Tarjetas de crédito: cuándo conviene usarlas para que te ayuden a ahorrar

Este instrumento financiero puede ser una herramienta de utilidad que contribuya a un buen manejo de las finanzas personales, siempre y cuando los gastos no excedan la capacidad de pago de los consumidores

Tarjetas de crédito: cuándo conviene usarlas para que te ayuden a ahorrar
Las tarjetas de crédito pueden ser de utilidad con un uso responsable.
Foto: Pexels / Pixabay

Las tarjetas de crédito se han consolidado como un instrumento financiero de utilidad en el consumo de las personas y una forma de adquirir productos o servicios confiando en una capacidad de pago posterior y que al mismo tiempo le evite al consumidor descapitalizarse; sin embargo, la tentación de excederse en su uso ha sido el origen de muchas de las deudas impagables a nivel personal, por lo que entender su funcionamiento es primordial para que sean una herramienta que incluso genere ahorros y no una carga permanente.

Para empezar, es importante saber que las tasas de interés en las tarjetas de crédito son las más altas que entre los productos de la banca tradicional, de ahí el riesgo de que sus deudas se salgan de control en caso de caer en un incumplimiento de pago mensual, no obstante, su beneficio va ligado tanto a la responsabilidad como a la disciplina para establecer un límite de gasto que permita no perder la capacidad de pago.

Así, en el proceso de darle un buen uso y sacarles el máximo provecho, estos son algunos de los elementos a considerar en los beneficios que ofrecen las tarjetas de crédito para aprovecharlas y no endeudarse en el intento:

Te puede interesar:

·Cómo canjear el programa de recompensas de la tarjeta de crédito de Costco

Bonificaciones

Al igual que cuando se abre una cuenta corriente, muchas instituciones bancarias ofrecen estímulos al momento de aprobar una nueva tarjeta de crédito, lo cual si bien está condicionado a un consumo mínimo con el plástico, puede estar en el rango de gastos personales y resultar conveniente sin que esto implique exceder su uso. Domiciliar servicios frecuentes como la telefonía celular, televisión por cable o steaming, ayudan a generar un uso contínuo sin gastar de más.

Recompensas

El modelo de tarjetas de crédito que ofrece devolución en efectivo se ha popularizado en los últimos años como un incentivo a recibir a final de cierto periodo un reembolso equivalente a un porcentaje de las compras que se realizan, los cuales suelen ir desde el 1% e incluso hasta el 6%. Este método es utilizado en especial por los grandes minoristas como Costco, cuya tarjeta de crédito ofrece un 2% en efectivo a lo largo del año.

Puntos

En otro tipo de producto financiero ligado a las tarjetas de crédito, están las que otorgan puntos al consumo por determinadas categorías como restaurantes, comestibles, gasolina o viajes, los cuales se canjean por productos, tarjetas de regalo o incluso vuelos según las metas que se vayan obteniendo con el uso, lo cual puede ser conveniente en la medida a que estos plásticos se adapten a los patrones de gasto de sus usuarios.

Asimismo, las compras con tarjetas de crédito ofrecen una mayor certeza al momento de hacer compras, ya que en caso de algún robo o fraude, están aseguradas y no implica la pérdida de dinero de los usuarios como si se tratara de una tarjeta de débito.

En resumen, las tarjetas de crédito pueden resultar un instrumento útil y conveniente para los consumidores, siempre y cuando los gastos que se apliquen en ellas no excedan la capacidad de pago y pueda liquidarse en tiempo a fin de evitar intereses que comprometan las finanzas personales y la economía familiar.