¿Tienes deudas? Proponen aplazar hasta 2022 el periodo para evitar embargos financieros

La Oficina de Protección Financiera del Consumidor en los Estados Unidos pide retrasar la fecha de entrada en vigor de las normas para el cobro de deudas hasta el 29 de enero de 2022 para que más personas puedan pagar

La propuesta de la CFPB aboga por 60 días más de prórroga para prevenir embargos.
La propuesta de la CFPB aboga por 60 días más de prórroga para prevenir embargos.
Foto: Mimzy / Pixabay

Las iniciativas para mitigar los efectos económicos causados por la pandemia de COVID-19 en los Estados Unidos se siguen acumulando en la medida en la pasarán todavía varios meses, e incluso años, para que las finanzas de millones de personas puedan regresar a los niveles que se tenían previo a la llegada del coronavirus, por lo que la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB por sus siglas en inglés) ha propuesto retrasar la fecha de entrada en vigor de las normas para el cobro de deudas hasta el 2022.

Dicha propuesta, la cual estará abierta a comentarios durante un mes, se da ante la preocupación de que las personas se vean imposibilitadas a cubrir sus deudas en los plazos previstos bajo la legislación actual, la cual marca como límite el 30 de noviembre de 2021, por lo que la iniciativa busca dar al menos 60 días adicionales para que las personas puedan solventar sus compromisos financieros con sus acreedores sin que estos tengan la facultad de embargar los recursos.

Así, la Notificación de Propuesta de Reglamentación emitida por la CFPB podría ayudar a que la Ley de Prácticas Justas de Cobro de Deudas (FDCPA) entre en vigor hasta el 29 de enero de 2022, lo que le daría un respiro adicional a los deudores. La norma vigente desde diciembre de 2020, señala que no están permitidas las prácticas de acoso y abuso que se consideran desleales por parte de los cobradores de deudas.

Te puede interesar: Instacart y DoorDash tendrán sus propias tarjetas de crédito

En este sentido, está prohibido amenazar con demandas a los consumidores por deudas prescritas y exige a los cobradores tomar las medidas correspondientes para informar debidamente a las personas antes de emprender otro tipo de acción.

Durante el inicio del proceso de entrega del tercer cheque de estímulo, se alertó sobre el riesgo de que hubiera beneficiarios que perdieran el recurso ante la posibilidad de que los cobradores de deudas lo pudieran embargar debido a que la transferencia no estaba protegida bajo la conciliación presupuestaria, lo que provocó que el recurso estuviera disponible para que los acreedores pudieran retenerlos una vez que fueran depositados en las cuentas bancarias de los contribuyentes.

Esta es la segunda propuesta en lo que va del mes que emite la CFPB en defensa de los consumidores, luego de que el pasado 5 de abril anunciara su iniciativa para atender la situación de riesgo en la que alrededor de 3 millones de propietarios en los Estados Unidos se encontraban por no estar al corriente en el pago de sus hipotecas, por lo que emitió una serie de propuestas tanto para administradores como prestatarios para prevenir la mayor cantidad de ejecuciones posibles una vez que las indulgencias se agotaran a partir del mes de octubre.