Tercer cheque de estímulo: lo que está confirmado y lo que falta aprobar

Si parecía que la promulgación del tercer cheque de estímulo sería más rápido con una mayoría absoluta de los demócratas en el Congreso, muchos aspectos del plan generan dudas entre los opositores a Joe Biden

Tercer cheque de estímulo: lo que está confirmado y lo que falta aprobar
El tercer cheque de estímulo sigue en discusión en el Congreso para su promulgación.
Foto: Cortesía

El juicio político al exmandatario Donald Trump podría alargar el ya angustioso proceso de validación del tercer paquete de estímulo. Desde que Joe Biden tomó el cargo y a pesar de que el Congreso tiene mayoría demócrata, los legisladores republicanos se mantienen en la línea de discusión como en el paquete anterior: no quieren promulgar ningún proyecto de alto presupuesto. Muchas cosas son las que están en discusión, pero hay algunos puntos que podrían estar cerca de confirmarse y otros que estarían en el curso.

Lo confirmado

Aunque es aventurado señalar algo como irrevocable y confirmado dentro del tercer paquete de estímulo de $1.9 billones de dólares, las declaraciones de los protagonistas han sido muy certeras, tanto para asegurar que este proyecto pasará con un pago de $1,400 dólares como para que eso no suceda.

El presidente Joe Biden ha expresado que puede negociar el proceso de calificación, pero no la reducción del pago. “No voy recortar el tamaño de los cheques. Serán $1,400 dólares. Punto. Eso es lo que se prometió al pueblo estadounidense”, dijo el mandatario durante un evento en la Casa Blanca el viernes. “Necesitamos apuntar ese dinero. Entonces, las personas que ganan $300,000 no esperen obtener ganancias inesperadas”, sentenció. De esta manera abrió la posibilidad de limitar los pagos.

De ser así, podríamos afirmar que pase lo que pase, la tercera ronda de pagos no será menor a esa cantidad. El principal objetivo es que las personas que más lo necesitan puedan obtener $2,000 dólares de estímulo combinados entre el segundo y el tercer pago de impacto económico.

Pero de la misma manera ha sido la férrea oposición de los republicanos. En una contrapropuesta desarrollados por ellos, se quiere enviar un cheque de estímulo de $1,000 dólares en un rango de ingresos anuales ajustados más reducidos, para que personas con ganancias superiores a $50,000 dólares no reciban ningún pago. Esta último criterio es el que ha hecho eco en algunos demócratas más conservadores, sobre todo porque estudios sugieren que no funciona muy bien enviar pagos a personas de altos ingresos, ya que no los gastan para activar la economía de Estados Unidos, sino que en muchos casos los ahorran.

Lo que falta por determinar

Aunque el presidente está muy determinado en que se avalen cheques de $1,400 dólares, deben convencer a por lo menos 10 senadores republicanos para que eso suceda. La oposición también está determinada a que eso no pase o, en el peor de los casos, se le envíen a menos personas. Por ello todavía está por definirse la cantidad del pago.

Sin embargo, más allá de la cifra del cheque, lo que ha puesto a temblar a muchas personas es el posible cambio en el criterio de elegibilidad. Cuando estaban las negociaciones del segundo estímulo, se tenía muy claro que las reglas establecidas en la Ley CARES serían el punto de partida para seleccionar a los contribuyentes que calificarían para el pago de $600 dólares. Y así fue, en buena medida se respetaron los puntos básicos de calificación del primer paquete que fueron:

• Tener número de Seguro Social.
• Un AGI menor de $75,000 dólares para contribuyentes individuales, $112,500 dólares para jefes de familia y $150,000 dólares para parejas casadas.
• Reducción gradual del cheque a partir de los ingresos superiores a las anteriores cantidades

Con los republicanos queriendo reducir este criterio de elegibilidad y algunos demócratas coincidiendo con ellos, es posible que puedas quedarte sin cheque si percibiste más de $50,000 dólares en 2019 o 2020.

Hablando de esos años fiscales, aún no se sabe si tomarán en cuenta las declaraciones de impuestos de 2019, como en el segundo cheque, o incluirán los registros tributarios del 2020. La temporada de impuestos comienza este 12 de febrero. Si como muchos estadounidenses tuviste una reducción de ingresos el año anterior, quizás te convenga presentar tu declaración lo antes posible para aumentar tus posibilidades de recibir el tercer cheque de estímulo.

Dentro de los deseos del presidente y de muchos demócratas, mas que la reducción de elegibilidad, quieren ampliarlo. Y no sólo por el AGI que ganes, sino por otras características. En algún momento se contempló la posibilidad de que el número de identificación individual del contribuyente (ITIN) sustituyera al del Seguro Social para que más personas, especialmente inmigrantes indocumentados, pudieran ser elegibles a recibir la tercera ronda de pagos.

También se busca que el número de dependientes elegibles aumente. En los dos primeros pagos sólo se consideró como dependientes a los hijos menores de 16 años. En esta ocasión se quieren integrar a los hijos mayores hasta menos de los 24 años, personas con discapacidad sin importar la edad y adultos mayores que dependan de los ingresos del contribuyente que los reclama.

Aún falta mucho por determinar, por ello te invitamos a seguir la cobertura que Solo Dinero puede ofrecerte acerca del tercer cheque de estímulo.

También te puede interesar:

• Cómo las mejoras al crédito tributario por hijo propuesto en el paquete de estímulo de Biden ayudarán especialmente a la población latina en EE.UU.
• Los posibles cambios para un tercer cheque de estímulo que permitirían mayores beneficios a la comunidad latina en Estados Unidos
• Qué circunstancias podrían hacer que te llegue un tercer cheque de estímulo menor a $1,400 dólares