No permitas que abusen de tu necesidad: aprende a detectar las estafas de los préstamos en línea

Estos portales de internet falsos son usuales para el robo de identidad

Que tu necesidad de dinero no te haga perderlo con préstamos en línea falsos.
Que tu necesidad de dinero no te haga perderlo con préstamos en línea falsos.
Foto: Rawpixel / Wunderstock

Es importante que las personas con complicaciones financieras derivadas del COVID-19 y que acuden a algún préstamo en línea, sepan detectar las estafas y no caigan en engaños que abusan de su propia necesidad. Muchos de los engaños se generan por descuido y desesperación de los solicitantes, quienes no se dan el tiempo pertinente para verificar la veracidad de los portales a los que acceden, ingresando su información personal y de cuentas bancarias, terminando en un lamentable robo de identidad que los dejaría con menos dinero del que ya pudieran tener.

Te vamos a decir cómo puedes detectar las estafas de los préstamos en línea falsos para que desde el primer momento en el que los veas, salgas del portal sin agregar ni un tipo de dato sobre ti ni tus cuentas bancarias.

1. Pronta aprobación de un préstamo

Si te garantizan aprobar tu préstamo de inmediato, entonces es un signo de alerta. Los prestamistas legítimos no garantizan la aprobación de un préstamos ya que depende de que cumplas con ciertos requisitos como lo es el puntaje de crédito. Un portal real te puede solicitar cierta información personal, historial de pagos, informe crediticio y otros detalles que no incluyen número de seguro social o cuenta bancaria para ser aprobado.

2. El prestamista no detalla las tarifas ni el proceso

Tal como lo señala scam detector, las instituciones financieras legítimas detallarán las tarifas o el proceso para obtener tu préstamo. Si no te explican costos o cómo obtener el préstamo, entonces seguramente no es una “institución” de confianza. Ni siquiera los préstamos del día de pago con altos intereses son excepción a esta regla.

3. Nunca debes pagar nada por adelantado

Mientras los prestamistas formales jamás te solicitarán un pago por adelantado para procesar y aceptar tu solicitud, los portales fraudulentos te pedirán tarifas de procesamiento inexistentes o de originación por adelantado. Los más engañosos te podrían “forzar” a realizar el pago de estos costos por medio de una tarjeta de crédito para garantizar su validación. Cuidado porque así comienza el robo de identidad.

4. Fingen no considerar tu historial de pagos

Ciertos prestamistas legítimos de día de pago no consideran tu informe crediticio, pero sí analizan tu historial de pagos y tus fuentes de ingresos. Si hay una supuesta compañía que ni siquiera revisa tu historial de pagos, entonces lo más posible es que sea un engaño.

5. El prestamista sólo te ofrece pagos a través de tarjeta o cuenta

Entre otros métodos, los prestamistas originales te pueden ofrecer realizar depósitos en efectivo a la factura que te envíen. Un estafador te pedirá hacer el pago a otra persona, realizar pagos con tarjetas de regalo, con pura tarjeta de crédito u cualquier otro procedimiento de pago no tradicional.

Siempre mantente alerta y verifica la legitimidad de cualquier portal antes de poner datos personales y de cuentas bancarias que podrían dejarte sin fondos.

También te puede interesar: