Si no se avalara un segundo cheque de estímulo, qué beneficios tendrían a su mano los estadounidenses para saldar la crisis

Tal vez ya no te llegue un cheque de $1,200 dólares, pero podrías mantener otro tipo de ayuda económica

Si no obtienes un cheque de estímulo, beneficios de desempleo o moratorias de desalojos son necesarios.
Si no obtienes un cheque de estímulo, beneficios de desempleo o moratorias de desalojos son necesarios.
Foto: Manuel Álvarez / Pixabay

Luego de la negativa del presidente Donald Trump y de los legisladores republicanos de aceptar públicamente la victoria de Joe Biden en las pasadas elecciones del 3 de noviembre, las negociaciones para legitimar un segundo cheque de estímulo cada vez son más lejanas. Incluso a pesar de que el mandatario electo tome posesión de la Casa Blanca, las posibilidades se diluyen. Algunas voces señalan que quizás un cheque de estímulo no llegue este año ni el siguiente. A pesar de esa perspectiva, hay algunos beneficios que son muy posibles que se avalen en busca de apoyar a los estadounidenses que más lo necesitan.

Las negociaciones por un segundo paquete de estímulo se han trabado en meses y a pesar de que tanto se mencionó que ambos grupos parlamentarios querían sancionar una nueva ley antes de que terminara el año, el resultado de los comicios y las reacciones posteriores parecen haber complejizado más el camino.

Especialistas de diversos medios han mostrado su preocupación ante la posibilidad de que los millones de estadounidenses que buscan alivio por la crisis de coronavirus no obtengan nuevamente un cheque de $1,2000 dólares como en su momento se brindó con la Ley CARES y han enviado una carta abierta firmada por 127 economistas en la que se califica el pago directo como “la forma más rápida, equitativa y eficaz de volver a encaminar a las familias y la economía”.

Te vamos a mostrar algunos de los beneficios en los que los legisladores, tanto salientes como entrantes, pudieran priorizar antes de pensar en avalar un segundo cheque de estímulo.

1. Más dinero para asistencia federal por desempleo

El efecto económico más dañino que ha dejado la pandemia de coronavirus y por los que se habla de recesión son los millones de empleos perdidos este año.

En marzo, la Ley CARES autorizó $600 dólares por semana en dinero por desempleo para las personas que no tuvieran trabajo. Luego, en julio cuando expiró, el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva que extendía el beneficio hasta fin de año por sólo $300 dólares a la semana, limitado a un número determinado de semanas.

Un segundo paquete económico se encaminaría a ofrecer algún apoyo en efectivo directo entre el rango de la Ley CARES y la orden ejecutiva de Trump.

2. Protección de desalojo

La Ley CARES contempló este problema brindando una moratoria de 120 días para desalojar a los inquilinos con pagos de alquiler retrasados. Posteriormente, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) publicó una carta con la cual los inquilinos con problemas derivados del COVID-19 e ingresos menores a $99,000 dólares este año podrían ampararse ante los arrendadores para evitar que los obliguen a abandonar la propiedad.

Un estudio reciente del censo de EE.UU. encontró que uno de cada cinco inquilinos no se pone al día con su alquiler durante la pandemia. Una interrupción en las protecciones podría ser catastrófica para los hogares estadounidenses y podría verse agravada por un aumento previsto en quiebra personal. No sólo eso, el problema de salud también podría agravarse, aumentando el número de contagios de coronavirus derivado de los millones de personas que podrían encontrarse en la calle sin hogar.

La protección del CDC culmina el próximo 31 de diciembre y sin una legislación a corto plazo antes del 11 de diciembre, podríamos estar reportando olas de desalojo en enero de 2021.

3. Ayuda para que las pequeñas empresas paguen los salarios de los trabajadores

El Programa de Protección de Nómina, parte de la Ley CARES, fue diseñado para ayudar a mantener a los trabajadores empleados proporcionando préstamos condonables a pequeñas empresas para que pudieran pagar los salarios de su fuerza laboral.

Según CNET, estudios recientes sugieren que el programa de nómina no fue tan efectivo como podría haber sido. Muchas empresas utilizaron los préstamos para gastos distintos del pago y para acumular ahorros, según un estudio de la Universidad de Chicago.

Legisladores demócratas y republicanos no sólo tendrían que ver que este tipo de programas se mantengan, sino que se regulen de manera adecuada para que ese dinero realmente llegue a manos de los trabajadores que más que lo necesitan.

También te puede interesar: