¿La gente está dejando de ver Netflix en Estados Unidos?

Para el segundo semestre del año, Netflix pronostica que sumará un millón de nuevos clientes, la cuarta parte de los 4.44 millones proyectados por los analistas. Aquí te explicamos por qué

¿La gente está dejando de ver Netflix en Estados Unidos?
El número de suscriptores de Netflix dista mucho de lo esperado por los analistas.
Foto: Tumisu / Pixabay

El boom de suscriptores que Netflix tuvo durante la pandemia se detuvo dramáticamente el primer trimestre de 2021, lo que que sus acciones cayeran hasta un 13%.

El servicio de transmisión en línea agregó solo 3.98 millones de suscriptores en los primeros tres meses del año, muy por debajo de los 6.29 millones que estimaba Wall Stree y su propia previsión de 6 millones. El siguiente trimestre no pinta mejor. Netflix pronostica que sumará un millón de nuevos clientes, la cuarta parte de los 4.44 millones proyectados por los analistas.

¿La gente está dejando de ver Netflix en Estados Unidos? La compañía advirtió durante meses que el crecimiento se desaceleraría a medida que la gente saliera de la cuarentena impuesta por la pandemia, pero pocos esperaban que se detuviera de manera tan dramática. El primer trimestre de 2020 fue el más fuerte en la historia de la empresa, con 15.8 millones de nuevos clientes y el ritmo de suscripciones todavía era sorprendentemente alto en los últimos meses del 2020. Sin embargo, el último trimestre marcó el crecimiento más lento desde 2013, cuando Netflix sumó alrededor de 3 millones de clientes.

La pandemia disparó el crecimiento de suscripciones mientras la gente estaba encerrada en casa y necesitaba algo que ver. Y la reapertura está afectando sus resultados de 2021. La falta de nuevos programas también contribuyó a la caída, reconoció la compañía, que no ha repetido éxitos como Bridgerton o The Queen’s Gambit.

También hay un reacomodo en los hábitos de la gente y Netflix se ha visto afectado. Los consumidores están eliminando sus suscripciones a los servicios de transmisión a un ritmo récord.

Kevin Westcott, vicepresidente de Deloitte y líder de tecnología, medios y telecomunicaciones en Estados Unidos, dijo a Fortune que los servicios de transmisión están experimentando una pérdida significativa, lo que significa que las tasas de cancelación han aumentado. Eso sin mencionar el uso compartido de contraseñas, que ha hecho que Netflix esté en proceso de tomar medidas enérgicas.

“Estas son las tasas más altas que hemos visto en la historia de nuestra encuesta”, dijo Westcott. “Las personas se registran para probar nuevos servicios, pero los eliminan una vez que finaliza el período de prueba”.

Para sobrevivir y prosperar, Netflix debe asegurarse de no solo obtener nuevos suscriptores, sino también retenerlos:

“Hasta ahora, toda la atención se ha centrado en ganar suscriptores. Pero en los próximos años, el enfoque cambiará a la retención de clientes”, agrega Westcott.

Uno de los grandes placeres de contar con un servicio de video de paga, además de que tu programa favorito pasa automáticamente al siguiente episodio, es la falta de anuncios. Sin embargo, pronto pueden introducir niveles de suscripción escalonados y los más baratos habrá anuncios de publicidad.

Westcott cree que las plataformas continuarán avanzando hacia un modelo con ventanas y niveles de publicidad. En este esquema, los suscriptores podrán optar por pagar más para ver contenido exclusivo el día que sale, ver más tarde para obtener un descuento o mirar gratis con anuncios.

“El 60% de los encuestados dijeron que estaban dispuestos a ver hasta seis minutos de anuncios por hora a cambio de un costo reducido, siempre que los anuncios fueran relevantes y no repetitivos”.

La gente es feliz de pagar para disfrutar de Netflix sin anuncios, pero debe entender que la empresa tiene que financiar la producción de contenido original de alguna manera.

Poca producción

A diferencia del año pasado, la producción de la empresa se desaceleró en el primer trimestre de 2021. Netflix pudo mantener su calendario de lanzamientos durante los primeros meses de bloqueos de COVID porque ya había terminado muchas series. Pero las películas y programas que se suponía que estarían en producción en marzo, abril y mayo tuvieron que detenerse, lo que provocó el déficit actual.

Netflix ha rechazado la idea de que la competencia haya influído en su baja de suscripciones y señaló que su crecimiento se desaceleró en todo el mundo. Disney+, HBO Max y Peacock no compiten con Netflix en muchos mercados. Aún así, se enfrenta a más rivales que nunca y algunos de los servicios son menos costosos que Netflix, que elevó sus precios en Estados Unidos en octubre.

Pero no todo son malas noticias. A pesar de la desaceleración, Netflix se encuentra en la posición financiera más sólida de su historia. Reportó ingresos netos de $1.71 billones de dólares, más del doble que hace un año y generó un flujo de caja libre de $692 millones de dólares durante el trimestre. Si bien parte de esto se debe a las restricciones en la producción, también refleja una base más sólida. Su servicio de transmisión es rentable en muchos mercados nuevos, como Corea del Sur.

Las ganancias ascendieron a $3.75 dólares por acción el último trimestre, por delante de la estimación de $2.98. La compañía planea reducir su deuda y recomprará $5 billones de dólares en acciones.