Qué tipo de deuda debes priorizar para pagar primero cuando estás demasiado endeudado en muchos frentes

Tienes opciones con otros prestamistas o recurrir a un método para liberarte

Qué tipo de deuda debes priorizar para pagar primero cuando estás demasiado endeudado en muchos frentes
Puede ser pesado cargar con una o más deudas, pero todo tiene solución siempre y cuando guardes la calma.
Foto: Tumisu / Pixabay

Si solventar una deuda para muchos estadounidenses era motivo de preocupación, con la falta de empleo o reducción de ingresos ocasionada por la actual recesión económica derivada del COVID-19, entonces puede parecer un laberinto sin salida. Después de angustiarte y querer pagar todo sin saber cómo, ve paso a paso, deuda por deuda, enfocándote primero en una meta para ir por otra después sin estresarte.

Aunque las tasas de interés de un préstamo varían en comparación con las de una tarjeta de crédito, y las cantidades de deuda pueden tener grandes diferencias unas de otras, lo importante es establecer tus prioridades sobre cómo quieres ir liquidando tus deudas dependiendo de tus propias necesidades.

¿Cuál deuda debo pagar primero y cómo hacerlo?

Para las deudas con tarjeta de crédito o préstamos tienes dos posibilidades: por medio de un apoyo externo o empleando un método propio.

Si decides utilizar un apoyo externo, debes saber que es posible que requerirás tener un puntaje de crédito de bueno a excelente para poderlo llevar a cabo. Revisa con algún prestamista si puedes optar por:

  1. Tarjeta de crédito de transferencia de saldo. Si obtienes la aprobación para este tipo de tarjetas de crédito, son una excelente opción para tener mayores posibilidades de liquidar tus otras tarjetas. Usualmente, estas opciones tienen una tasa porcentual anual introductoria del 0% entre los primeros 12 y 21 meses, según la entidad financiera. Durante ese lapso, tienes la oportunidad de que no se te cobren nuevos intereses en tu deuda, pudiendo liquidarla en ese tiempo. Pero U.S. News señala que la desventaja radica en una posible tarifa de transferencia de saldo, que generalmente es del 3% al 5% del saldo. Pero incluso si tiene en cuenta la tarifa, aún puede ahorrar un paquete en intereses si tiene saldos en tarjetas de crédito con APR alto.
  2. Préstamo de consolidación de deuda. Trabaja de manera similar, pero sin promoción introductoria. Aunque también requieres de un puntaje de crédito alto, es más accesible que las tarjetas de transferencia de saldo. La primordial característica de esta opción es que puedes adquirir un préstamo para liquidar tus deudas, unificadas en una cantidad con una APR más baja que las de tus tarjetas de crédito.

Si has buscado en las instituciones financieras estas opciones y no has tenido suerte de ser elegible, entonces es posible que tu puntaje de crédito no haya soportado tu endeudamiento. Pero no pierdas la esperanza, puedes saldar tus deudas por medio de algunos de los siguientes métodos:

  1. Avalancha. Para aquellos que pretenden ahorrar un poco de dinero en intereses, el método de la avalancha es el ideal. Tu objetivo va encaminado en saldar primero la deuda con la APR más alta, sin importar si es una tarjeta de crédito (que es lo más común) o un préstamo (que suelen tener tasas de interés bajas, aunque la cantidad que se paga es mayor). Al liquidarla, vas con la siguiente más alta y así hasta que culmines con todas. Este proceso lleva un poco de tiempo, pero te garantiza que ahorras dinero en intereses.
  2. Bola de nieve. Este reconocido método de la bola de nieve se enfoca en que pagues tus deudas del saldo más bajo al más alto, sin importar la tasa de interés. Aunque con esta estrategia terminas pagando más intereses, sus defensores la señalan como un método eficiente ya que obtienes victorias rápidas que te motivan a seguir adelante en el pago de tus deudas.
  3. Ventisca. Obtienes lo mejor de ambos mundos: adquieres motivación inicial y ahorras intereses. Con este método, que es una combinación de las dos anteriores, comienzas por pagar la deuda con el saldo más pequeño y, utilizando ese impulso, continúas con la deuda con APR más altas hasta concluir con la más baja.

Recuerda que si sabes manejar tus deudas tal vez no requieras de utilizar ninguno de estos procedimientos, pero si ya te sientes angustiado, la tranquilidad es tu primordial amiga para que puedas liberarte de tu endeudamiento de manera inteligente.

También te puede interesar: