Qué estados podrían avalar un paquete de estímulo local antes de que llegue uno con un cheque de $1,200 dólares a nivel federal

Las diferencias legislativas federales han dejado desesperanzados a los gobiernos locales

Algunos estados del país están agarrando sus últimos recursos de la Ley CARES para ayudar a la población.
Algunos estados del país están agarrando sus últimos recursos de la Ley CARES para ayudar a la población.
Foto: Wunderstock

La aprobación de un segundo cheque de $1,200 dólares está tan lejos que algunos suponen que ni siquiera el próximo año se avale. La división política entre republicanos y demócratas, que se hizo más grande tras los resultados de las elecciones, ha impedido llegar a un acuerdo legislativo. Algunos estados, con el poco presupuesto que les queda para cerrar el año, están buscando tener su propio paquete de estímulo local con ayuda a pequeñas empresas, desempleados, inquilinos y otras personas que han sido los más afectados financieramente por el COVID-19.

Si bien todavía no hay nada claro en ninguna de estas entidades, por lo menos hay datos que indican sobre cuánto presupuesto quieren destinar para ayudar a su población y, en el mejor de los casos, aprobar sus propios proyectos de estímulo donde podrían haber cheques similares de $1,200 dólares.

En Colorado y Nuevo México se convocaron a sesiones legislativas especiales en los últimos días de noviembre para tratar la emergencia pandémica.

Recientemente, la legislatura de Nuevo México aprobó un proyecto de ley de ayuda bipartidista que entregará un cheque único de $1,200 dólares a todos los trabajadores desempleados y un apoyo de hasta $50,000 dólares para algunos negocios elegibles, se reportó en AP.

En Colorado, una sesión especial programada para el lunes considerará aproximadamente $300 millones de dólares en ayuda para negocios, restaurantes, bares, proveedores de cuidado infantil, propietarios, inquilinos, escuelas públicas y otros, señaló PennLive.

De manera similar, en Nueva Jersey y Washington algunos republicanos, que son minoría, han presionado por sesiones especiales en busca de dirigir más dinero a pequeñas empresas con dificultades financieras.

El gobernador demócrata por Wisconsin, Tony Evers, presentó un proyecto de ley de ayuda COVID-19 de $500 millones de dólares por el que legisladores republicanos del estado, que controlan ambas cámaras, contemplan sesionar para dar efecto a esta propuesta, según Milwaukee Journal Sentinel.

En Ohio, el gobernador Mike DeWine, con la mayoría de republicanos controlando todas las ramas del gobierno, impulsó un paquete de gastos pandémicos de $420 millones de dólares a fines de octubre. Se ofreció subvenciones a pequeñas empresas, bares, restaurantes, inquilinos de bajos ingresos, grupos de arte y colegios y universidades, todo financiado a través de los recursos de la Ley CARES.

La sensación de necesidad de ayuda es generalizada, pero algunos estados buscan exprimir los pocos recursos que tienen a la mano para apoyar a su población, mientras que otros buscan administrarlo de mejor manera, esperanzados a que el gobierno federal intercede en el apoyo.

Los sectores más desprotegidos en todo el país son los millones de desempleados, inquilinos y los grupos marginales de la sociedad, entre latinos y afroamericanos, que esperan pronto se les pueda dar alivio a su situación con un segundo cheque de $1,200 dólares que a estas alturas incluso podría ser insuficiente.

También te puede interesar: