Tres días en la oficina y dos de “home office”, el nuevo modelo laboral de Apple

Las nuevas políticas de trabajo remoto del gigante tecnológico son más rígidas que algunos de sus competidores, como Microsoft

Tres días en la oficina y dos de “home office”, el nuevo modelo laboral de Apple
Establecer días obligatorios para ir a la oficina podría llevar a la gente a renunciar.
Foto: Pixabay

Desde septiembre, los empleados de Apple regresarán a trabajar a las oficinas tres días a la semana, con la opción de hacerlo de forma remota dos días más. En una carta a los empleados difundida esta semana, el CEO Tim Cook informó los planes para que los trabajadores regresen a la oficina lunes, martes y jueves, y aquellos con la aprobación de un gerente puedan trabajar de forma remota los miércoles y viernes. Las áreas que requieran trabajo en persona, tendrán que acudir a la oficina de cuatro a cinco días a la semana.

Las nuevas políticas de trabajo remoto del gigante tecnológico son más rígidas que algunos de sus competidores.

Por ejemplo, Microsoft ha notificado a sus empleados que pueden continuar trabajando desde casa la mitad del tiempo o tiempo completo con la aprobación de un gerente. El verano pasado, el director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, estimó que la mitad de la organización continuará trabajando de forma remota durante los próximos cinco a 10 años. Mientras tanto, Twitter sigue destacando por su anuncio de mayo de 2020 de que los empleados pueden trabajar desde casa “para siempre”.

Kate Lister, presidenta de la firma de investigación y consultoría Global Workplace Analytics, señala que el anuncio de Apple le parece “un poco extraño, no en términos de la frecuencia del trabajo remoto, sino en el hecho de que especifican lunes, martes y jueves como los días para ir a la oficina en toda la empresa “.

Google también anunció planes para convocar a sus empleados a la oficina tres veces por semana, pero deja que los equipos decidan qué días. Además anunció que hasta el 20% de su fuerza laboral podrá trabajar a distancia de forma permanente.

Lister ve algunos beneficios de la medida de Apple, como ayudar a eliminar la incertidumbre de saber cuándo acudirán los compañeros a su lugar de trabajo y administrar recursos, como servicios de limpieza o alimentos. La especialista añade que limitar la autonomía de los empleados podría llevar a la gente a renunciar. Según una encuesta realizada en mayo entre 1,000 adultos estadounidenses, el 39% dijo que consideraría renunciar si sus empleadores no flexibizarán sus medidas sobre el trabajo remoto en el futuro.

Limitar el trabajo remoto y las oportunidades de contratación también podría tener un impacto negativo en el futuro de los productos y servicios de Apple: “No le brinda el beneficio de contar con un grupo de talentos más amplio y la diversidad de pensamiento que proviene de contratar a los mejores y más brillantes, independientemente de donde realicen sus labores”, dice Lister.

Apple también anunció que permitirá a sus empleados trabajar desde cualquier lugar hasta dos semanas al año, “estar más cerca de la familia y los seres queridos, encontrar un cambio de escenario, gestionar viajes inesperados o un motivo diferente”, según el comunicado.

Ofrecer la opción limitada de trabajo desde cualquier lugar podría ser un compromiso para alentar a los trabajadores a permanecer en la ciudad donde se encuentra su empleador o regresar si se han mudado en el último año. Las leyes locales de impuestos, empleo y cumplimiento dificultan que las empresas operen en un modelo de trabajo completo desde cualquier lugar.

También te podría interesar:

Un estudio demuestra que los americanos prefieren el trabajo en remoto y que mejora la salud mental