Uber Eats, DoorDash y Grubhub demandan a la ciudad de Nueva York por imponer límites en tarifas de entrega

Muchos restaurantes que continuaron activos, aun con puertas cerradas, ocuparon este tipo de aplicaciones, pagando una tarifa reducida; la demanda busca cambiar esa situación

Uber Eats, DoorDash y Grubhub fueron importantes durante la pandemia de Covid-19, pero buscan regresar a sus tarifas regulares.
Uber Eats, DoorDash y Grubhub fueron importantes durante la pandemia de Covid-19, pero buscan regresar a sus tarifas regulares.
Foto: Ivan Radic / Wunderstock

Las reconocidas empresas de entrega de comida Uber Eats, DoorDash y Grubhub interpusieron una demanda a la ciudad de Nueva York, debido a la ley que limita de forma permanente la cantidad de comisiones que las aplicaciones pueden cobrar a los restaurantes por usar sus servicios.

Las tres compañías de entrega de alimentos más grandes de Estados Unidos presentaron la demanda ante un tribunal federal de Nueva York el pasado jueves por la noche. Alegan que el límite de tarifas es perjudicial y constituye una extralimitación del gobierno.

“Si no se controla, la ordenanza sienta un precedente peligroso”, dijeron las empresas en la denuncia.

Las aplicaciones pueden cobrar comisiones de restaurantes de hasta un 30% por pedido. Durante la pandemia de Covid-19, la ciudad de Nueva York prohibió temporalmente a las empresas de entrega de alimentos cobrar a los restaurantes más del 15% por pedido de entrega y más del 5% por marketing y otras tarifas de no entrega.

Este gobierno no fue el único, muchas otras ciudades también promulgaron sus propios límites como una forma de ayudar a los restaurantes que tuvieron que cerrar sus puertas durante el encierro obligatorio, pero no dejaron de brindar servicio. Muchos de esos límites expiraron cuando los casos de coronavirus disminuyeron a principios de este año, pero algunos legisladores han tratado de extenderlos debido a las quejas sobre los cargos en general.

Aunque en ese momento estas empresas acataron el ordenamiento para apoyar a los restaurantes a mantenerse durante el confinamiento, la medida restrictiva de tarifas les ha costado cientos de millones de dólares hasta julio, comentaron en la demanda. También aseguran que un límite permanente les obligaría a reescribir muchos de los contratos con los restaurantes, reducir el marketing en la ciudad y aumentar las tarifas para los consumidores.

Las compañías buscan una orden judicial que evite que Nueva York haga cumplir la ordenanza de tope de tarifas adoptada el mes pasado, daños monetarios no especificados y un juicio con jurado.

Muchos restaurantes tuvieron que recurrir a las aplicaciones de entrega de comida para mantenerse a flote el año pasado, y algunos gobiernos locales marcaron sus propias pautas sobre las tarifas para ayudarlos a sobrevivir.

Pero Uber Eats, DoorDash y Grubhub quieren probar la ilegitimidad de los topes de manera más amplia, alegando inconstitucionalidad e interferencia con los contratos negociados. También cuestionan la limitación de los servicios de marketing cobrados por las aplicaciones, cuando la ciudad no lo hace para otras plataformas en línea que brindan publicidad a las empresas.

Ahora que los restaurantes pueden volver a operar sus comedores, la ordenanza de la ciudad de Nueva York “no tiene relación con ninguna emergencia de salud pública”, mencionaron las empresas. También “interfiere con los contratos negociados libremente entre plataformas y restaurantes al cambiar y dictar los términos económicos en los que opera una industria dinámica”, dijeron.

En San Francisco, se promulgó un límite permanente del 15% por pedido en las tarifas de entrega de alimentos en junio, siendo la primera ciudad en instituir estos límites sin fecha de finalización. Las compañías de aplicaciones con este tipo de servicios también han demandado en ese lugar.

Por su parte, las ciudades también han presentado sus propios recursos legales, especialmente en contra de Grubhub y DoorDash. El mes pasado, Chicago presentó demandas gemelas a estas empresas ante un tribunal estatal por falta de transparencia con las tarifas cobradas a los clientes por la entrega, además de vincularlas con publicidad engañosa y agregar restaurantes a sus plataformas sin consentimiento.

Según la ciudad, se busca asegurar de que las empresas cumplan con sus leyes, restitución para consumidores y restaurantes y multas civiles dentro del rango de $500 a $10,000 dólares por violación. Grubhub y DoorDash han dicho que las acusaciones son falsas y que planean pelear esas demandas.

También te puede interesar:

¿DoorDash o Uber Eats? Con cuál ganas más dinero
Cuánto puedes ganar como conductor de Doordash
Uber compra el servicio de delivery de alcohol Drizly