Los congresistas en la batalla por el aumento al salario mínimo: ¿quién está a favor y en contra?

Conoce a los hombres y mujeres clave en la negociación por el incremento al salario mínimo

Los congresistas en la batalla por el aumento al salario mínimo: ¿quién está a favor y en contra?
El veterano senador independiente Bernie Sanders es uno de los principales impulsores de un aumento al salario mínimo.
Foto: Scott Eisen / Getty Images

La batalla por si se mantiene la propuesta del aumento al salario mínimo dentro el paquete de estímulo contra el COVID-19 del presidente Biden se ha intensificado y los actores clave de ambos lados del problema luchan con todo para defender sus posturas.

El debate amenaza con crear profundas divisiones entre los demócratas a medida que avanzan con al aprobación del paquete de ayuda sin el apoyo republicano.

Pero grupos externos al Congreso comienzan a ejercer presión sobre los demócratas progresistas y moderados para que aumenten el salario de $7.25 dólares, donde se encuentra desde 2009, a $15 dólares por hora.

De acuerdo con el portal de noticias The Hill, estos son los actores clave de esta lucha.

Senador Bernie Sanders

El senador independiente por Vermont, uno de los mayores defensores del aumento del salario mínimo, promete que la versión final del paquete de ayuda para el coronavirus incluirá un enmienda que lo eleve a $15 dólares.

El paquete de estímulo será aprobado por un proceso de reconciliación presupuestaria que elude el umbral de 60 votos para la legislación, lo que significa que los demócratas pueden aprobar la medida si todos se mantienen unidos.

“La única forma en que vamos a lograr que se apruebe es con una reconciliación, no vamos a obtener los 60 votos que necesitamos”, dijo la semana pasada. El proceso de reconciliación le da a Sanders una gran cantidad de poder desde su posición como presidente del Comité de Presupuesto del Senado.

El senador de Vermont es autor de la Ley Raise the Wage, que aumentaría gradualmente el salario mínimo federal a $15 dólares la hora para 2025.

Senador Joe Manchin

El demócrata por West Virginia, un moderado de centro, ha dicho que se opone a un aumento salarial a nivel nacional y ha sugerido un incremento menor. Para Manchin, $11 dólares por hora sería más apropiado para su estado de origen.

La oposición de Manchin podría resultar problemática para los demócratas, que necesitan que cada uno de sus 50 senadores respalde la propuesta del presidente Biden, que incluye el salario de $15 dólares, para que el paquete se apruebe sin el apoyo republicano. Eso aumenta las probabilidades de que sea necesario desechar la disposición del salario para que se apruebe el resto de la legislación.

Presidente Joe Biden

El mandatario incluyó el aumento salarial en su Plan de Rescate Estadounidense de $1.9 trillones de dólares, pero recientemente ha dicho que es posible que no sea aprobado.

“Lo puse, pero no creo que vaya a sobrevivir”, dijo Biden a CBS News a principios de este mes, citando las onerosas reglas del Senado sobre la reconciliación presupuestaria.

Biden dijo que está preparado para negociar por separado el aumento del salario mínimo, un enfoque que podría convencer a algunos demócratas moderados.

AFL-CIO

La Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO), ha sido un apoyo electoral clave para los demócratas, y es uno de los grupos más ruidosos que piden un salario mínimo de $15 dólares.

La organización laboral mantiene la presión sobre el Congreso para que cumpla y su presidente, Richard Trumka, aprovecha cualquier entrevista para promocionar los beneficios de un aumento salarial.

Trumka ha dicho que la economía estadounidense se beneficiaría porque el gasto de los trabajadores impulsarían la demanda y se crearían nuevos empleos.

“Los trabajadores han esperado bastante. Este aumento retrasado reforzará la economía, reducirá la pobreza y garantizará que las familias trabajadoras tengan la seguridad económica básica que merecemos. Cueste lo que cueste, nuestros miembros esperan que el Congreso lo haga ”, dijo Bill Samuel, director de asuntos gubernamentales de AFL-CIO, a The Hill la semana pasada.

Cámara de Comercio de Estados Unidos

La Cámara, un poderoso grupo de presión proempresarial, ha abogado en contra de aumentar el salario mínimo, enfatizando que el paquete de ayuda COVID-19 debe estar más dirigido a los más afectados por la pandemia.

“No apoyamos un salario mínimo de $15 dólares y tenemos la esperanza de que eso no esté en el paquete final. Este debería ser un paquete destinado a ayudar a las familias estadounidenses en este momento. Debería tratarse de un paquete que reciba un alivio puntual, temporal y oportuno para las personas más afectadas ”, dijo la directora ejecutiva entrante Suzanne Clark en Fox Business la semana pasada.

La Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) dijo que aumentar el salario mínimo a $15 dólares la hora para el 2025 conduciría a 1.4 millones de empleos perdidos y agregaría $54 billones en 10 años al déficit presupuestario, aunque también sacaría de la pobreza a 900,000 personas.

“El informe de la CBO confirma que un salario mínimo de $15 dólares resultaría en pérdidas de empleo significativas”, dijo a The Hill Glenn Spencer, vicepresidente senior de la División de Política de Empleo de la Cámara. “Esperamos trabajar con el Congreso en una legislación independiente que proporcione un aumento justo y razonable del salario mínimo”.

Senador Chris Coons

Es un aliado cercano de Biden y no ha copatrocinado la ley de aumento del salario de Sanders, pero tampoco ha dicho explícitamente que se opondría a incluir la disposición de $15 dólares en el proyecto final.

El senador de Delaware será observado de cerca tanto por opositores como por defensores, en parte debido a su estrecha conexión con Biden y muchos esperan que ayude a mantener intactas las prioridades de la Casa Blanca mientras el Congreso avanza hacia la aprobación.

Senador Kyrsten Sinema

Sinema es otra demócrata que puede crear dolores de cabeza a los miembros del partido que favorecen un aumento salarial más temprano que tarde, ya que dijo recientemente que el aumento salarial no debería incluirse en el paquete de ayuda para el coronavirus.

“La disposición del salario mínimo no es apropiada para el proceso de reconciliación. No es una partida presupuestaria. Y no debería estar ahí “, dijo la demócrata de Arizona a Politico.

Senador Charles Schumer

Schumer, copatrocinador de la ley de aumento del salario, ha dicho que trabaja para ver si es posible aprobar el proyecto de ley de Sanders en el plan de estímulo contra el COVID-19.

El martes, Schumer dijo que los demócratas “estamos tratando de trabajar lo mejor que podamos para obtener el salario mínimo “.

Para que el plan de alivio COVID-19 de los demócratas pase por la reconciliación, todas las propuestas en el proyecto de ley final deben estar directamente relacionadas con el presupuesto para que pueda aprobarse con solo una mayoría simple.

El proyecto de ley se perfila rápidamente como la primera gran prueba de la capacidad de Schumer para mantener unido a su grupo.

Parlamentaria del Senado

Elizabeth MacDonough, la parlamentaria del Senado, jugará un papel decisivo en determinar si el aumento del salario mínimo puede aprobarse como parte del proceso de reconciliación presupuestaria. El parlamentario es el asesor del Senado en la interpretación de sus reglas y precedentes.

El principal obstáculo para los demócratas que respaldan el aumento del salario mínimo es si su inclusión cumple con la Regla Byrd. La regla detalla los requisitos para proteger qué legislación se puede aprobar a través del proceso de reconciliación.

MacDonough pronto se encontrará en una posición poco envidiable, una que llevó a que uno de sus predecesores fuera derrocado. En 2001, durante el debate sobre los recortes de impuestos propuestos por el ex presidente George W. Bush, el entonces líder de la mayoría en el Senado, Trent Lott, destituyó al parlamentario luego de una disputa sobre si el plan calificaba para la reconciliación.