Los millonarios evaden más del 20% de sus impuestos con tácticas criminales, indica el IRS

Las auditoría realizadas por el IRS muchas veces son incapaces de detectar cuentas en el extranjero, además de que la falta de recursos de la agencia hace imposible revisar todas las declaraciones de los millonarios

Las personas con mayores ingresos cuentan con más recursos para "esconder" su dinero.
Las personas con mayores ingresos cuentan con más recursos para "esconder" su dinero.
Foto: Andrea Piacquadio / Pexels

De acuerdo con una investigación basada en datos del Programa Nacional de Investigación del Servicio de Impuestos Internos (IRS), la evasión fiscal entre los estadounidenses que perciben mayores ingresos es mayor a la que estima la propia agencia. El estudio fue distribuido el lunes por la Oficina Nacional de Investigación Económica.

El Programa Nacional de Investigación comenzó a operar en 2000 e intenta medir la frecuencia con la que los contribuyentes cumplen con las normas tributarias, mediante muestras aleatorias de declaraciones de impuestos.

Al comparar las auditorías aleatorias, los investigadores, incluido personal del IRS, dijeron que rara vez detectaban bienes en el extranjero, como cuentas bancarias no declaradas. Los auditores luego intentaron medir la cantidad de dinero no detectado que no se declara.

Cuando aplicaron sus propios métodos, los ingresos sub-declarados para los contribuyentes en la mitad inferior de la escala de ingresos aumentaron un 7%. Pero en la escala más alta de la pirámide económica, los ingresos sub-reportados aumentaron hasta un 21%.

Gabriel Zucman, economista de la Universidad de California, Berkeley, uno de los autores del estudio, es asesor de la senadora demócrata por Massachusetts Elizabeth Warren, una impulsora del aumento de impuestos a la riqueza.

“Las auditorías aleatorias no detectan la evasión más sofisticada y subestiman la evasión fiscal máxima”, dijeron los investigadores. El estudio reconoció que este tipo de auditorías no detectan todo el dinero de los contribuyentes ricos tratan de ocultar.

La propuesta de la senadora Warren impondría un impuesto anual del 2% sobre el patrimonio neto de los hogares estadounidenses que tienen una riqueza de más de $50 millones de dólares y agregaría un impuesto adicional del 1% a los hogares con una fortuna superior al billón de dólares.

Quizá la propuesta de Warren no acabe con las tácticas ilícitas de los millonarios, pero en un esfuerzo por evitar que los estadounidenses ricos eludan el impuesto, el proyecto de ley crearía un impuesto del 40% sobre el patrimonio neto superior a $50 millones de dólares para las personas que renuncian a su ciudadanía estadounidense para evitar pagar impuestos y una tasa de auditoría mínima del 30% para los hogares sujetos al mismo.

¿Mayores impuestos a los ricos significan mayor recaudación?

La investigación abre de nuevo el debate sobre el aumento de impuestos a las grandes corporaciones y a los multimillonarios, pero también para las personas con ingresos superiores a los $400,000 dólares anuales, a los que el presidente Joe Biden ha prometido aumentarles sus contribuciones.

Es probable que el aumento a las recaudaciones a los ricos incluya la derogación de algunos aspectos de la ley fiscal de 2017 del expresidente Donald Trump, que beneficia a las corporaciones y a los más ricos.

Estas son algunas de las propuestas que estarían en consideración para la siguiente reforma:
Aumentar el impuesto a las sociedades del 21% al 28%.
Reducir las preferencias fiscales para las “empresas de paso”, como las sociedades de responsabilidad limitada o las asociaciones.
Aumentar el impuesto sobre la renta a las personas que ganan más de $400,000 dólares anuales.
Ampliar el alcance del impuesto sobre el patrimonio.
Una tasa impositiva más alta sobre las ganancias de capital para las personas que ganen al menos $1 millón de dólares al año.

Mientras tanto, la investigación reveló que en el año fiscal 2019, la agencia auditó más de 770,000 declaraciones, 1.7 millones por debajo de las realizadas en el año fiscal 2010. El presupuesto del IRS, ajustado por inflación, ha caído un 20% en ese tiempo, según Erin Collins, defensora nacional del contribuyente.

Lawrence Summers, secretario del Tesoro de 1999 a 2001 y director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca durante la administración Obama, estima que el gobierno federal podría recaudar otros $535 billones de dólares si volviera a las tasas de auditoría de 2011 y se enfocara en los millonarios. y multimillonarios.

Susan Long, codirectora del Centro de Investigación TRAC de la Universidad de Syracuse y profesora de estadística gerencial, dijo a MarketWatch que no estaba sorprendida por la investigación reciente. Ella constantemente obtiene datos sobre lo que hace y deja de hacer el IRS cuando se trata de auditorías.

Las auditorías del IRS sobre millonarios recuperaron $1.2 billones de dólares en 2020, por debajo de los $4.8 billones en 2012, dijo el informe de TRAC: “La agencia está dejando que miles de millones de dólares en ingresos fiscales se le escapen de las manos, porque con los recortes presupuestarios y de personal, el IRS es incapaz de auditar de manera efectiva a los 637,000 millonarios que viven en los Estados Unidos“.

El comisionado del IRS, Charles Rettig, reconoce que las tasas de auditoría para los contribuyentes de altos ingresos se han reducido con el tiempo. Rettig testificó la semana pasada ante miembros del Subcomité de Supervisión de Medios y Arbitrios de la Cámara.

El representante Steven Horsford, un demócrata de Nevada, presionó a Rettig sobre las tasas de auditoría para ricos y pobres. Señaló las estadísticas de 2017, cuando el IRS auditó menos de 600 declaraciones de impuestos para personas que ganaban por lo menos $10 millones de dólares anuales, pero examinó más de 285,000 declaraciones de personas que ganaban abajo de $ 25,000 dólares al año.

“¿Por qué tenemos un sistema de dos niveles de administración y ejecución tributaria en el IRS?” preguntó.

Rettig respondió que el IRS audita al 8% de los contribuyentes que ganan más de $10 millones al año. “Para 2010, cuando teníamos los recursos, estábamos auditando el 23%”, dijo.