¿Qué pasa si ignoras las notificaciones de pago de deudas?

Puedes llegar hasta asuntos legalmente graves entre más tiempo dejes pasar

¿Qué pasa si ignoras las notificaciones de pago de deudas?
Si no quieres tener problemas, incluso legales, nunca dejes crecer una deuda hasta que sea impagable.
Foto: Pixabay

Aunque no es recomendable dejar de pagar tus facturas de tarjetas de crédito, préstamos personales, de servicios privados y públicos, siempre es posible cometer estos graves errores financieros. Cuando dejas de pagar tus responsabilidades financieras, usualmente las cuentas pasan a manos de agencias de cobranza, quienes se encargan de perseguir a las personas con deudas impagas de una empresa. Pero tú sigues siendo el único responsable de saldar tus deudas.

Te mostramos las consecuencias que vas a tener si ignoras las notificaciones por falta de pagos de cualquiera de tus deudas desde el momento en el que una agencia de cobranza toma tus facturas para cobrarlas.

1. Impacto en tu historial crediticio

Esto no debería ser sorpresa para ti, cuando fallas en tus deudas tu historial se afecta, disminuyendo tu puntaje de crédito. Cualquier registro bueno o malo se mantiene por alrededor de 7 años, por lo que el hecho de que tus deudas lleguen a una agencia de cobranza se mantendrán en tu registro durante ese lapso.

Además, tomando en cuenta que los registros son revisados por los prestamistas, evidentemente no serás un cliente confiable para ellos, por lo que puedes ir renunciando a solicitar nuevos préstamos o crédito durante un largo periodo.

2. Llamadas de cobradores

Una agencia de cobranza se caracteriza por buscar por todos los medios que saldes tu deuda, por lo que te tratarán de enviar todos los mensajes necesarios, por correo o por llamadas telefónicas, invitándote a que pagues tus responsabilidades financieras lo más pronto posible antes de que los intereses terminen por afectar más tus finanzas.

Recuerda que cuando tu deuda llega a la oficina de cobranza, no debes pagarla al acreedor original sino a la agencia.

Y aunque puedes reportar estas llamadas como hostigamiento para evitar que te dejen de telefonear, la realidad es que tu deuda puede ir de agencia en agencia, por lo que siempre tendrías que realizar un nuevo reporte para evitar que suene tu teléfono. O sí quieres que esto deje de pasar efectivamente, entonces, mejor paga tu deuda.

3. Altas tasas de interés

Si llegas a tener suerte de que puedas abrir una nueva línea de crédito o un préstamo, ten por seguro que recibirás altas tasas de interés por cualquiera de éstos.

Incluso las compañías de servicios como teléfono celular o cable podrían solicitarte que realices un depósito de seguridad por adelantado para protegerse ante un posible impago de tu parte.

4. Falta de trabajo

Si eres desempleado y estás en la búsqueda, tememos decirte que algunos empleadores verifican los informes crediticios de los empleados potenciales. The balance señala que una colección de deuda en tu informe crediticio puede evitar que te contraten, especialmente con trabajos financieros o trabajos de nivel gerencial superior.

Aunque para ver tu historial crediticio requieren de tu permiso por escrito, rechazarlo podría descartarte del empleo de manera inmediata. Sin embargo, la realidad indica que en cualquier caso, aceptando o negándote, tienes pocas posibilidades de ser elegido como nuevo trabajador.

5. Demandas

Los cobradores pueden demandarte por una deuda de cualquier monto. Si obtienen un fallo en tu contra, también pueden pedirle al tribunal que embargue tu salario para hacer cumplir la sentencia. Lo más recomendable es que te asista un abogado experto en procesos financieros y deudas. Sin contar que cada estado tiene su propia legislación, lo que podría hacer que tu proceso legal sea más largo o con multas más fuertes.

También te puede interesar: