Los 5 factores que afectan (y los que no deberían) los costos de las mensualidades de tu seguro médico

La Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA), conocida como Obamacare, generó diversos cambios para buscar que los seguros médicos no abusaran en precios de servicio

Los 5 factores que afectan (y los que no deberían) los costos de las mensualidades de tu seguro médico
Hay distintos planes de seguro médico que determinan tus gastos en primas mensuales y deducibles que se ven afectados por algunos otros factores.
Foto: Wunderstock

Si bien tener un seguro médico podría parecer costoso, más caro resultaría para tu bolsillo los pagos de los servicios médicos cuando los necesitaras. Desde la aprobación de la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA), popularmente conocido como Obamacare, los criterios para determinar el cobro de las primas de tu seguro médico han tenido ciertos cambios. Aquí los cinco factores que afectan el precio de tus mensualidades de tu póliza y aquellas circunstancias que no deberían impactar en el costo.

Factores que afectan las mensualidades de tu seguro médico

A las mensualidades de tu seguro médico se les conoce como primas. Este pago que realizas mes por mes, aun cuando no ocupes ningún servicio médico, te brinda una cobertura específica para cuando lo ocupes. Cuando una prima es alta, el deducible es bajo y a la inversa.

De acuerdo con Money Crashers, antes las aseguradoras podían usar mucha información sobre ti, incluido tu peso o índice de masa corporal, tu historial familiar y tu profesión, para determinar cuánto cobrarte. Gracias a ACA, las aseguradoras sólo pueden usar cinco factores al decidir de cuánto serán tus primas mensuales.

1. Tu edad

A medida que envejeces, es común que las primas mensuales aumenten. HealthCare.gov señala que las personas mayores a menudo pagan primas que son tres veces más altas que las que se cobran a las personas más jóvenes. Esto se debe en buena medida a que las probabilidades de utilizar los servicios médicos se incrementan entre más grande seas en comparación con las personas más jóvenes y, en consecuencia, mayor probabilidad de que el seguro médico tenga que apoyarlo con los costos.

2. Tu ubicación

Esto no sólo es exclusivo de los seguros médicos. Toma en cuenta que los costos en una ciudad suelen ser más altos que en una zona rural. Por ejemplo, el alquiler en San Francisco o Nueva York es más elevado que en Kansas City o Memphis. Asimismo pasa con el seguro médico.

3. A quién cubre el plan

Cuantas más personas cubra tu plan de seguro médico, es evidente que más alta será tu prima mensual de tu póliza. Pero que este factor no sea determinante para no cubrir a tu familia, con la salud no se juega. Te recomendamos que entre tú y tu cónyuge adquieran un plan familiar en lugar de planes individuales para pagar menos en general.

4. Tu historial de consumo de tabaco

Aunque la ACA limitó drásticamente las razones por las que las aseguradoras podían cobrar más, uno de los recargos que mantuvo fue por motivos de consumo de tabaco. Si fumas, consumes o has consumido tabaco en los últimos 12 meses, una compañía de seguros puede aumentar tu prima mensual. Dependiendo de la empresa, el recargo puede llegar hasta el 50% del costo de la prima. Por ejemplo, una póliza que puede costar en $300 dólares mensuales para alguien que no consume tabaco, para el fumador costaría $450 dólares por mes.

5. La cobertura de seguro médico

Un seguro médico no es único y general, sino que varía y tiene diversas categorías disponibles. Los planes de seguro médico se clasifican según la cantidad de la cobertura que ofrecen y los gastos totales que pagas de tu bolsillo. Estas son las cuatro categorías disponibles de planes de seguro médico:

  • Plan Bronce. Los planes Bronce tienen las primas mensuales más bajas, pero con gastos de bolsillo más altos en pago de deducibles cuando ocupas servicios médicos. Los deducibles pueden superar los $6,000 dólares. Si no tienes la obligación de visitar a un médico, este tipo de plan puede ser el mejor para ti.
  • Plan Plata. Aunque las primas mensuales suben un poco, se disminuyen los deducibles. Si tienes consultas médicas más allá de las preventivas como, por ejemplo, una afección crónica, este plan tiene sentido.
  • Plan Oro. Las primas mensuales son bastante altas, pero los gastos de bolsillo por deducibles son más bajos cuando vas al médico o necesitas otras formas de atención médica. Si visitas frecuentemente a un doctor, este plan es para ti.
  • Plan Platino. Tiene las mensualidades más altas, pero con deducibles y gastos de bolsillo más bajos disponibles. En algunos casos, tus costos médicos están completamente cubiertos por el pago de tu prima bajo un plan platino. Es posible que desees un plan platino si consultas a un médico por varias afecciones o tienes gastos médicos superiores al promedio.
  • Factores que no deberían afectar las mensualidades de tu seguro médico

    Como se mencionó, antes de ACA las aseguradoras podrían tener sus propios criterios arbitrarios para establecer sus tarifas. Ahora, afortunadamente, no te deberían cobrar más en tus primas mensuales por los siguientes dos factores.

    1. Tu sexo

    Un informe de National Women’s Law Center encontró que algunas pólizas cobraban a las mujeres tarifas que eran 80% más altas que las primas cobradas a los hombres. Se tenía la creencia de que, supuestamente, las mujeres tenían más probabilidades de ver a un médico y utilizar el seguro por atención que los hombres. A esta práctica se le conocía como el impuesto rosa.

    La ACA prohíbe cobrar más por el seguro médico en función del sexo de una persona. Muchos servicios de salud “sólo para mujeres” ahora se consideran atención preventiva y se deben brindar sin cargo adicional siempre que los brinde un médico o un profesional médico de la red de tu compañía de seguros. Entre los servicios cubiertos se encuentran las pruebas de Papanicolaou, los anticonceptivos, las mamografías y la atención prenatal.

    2. Tu historial médico

    Tu historial médico no puede afectar tus primas ni tu acceso a la cobertura médica. Anteriormente, las compañías de seguros podían cobrar más a las personas por la cobertura si tenían afecciones preexistentes o podían negarse a cubrir los costos del tratamiento de esa afección. En ese tiempo, aseguradoras rechazaban a personas con diabetes, cáncer, asma o simplemente se negaban a cubrir los costos del tratamiento por esas afecciones.

    Actualmente, esto es contra la ley ACA. Ahora no tienes porqué preocuparte por los costos de tus mensualidades ni deberían negarte cobertura si tienes o desarrollas alguna afección crónica o grave.

    También te puede interesar:

    • Qué es la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA)
    • Por qué mientras más joven seas, es posible que pierdas tu seguro médico durante la pandemia
    • ¿Puedes tomar terapia u otro tipo de tratamientos mentales con tu seguro médico?