Republicanos y demócratas parecen lejos de llegar a un acuerdo por el paquete estímulo

Demócratas quieren ampliar el beneficio a diferencia de los republicanos

La división partidista en el Congreso ha dejado pendiente el apoyo económico para los estadounidenses.
La división partidista en el Congreso ha dejado pendiente el apoyo económico para los estadounidenses.
Foto: Louis Velázquez / Unsplash

Mientras la administración del presidente Donald Trump, con los republicanos de aliados en el Capitol Hill, buscan extender el seguro federal de desempleo mejorado para los ciudadanos del país, están muy lejos de llegar a un acuerdo en el Congreso con sus contrapartes demócratas quienes rechazan una solución temporal para seguir enfrentando la pandemia de coronavirus y quieren ampliar el beneficio para lo que resta del año.

“No estamos cerca de un acuerdo”, dijo el miércoles el jefe del gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, después de una reunión con el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin; la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata por California; y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, de Nueva York, según mencionaron los reporteros en el capitolio.

En el transcurso de estos días, Mnuchin aseguró que el presidente Donald Trump apoyaría la aprobación de una legislación a corto plazo para permitir más tiempo para que las conversaciones lleguen a un consenso antes del viernes y de que ese día expire el beneficio federal de desempleo de $600 dólares por semana.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, asegura que su bancada quiere un proyecto de ley integral a diferencia de una forma temporal de sobre llevar las necesidades económicas de los ciudadanos. “No estamos aceptando eso”, sentenció.

Según CNBC, los comentarios de los líderes del Congreso y funcionarios de la Casa Blanca describieron como desordenado y políticamente cargado todo el proceso de negociación, asegurando que parece poco probable que conduzca a un avance rápido para combatir una calamidad económica y de atención médica. Asimismo, los estados han dejado de pagar el beneficio adicional para las personas que perdieron su trabajo, luego de que aproximadamente 30 millones de personas todavía reciben algún tipo de seguro de desempleo.

Por su parte, el presidente Trump dejó en claro que la prioridad de su administración son las moratorias de desalojo y beneficios por desempleo, restando importancia a otro tipo de problemas, enviando un claro mensaje a la Cámara de Representantes. “Vamos a trabajar en los desalojos. Trabajaremos en los pagos para la gente. Y el resto, estamos tan separados que no nos importa. Realmente no nos importa”, aseguró el presidente a los periodistas antes de partir hacia Texas el miércoles.

Los demócratas han presionado para enviar significativamente más dinero a los estadounidenses que los republicanos, queriendo que el seguro federal de desempleo de $600 dólares por semana continúe hasta el próximo año. En cambio, el Partido Republicano ha propuesto reducir el beneficio a $200 dólares por semana hasta septiembre, y luego cambiarlo a un reemplazo salarial del 70%.

También el plan demócrata sobre otra ronda de pagos directos varía demasiado con el propuesto por los republicanos. Aunque ambos coinciden en que el nuevo cheque sea de $1,200 para la mayoría de las personas y $2,400 para las parejas, los demócratas esperarían aportar $1,200 extra por dependiente a diferencia de los $500 dólares que quieren avalar los republicanos.

También te puede interesar: