La Casa Blanca teme que la inflación le meta el pie a la recuperación económica

Aunque el aumento del gasto de los consumidores es una señal de optimismo, la administración Biden enfrenta riesgos políticos a medida que la inflación crece a un ritmo que no se había visto en una década

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Fed).
Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Fed).
Foto: Mark Makela / Getty Images

El aumento de los precios ejerce una presión cada vez mayor sobre el presidente Joe Biden y la Reserva Federal para evitar que la inflación descarrile la recuperación económica tras la recesión producida por la pandemia de coronavirus.

El aumento de la demanda de los consumidores desencadenada por los cheques de estímulo del gobierno, la expansión de las vacunas contra el coronavirus y la reducción de las restricciones pandémicas, han comenzado a ejercer una presión sobre las cadenas de suministro mundiales. Los fabricantes y otras industrias más afectadas luchan por volver a funcionar después de un año de medidas de bloqueo, lo que provoca escasez de suministro y eleva los costos.

Todos esos factores se combinaron para impulsar el índice de precios al consumidor (IPC) hasta un 0.8% en abril y un 4.2% de aumento en los últimos 12 meses, la tasa anual más rápida desde 2008, informó el Departamento de Trabajo la semana pasada. Al descartar los precios más volátiles de los alimentos y la energía, el índice registró el mayor aumento mensual desde 1982.

La creciente preocupación entre los estadounidenses por la inflación podría descarrilar no solo la agenda económica de Biden, sino también las esperanzas de los demócratas de defender una estrecha mayoría en el Congreso en las elecciones de mitad de período de 2022.

“Ahora la gente está gastando de nuevo y obviamente las cifras de abril muestran que están gastando más agresivamente de lo que los pronosticadores anticiparon”, dijo George Selgin, un experto en política económica del Cato Institute, de tendencia liberal. “Se están produciendo algunos choques de oferta adversos, algunos de los cuales afectaron las cifras de abril, pero la gran historia es la demanda reprimida y el poder adquisitivo que la gente finalmente ha comenzado a recuperar”.

Si bien el aumento del gasto de los consumidores es una señal de optimismo, la administración Biden enfrenta riesgos políticos a medida que los estadounidenses se enfrentan a niveles de inflación que el país no ha visto en más de una década.

Biden y los legisladores demócratas tratan de que el Congreso apruebe billones de dólares en gastos de infraestructura después de promulgar su Plan de Rescate Estadounidense en marzo. Aunque los legisladores republicanos están abiertos a un acuerdo sobre aspectos centrales de la infraestructura, se han opuesto a la agenda de Biden e insisten en que estimulará la inflación aún más.

A las preocupaciones de los halcones de la inflación se suma la negativa de la Fed de aumentar las tasas de interés antes de 2022. Muchos economistas han descartado esas preocupaciones y comparten la opinión de la Fed de que después de unos meses de lecturas de alta inflación, los aumentos de precios se estabilizarán a medida que la economía se estabilice en un ritmo de recuperación más normal.

“Solo hemos visto realmente dos meses de fuertes aumentos de precios”, dijo Laura Rosner-Warburton, economista senior de la consultora de investigación MacroPolicy Perspectives. “Sería prematuro y una especie de reacción exagerada mirar el informe del IPC de abril y estar demasiado preocupado”, agregó.

Rosner-Warburton dijo que la subida de precios de abril fue impulsada por tres factores a corto plazo: las peculiaridades estadísticas de un fuerte aumento que se produjo un año después de una profunda caída, restricciones temporales de oferta relacionadas con la pandemia y la liberación de la demanda reprimida.

Aun así, la incertidumbre sobre cuánto aumentará la inflación y durante cuánto tiempo tiene serias implicaciones potenciales, tanto para Biden como para el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell.