¿No has recibido tu cheque de estímulo? Por qué es probable que no lo obtengas hasta 2021 (o ni siquiera te llegue)

Revisa si tú eres parte del grupo de personas que tienen esperanza de cobrar su cheque de estímulo o no

¿No has recibido tu cheque de estímulo? Por qué es probable que no lo obtengas hasta 2021 (o ni siquiera te llegue)
Detecta cuál es tu caso y si tienes esperanzas de recibir tu cheque de estímulo económico aunque sea el próximo año.
Foto: LinkedIn Sales Navigator / Unsplash

A pesar de que hasta principios de octubre el Servicio de Rentas Internas (IRS) confirmó haber distribuido más de 160 millones de pagos de estímulo e incluso aplazar la fecha límite hasta el 21 de noviembre para el registro de datos de por lo menos 9 millones de no contribuyentes para que puedan cobrar su cheque, es posible que muchos estadounidenses no vean su pago hasta el 2021 o simplemente ni siquiera puedan cobrarlo.

La Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por el Coronavirus, mejor conocida como Ley CARES, proporcionó pagos de impacto económico o cheques de estímulo de hasta $1,200 dólares para individuos y hasta $2,400 dólares para contribuyentes que presentaron declaraciones conjuntas. También se brindó un apoyo de $500 dólares por cada niño menor de 17 años que estuviera registrado como dependiente en sus respectivas declaraciones. Aunque la ley se avaló el 27 de marzo, los primeros pagos comenzaron a verse reflejados hasta casi un mes después.

Enviar los pagos, ya sea en forma de depósitos directos, por medio de una tarjeta de Pago de Impacto Económico (EIP) o cheques físicos, supuso todo un reto. Los problemas y las confusiones no se hicieron esperar. Tanto así que hasta la fecha el IRS sigue enviando pagos de estímulo y aún quedan muchos estadounidenses que les falta cobrarlo.

¿Quiénes podrían cobrar su cheque de estímulo hasta 2021?

Te presentamos algunos escenarios que podrían darse en los siguientes dos meses (noviembre y diciembre) por los que podrías cobrar tu cheque de estímulo hasta 2021:

  1. No registraste tu información a tiempo. Tuviste hasta el pasado 15 de octubre para hacer tu declaración de impuestos 2019 o hasta el 21 de noviembre para registrar tu información en su herramienta para No Contribuyentes, si tus ingresos fueron menores a $12,500 dólares en el año y no estabas obligado a realizarla. Evidentemente, entre más te demores en registrar tus datos de cuenta bancaria o dirección de correo, más vas a tardar en cobrar tu cheque de estímulo.
  2. Pudiste no haber sido elegible en tu declaración de impuestos de 2018, pero sí en tu declaración de impuestos de 2019. De acuerdo con The Washington Post, el IRS no reevaluará los montos de pago y la elegibilidad después de que se haya emitido un pago o si se ha determinado que no eres elegible, según la agencia. Sin embargo, si calificas para un pago basado en tus ingresos de 2020, puedes reclamar el crédito el próximo año.
  3. No presentaste declaración de impuestos de 2019 y no eres elegible con tu declaración de impuestos de 2018. Similar al punto anterior, si tus ingresos disminuyeron este año por pérdida de trabajo o reducción de salario, puedes reclamar el pago de estímulo el próximo año cuando presentes tu declaración de 2020.
  4. Algún error matemático del IRS con base en tu declaración oportuna de 2019 antes del 15 de julio. Es posible que la agencia fiscal haya usado tu declaración de 2018 para determinar el estado de tu estímulo. En este punto, el error no es tuyo, es de la agencia. Aunque no hay nada que puedas hacer al respecto, porque es muy posible que se haya utilizado como una forma de pagar una deuda tributaria supuestamente adeudada para 2019, si tus ingresos de 2020 siguen afectados, recibirás tu dinero hasta el próximo año.
  5. Presentaste una declaración impresa de 2019 que no se procesó por el coronavirus. Para aquellos que, procurando cumplir con su responsabilidad fiscal antes de la fecha límite regular que es del 15 de abril, presentaron su declaración de impuestos en físico es posible que el IRS no haya procesado tu información debido al cierre de oficinas a partir del 30 de marzo. Esto ha provocado serios retrasos en el procesamiento de este tipo de declaraciones. Es posible que si no te llega tu pago en el transcurso de estos días, lo haga el próximo año.

¿Y por qué algunos podrían nunca recibir un cheque de estímulo?

La respuesta está en la elegibilidad marcada en la Ley CARES y, sobre todo, en tus ingresos brutos ajustados (AGI).

Te mostramos algunas razones por las que no deberías esperar cobrar un cheque de estímulo:

  1. El error matemático del IRS anterior es irreparable. Tal como se mencionó arriba, pudiste haber cumplido con tu declaración de impuestos de 2019 e incluso calificar para un pago con eso, pero el IRS usó tu declaración de 2018, en el que no eras elegible, y no emitió el pago. Sin embargo, el problema radica en que si tus ingresos aumentaron durante 2020 y en estos momentos tu AGI supera los límites de elegibilidad, entonces ya no recibirás tu pago de estímulo. Recuerda que este cheque de impacto económico es un crédito adelantado, entonces, es como si no hubieras solicitado un “préstamo” al IRS.
  2. Debes manutención de menores vencida que excede tu pago de estímulo. Si tienes hijos, estas separado y en tu declaración de impuestos aparecen como dependientes, pero se ha levantado un reporte de retrasos en la manutención, entonces el IRS absorbió tu cheque y, en algunos casos, envió parte del dinero correspondiente al dependiente al padre que tiene la custodia.
  3. Tu AGI de 2019 y 2020 no califican. Si para este momento tus ingresos de forma individual superan los $99,000 dólares anuales o los $198,000 dólares para declaraciones conjuntas, entonces no eres elegible para el pago de estímulo.
  4. Eres dependiente. Pero no sólo aplica para los niños menores de 17 años, a los que sí les debería llegar un cheque de $500 dólares, sino para todas aquellas personas mayores de esa edad que tengan alguna discapacidad o adultos mayores que dependen de un contribuyente y estén señalados en su declaración como tal.

Debido a que el coronavirus llegó de imprevisto, el IRS ha anunciado en varias ocasiones que no reevaluará ningún caso cuando el pago se haya emitido o hayas sido rechazado. Es por eso que incluso los errores matemáticos, que son aquellos en los que tú pudiste hacer lo adecuado pero las circunstancias no te favorecieron, terminan por afectar más porque no te da esperanzas de recibir el pago, a menos de que tus ingresos de 2020 califiquen para un crédito el siguiente año.

También te puede interesar: