¿Los inmigrantes indocumentados pagan impuestos? Cuándo sí, cuándo no, cómo lo hacen y porqué

Y entérate si pueden tener un número de Seguro Social y cobrar sus beneficios

¿Los inmigrantes indocumentados pagan impuestos? Cuándo sí, cuándo no, cómo lo hacen y porqué
Un trabajador inmigrante indocumentado está obligado a pagar impuestos. Ve cómo.
Foto: Tim Mossholder / Unsplash

A pesar de su estatus legal en el país, los inmigrantes indocumentados también pagan impuestos en Estados Unidos. Aunque no tienen un número de Seguro Social, normalmente obligatorio, deben pagar tanto los impuestos federales sobre la renta como los impuestos sobre la nómina, incluso si sus ingresos se obtuvieron trabajando ilegalmente.

Es cierto que muchos de los trabajadores indocumentados reciben un sueldo “por debajo de la mesa” y por eso no pagan impuestos; pero muchos que están en un empleo formal, si bien no pueden recibir un número de Seguro Social, tienen la esperanza de convertirse en ciudadanos naturalizados con el pasar del tiempo y gracias a sus aportaciones fiscales al país durante sus años de estancia, menciona Bipartisan Policy Center.

Cabe señalar que ser extranjero no te quita la posibilidad de tener un número de Seguro Social. Los inmigrantes autorizados para trabajar temporalmente en el país, ya sea a través de una visa de trabajo como una H1-B o un estado de autorización o protección temporal, pueden recibir un número de Seguro Social. También pueden obtenerlo los extranjeros con tarjetas verdes, refugiados, asilados y algunos otros no ciudadanos a quienes se les permite vivir y trabajar en los Estados Unidos por tiempo indefinido. Básicamente, sólo los inmigrantes ilegales no son elegibles.

Pero en los terrenos fiscales, nadie se salva

Aunque parezcan contradictorias las formas de aplicar entre la Administración del Seguro Social (SSA) y las características del contribuyente para el Servicio de Rentas Internas (IRS) y que en buena medida para trabajar requieras de un número de seguridad social, cualquier persona que trabaje en Estados Unidos, de manera legal o ilegal, debe pagar impuestos de sus ingresos y presentar una declaración.

El Número de Identificación Personal del Contribuyente (ITIN) es el método por el que cualquier trabajador extranjero, legal o indocumentado, puede declarar y pagar sus impuestos, sin necesidad de un número de Seguro Social. Simplemente, en 2010, se registraron más de 3 millones de declaraciones de impuestos federales por medio de un ITIN, informó el Centro Nacional de Leyes de Inmigración.

Para obtener un ITIN, requieres llenar el Formulario W-7 de solicitud con información básica como nombre, fecha de nacimiento y dirección, junto con una declaración federal de impuestos sobre la renta completada y un comprobante de identidad. Las personas con números de Seguro Social no son elegibles para recibir un ITIN. Desde el primer momento en el que le asignan un número de contribuyente, cualquier trabajador indocumentado puede presentar legalmente sus declaraciones de impuestos.

De acuerdo con Bipartisan Policy Center, la información fiscal de los titulares de ITIN está legalmente protegida por las leyes de privacidad y no se puede compartir con el Departamento de Seguridad Nacional o el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, por lo que un trabajador indocumentado puede obtener uno sin temor a que la información se utilice para encontrarlos y deportarlos.

En 2014, el IRS estimó que los inmigrantes indocumentados pagan más de $9 mil millones de dólares en impuestos sobre la nómina retenidos anualmente. Aunque no obtienen beneficios, también ayudan a que el sistema del Seguro Social sea más solvente. En 2010, $12 mil millones de dólares se recogieron de los impuestos sobre la nómina de Seguridad Social de los trabajadores indocumentados.

También te puede interesar: