro. Lo importante aquí es que compartan puntos de vista y se retroalimenten. Algo de lo que digas puede servirle al otro para mejorar y algo de lo que escuches puede ayudarte a detectar tus fallas, sin que te sientas agredido.

DoughRoller lo resume muy bien, explorar el proceso de toma de decisiones, las prioridades y los pros y contras pueden ayudarlos a ambos a examinar las opciones financieras de lo que estén hablando, sin traer ningún consejo no solicitado. No ofrezcas asesoramiento financiero a menos que tu amigo te lo pida y ambos se sientan cómodos con los comentarios constructivos.

Cómo iniciar la conversación

Una excelente manera de iniciar cualquier conversación para generar confianza, es aceptando y compartiendo los propios defectos que asumir una postura de superioridad. Si dentro de una experiencia financiera, por ejemplo, compartes que tuviste un serio problema de deuda todo un año al explotar tus tarjetas de crédito después de obtener un ascenso, no sólo provocarás que los demás empaticen contigo, sino que de tu experiencia todos pueden aprender y, si continúas con el conflicto, hasta consejos puedes obtener.

Admitir el fracaso requiere de humildad y genera confianza, ya que anima a otros a compartir sus propias experiencias. Cuando eso sucede, se aprende en conjunto y el lazo se fortalece.

Además, tampoco tiene que ser una experiencia desagradable para causar la empatía, el simple hecho de dar el primer paso de compartir algún evento financiero ya provoca que los demás puedan abrirse. Por ejemplo, más que empezar con un “¿Cuánto ganas?”, puedes hacerlo con un “nunca he sabido cómo negociar mi salario y me acabo de enterar que un compañero de trabajo con responsabilidad similares gana $5,000 dólares más que yo, ¿tú alguna vez has negociado tu sueldo o qué harías al respecto?”.

Beneficios de hablar de dinero con tus amigos

Quitando la incomodidad que a la gran mayoría de las personas puede provocarles el simple hecho de decir la palabra “dinero” dentro de la conversación, tal como si hablaran de “política” o “religión”, puedes obtener ciertos beneficios tangibles que pueden repercutir en tu bolsillo para bien:

  1. Punto de comparación. Pero no en un sentido que sólo motive tu ego, sino para retomar aquellos puntos en los que estás flaqueando y que puedes mejorar, las denominadas áreas de oportunidad. Por ejemplo, si en temas de ahorro y sin necesidad de compartir cantidades, un amigo tuyo te comparte el método con el que logra ahorrar parte de su sueldo y consideras que te puede funcionar, entonces es momento de emprender la acción y probar esa alternativa.
  2. Podrías aumentar tus ingresos. Si bien no de manera directa, sí en forma de experiencias y conocimientos. Tal vez alguno comparte con el otro cómo logró trabajos adiciones con mejor remuneración.
  3. Mayor responsabilidad y atención en tus finanzas. En muchas ocasiones las respuestas ni siquiera están en las otras personas sino en el acto de verbalizarlas. Al entablar una conversación sobre dinero, además de que adquieres información por medio de tu interlocutor, también te escuchas y al hacerlo e hilar tus propias ideas, hacer sinapsis, es que puedas encontrar en ti mismo las respuestas que esperabas obtener. El simple hecho de hacer del dinero en un tema consciente, te hace tener mayor responsabilidad en tus propias finanzas.
  4. Fortaleces tus relaciones. Si puedes abordar el tema de dinero con alguna persona, simplemente puedes hablar de cualquier cosa. Además les brinda la posibilidad de que puedan recargarse en el otro cuando alguno pase por dificultades financieras.

En momentos tan complicados cuando disminuyen ingresos o incluso caes en el desempleo es fácil sentirse solo mientras te hundes en un hoyo financiero del cual piensas que no tienes salida. Más allá de buscar ayuda profesional, el cual tiene un costo y podrías no darte el lujo de solventar, tener un amigo, un compañero, un socio, un aliado en el cual recargarte para contarle tus problemas siempre se siente como un alivio. Y si es sobre temas de dinero, te aseguramos que tener la perspectiva de otra persona te abrirá la mente y el panorama y podrías encontrar la salida a tu situación difícil temporal.

También te puede interesar:

• 10 errores que no debes cometer al prestar dinero a amigos y familiares
• Las 5 preguntas incómodas sobre dinero que podrían fortalecer tu relación de pareja
• ¿Amigos o compañeros de trabajo? Aprende a diferenciar cómo debes llevar la relación con tu jefe