Qué pasó en el Congreso y la Casa Blanca en octubre que ha retrasado tanto el segundo cheque de estímulo

Una pequeña cronología del mes que pasó de ser la esperanza a ser una cruel realidad

Qué pasó en el Congreso y la Casa Blanca en octubre que ha retrasado tanto el segundo cheque de estímulo
Octubre parecía un mes en el que podría haber acuerdo para un segundo cheque de estímulo, pero no fue así.
Foto: Elliot Alderson / Pixabay

Octubre parecía el mes determinante para que se aprobara el segundo paquete de estímulo para Estados Unidos. Hubo mucho movimiento político sobre el tema, más contemplando en avalar una ley que dé alivio a millones de estadounidenses antes de las elecciones, había esperanza, hasta la Casa Blanca entró al diálogo; pero a unos días de culminar el mes, todo se desvanece y parece que, de aprobarse un nuevo pago para enfrentar el coronavirus, será hasta después de las elecciones que esto suceda.

Si en Solo Dinero realizáramos una encuesta sobre la necesidad de un segundo paquete de estímulo para toda la comunidad estadounidense, sin duda tendríamos un 100% de aprobación. Lo curioso es que nuestros legisladores, tanto republicanos como demócratas, se unirían positivamente a la consulta. El problema radica en los criterios y el presupuesto total de ayuda que ambos grupos parlamentarios tienen en mente. Y así se vio en el transcurso de los días de octubre.

Aquí un pequeño recuento sobre cómo se dieron las negociaciones en las últimas semanas y las razones por las que aún no se logra un segundo cheque de estímulo, a pesar de que las primeras propuestas de ley (HEROES y HEALS) se presentaron desde el 15 de mayo.

1 de octubre

A pesar de que un día antes, el 30 de septiembre, se abría una ventana de esperanza luego de que el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, externó la necesidad de un segundo cheque de estímulo de $1,200 dólares igual que en la Ley CARES y que los demócratas de la Cámara de Representantes reformaran su proyecto de Ley HEROES, reduciendo $1.2 billón de dólares a su presupuesto original en busca de aprobarse, los republicanos no cedieron.

La propuesta original de la Ley HEROES contemplaba un presupuesto de $3.4 billones de dólares. Ya con el ajuste, se esperaba que con $2.2 billones de dólares en la bolsa los republicanos lo avalaran, pero ellos no quieren un nuevo paquete de estímulo con una cifra mayor al $1 billón de dólares. Uno de los mayores cambios era pasar de un cheque de $1,200 dólares por dependiente a uno con valor de $500 dólares, similar al de la Ley CARES.

Con términos como “muerto al llegar”, los senadores republicanos desecharon la propuesta.

7 de octubre

La Casa Blanca entra a la escena política. El gobierno del presidente Donald Trump propone una legislación independiente que sea una variante temporal que contemple el anhelado cheque de $1,200 dólares. Esto con la intención de que suspendan las negociaciones hasta después de las elecciones. Los demócratas rechazan la idea de una legislación alternativa.

12 de octubre

El gobierno del presidente Donald Trump no cesa en destrabar el impasse legislativo y envía una nueva propuesta con un presupuesto de $1.8 billones de dólares como alternativa. Ni demócratas ni republicanos la aprueban.

En el proyecto se incluía el anhelado cheque de $1,200 dólares y un cheque de $1,000 dólares por dependiente menor de 17 años. Además contemplaba un seguro de desempleo de $400 dólares por semana, hasta la tercera semana de enero.

21 de octubre

CNBC reportó que los republicanos del Senado propusieron $500 mil millones de dólares para brindar ayuda a los estadounidenses en ciertas áreas, incluidos $300 dólares de beneficios federales de desempleo semanales mejorados, más préstamos del Programa de Protección de Cheques de Pago para pequeñas empresas y protecciones de responsabilidad para empresas.

Pero el proyecto de ley no logró obtener los 60 votos necesarios para ser aprobado por la cámara.

26 de octubre

El Senado queda a la espera de confirmar a la nominada Amy Coney Barrett a la Corte Suprema y, después de eso, no tiene programado entrar en sesión sino hasta después de las elecciones. Esto pausa definitivamente cualquier tipo de negociación hasta después del 3 de noviembre.

Con ello, octubre termina sin ningún nuevo proyecto de ley que dé alivio económico a los millones de estadounidenses que lo necesitan.

¿Será que los resultados de las elecciones definan el rumbo de un paquete de estímulo que se apruebe pronto después del sufragio? La moneda queda en el aire y sólo el tiempo y nuestros legisladores tendrán la última palabra.

También te puede interesar: