Prevén estos 8 gastos inesperados al tener auto y no saber conducir aún

Hechos fortuitos e irresponsabilidades pueden costarte cientos de dólares al tener un auto

Prevén estos 8 gastos inesperados al tener auto y no saber conducir aún
Dependiendo del tamaño del percance, un accidente puede ser de lo más costoso de tener un automóvil.
Foto: Gerhard G. / Pixabay

Salvo que cada día realmente le saques el máximo provecho como tu forma de transporte principal o tengas el suficiente capital para comprar alguno aunque lo tengas detenido, adquirir un auto suele conllevar más gastos que el simple hecho de comprarlo. Existen gastos normales como la gasolina, el pago del seguro y los impuestos, sin embargo, hay otros desembolsos ocultos que pueden surgir tanto por el descuido que pudieras tener como conductor como por hechos que se escapan de tu mano. Para que no te tomen desprevenido, toma en cuenta estos 8 gastos inesperados al tener un auto.

1. Aumento en los precios de la gasolina

A menos de que tengas un vehículo eléctrico, la gasolina va a ser necesaria para tu movilidad, incluso si tienes un automóvil híbrido. Sin embargo, los precios de este combustible suelen fluctuar de un momento a otro y podrían aumentar incluso hasta $1 dólar al año, lo que en definitiva aumentaría tu presupuesto.

2. Reemplazo de llaves

A todos en algún momento de la vida se nos han perdido algunas llaves, pero hoy en día que no encuentres las de tu automóvil puede ser un error muy caro y más si es un modelo reciente. Los diseños y mecanismos de seguridad que tienen actualmente los vehículos pueden hacerte gastar hasta  $1,000 dólares en este descuido con vehículos de lujo.

3. Accidentes y seguro

Hay alrededor de 6 millones de accidentes automovilísticos cada año en los EE.UU., según GOBankingRates. Todos los automóviles por ley deben tener un seguro con el cual cubrir responsabilidad civil, pero no todos tienen seguro por colisión. Si cuentas con el seguro, no te salvas de desembolsar dinero ya que debes pagar el deducible por los daños; pero si tu seguro es limitado, entonces, espera gastar más en reparaciones. También hay que tomar en cuenta que, dependiendo de la magnitud del percance, estaríamos hablando de agregar las facturas médicas a la suma. Y si tuviste la culpa del accidente, es garantizado que tu seguro te ajustará un aumento de tus primas mensuales.

4. Multas de tráfico

Según Esurance, los estadounidenses pagan $6 mil millones de dólares por año sólo en multas por exceso de velocidad, el cual ronda en promedio en $150 dólares por ejecución, aunque dependiendo de las circunstancias y tu historial, esa cifra podría aumentar. Nadie está exento a recibir por lo menos alguna multa por una falla al conducir.

5. Remolcar el vehículo

Ya sea por un accidente, por una falla mecánica o hasta por una multa, remolcar el vehículo suele ser un gasto extra ante cualquiera de las circunstancias. Desde los gastos que te genera la búsqueda del depósito y los de traslado hacia el lugar, hasta las tarifas por remolque, por almacenamiento por día que hayas tardado en recogerlo y otros costos relacionados, recuperar tu automóvil puede costarte unos cuantos cientos de dólares de golpe. Simplemente, un remolque hacia el garaje de tu domicilio por alguna falla mecánica o pinchadura de llanta puede salirte entre $75 y $125 dólares.

Una manera de evitar este tipo de complicaciones cuando te falla el vehículo y no padecerla durante una salida en carretera, pero que aún así costarán a tu bolsillo, es tener un plan de servicio de rescate para carretera. Te cubre desde el arrastre como la asistencia en su plan básico de $50 dólares al año.

6. La naturaleza

Aunque no lo parezca, pero los agentes naturales también entran en la ecuación porque podrían provocar elevar tus gastos. Viento, granizo, inundación caída de ramas o árboles completos e incluso hasta animales, todo podría dañar seriamente tu vehículo. Tal vez te dolerá en el bolsillo, pero tener un seguro con cobertura amplia te dará más tranquilidad ante cualquier desventura.

7. Reemplazos (parabrisas y neumáticos)

Ya sea por alguno de los problemas mencionados anteriormente, un accidente ocasionado o natural e incluso vandalismo, reparar o reemplazar tus cristales puede llevarte a pagar cientos de dólares que no tenías contemplados.

Así también pasa con los neumáticos, aunque para cambiarlos no necesariamente tiene que suceder alguna pinchadura. El uso constante y el contacto con el pavimento lleva a un desgaste natural de su material, provocando que se alisen y no tengan tan buen agarre como deberían. Las llantas estándar para todo clima de precio moderado rondan entre $100 y $300 dólares cada una.

8. Vandalismo o robo

Si tienes un seguro sólo de responsabilidad civil básico forzoso, entonces espera solventar cada rotura de cristal o rayadura a la pintura de tu auto cometido por un hecho vandálico.

Pero peor que el vandalismo es el robo del automóvil. Aproximadamente tres cuartos de millón de automóviles son robados cada año en EE.UU., según GOBankingRates. Si tienes seguro de cobertura amplia, espera recibir un poco de dinero, pero si no, entonces puedes dar por hecho que tu cartera va a resentir la pérdida, porque aunque un auto se devalúe demasiado año con año, lo que te costó comprarlo para que alguien más se lo lleve, francamente es como haber tirado miles de dólares a la basura.

También te puede interesar: