12 latinos forman el primer sindicato de trabajadores agrícolas del estado de Nueva York

Desde 1935, los trabajadores agrícolas han sido excluidos de diferentes beneficios laborales, por lo que es histórico lo logrado por estos 12 trabajadores de Nueva York

Lo hecho por estos 12 trabajadores agrícolas en Nueva York marca un precedente que podría sumar a más agricultores del estado.
Lo hecho por estos 12 trabajadores agrícolas en Nueva York marca un precedente que podría sumar a más agricultores del estado.
Foto: Alderney Boy / Wunderstock

Desde el 27 de septiembre, se registró un hecho inédito en Nueva York: un grupo de 12 trabajadores latinos de un viñedo en Long Island formó el primer sindicato de trabajadores agrícolas del estado.

Con base en un reporte realizado por Documented, los trabajadores agrícolas y defensores de estos empleados lucharon durante décadas por conseguir este derecho en el que esperan ser los primeros de muchos en sindicalizarse en Nueva York.

Los trabajadores agrícolas han sido históricamente excluidos en los diferentes avances que ha habido en torno a los derechos laborales neoyorkinos. Desde años, a los trabajadores del campo no se les permitía sindicalizarse antes de la aprobación de la Ley de Prácticas Laborales Justas para los Trabajadores Agrícolas en 2019, que les otorgó el derecho a negociar colectivamente y proporcionó otras protecciones como el pago de horas extras y la compensación para trabajadores.

Esta legislación abrió la puerta y el paso logrado por estos agricultores de Pindar Vineyards en Peconic, Long Island, lo convierte en histórico. Estos empleados se unieron al sindicato Local 338 RWDSU / UFCW el 27 de septiembre de 2021, lo que los convierte en el primer sindicato certificado para trabajadores agrícolas en el estado.

Rodolfo Méndez es un trabajador originario de Guatemala que llegó a los Estados Unidos en 2007. Antes de trabajar en Pindar Vineyards, el viñedo más grande Long Island, consiguió experiencia en otro viñedo del condado. Pindar tiene más de 500 acres en North Folk, con una producción de decenas de miles de cajas de vino al año.

“En Guatemala, los sindicatos son fuertes y están bien organizados”, mencionó Méndez a Documented. “Y ahora esa oportunidad ha llegado para nosotros y estamos avanzando”.

Una organizadora del Local 338 RWDSU / UFCW, Noemi Barrera, quién ayudó a la sindicalización de los trabajadores de Pindar, descubrió que el viñedo no les proporcionó equipo de protección personal a sus empleados. También encontró que los trabajadores viven en espacios reducidos y juntos.

Cuando comenzó la pandemia, Barrera distribuyó mascarillas y desinfectantes de manos a los trabajadores, momento en el que aprovechó para comentarles que la nueva ley les permitía la sindicalización.

El proceso fue largo, convencerlos no fue tan fácil, de hecho Barrera dijo que fueron “muy distantes al principio”, aunque después lograron conseguir reunirse.

La Ley Nacional de Relaciones Laborales de 1935, promulgada por el presidente Franklin Roosevelt, conocida también como Ley Wagner, permitía que los trabajadores se lograran sindicalizar sin represalias de los empleadores contra los trabajadores que se afiliaban a un sindicato. Sin embargo, los trabajadores agrícolas y domésticos fueron excluidos de estos beneficios laborales.

En 1937, Nueva York aprobó la Ley de Relaciones Laborales del Estado de Nueva York (SERA), inspirada en la Ley Wagner. La ley federal sólo cubría a los trabajadores en industrias que afectaban el comercio interestatal, por lo que SERA fue diseñado para incluir a más trabajadores en el estado. Sin embargo, SERA mantuvo la exclusión a los trabajadores agrícolas.

Han sido casi 85 años en los que los trabajadores agrícolas de Nueva York quedaban expuestos a los abusos de empleadores. En junio de 2019, se aprobó la Ley de Prácticas Laborales Justas para Trabajadores Agrícolas que otorga a los trabajadores el pago de horas extras, un día de descanso, cobertura de incapacidad y licencia familiar remunerada, beneficios de desempleo y el derecho a organizarse. El gobernador Andrew Cuomo firmó el proyecto de ley en julio y entró en vigor el 1 de enero de 2020.

La pandemia dejó en pausa la aplicación de todos estos beneficios, que final e históricamente se lograron este septiembre de 2021. Ahora, Méndez y otros de sus compañeros piensan negociar días de descanso, feriados pagados, vacaciones y licencia por enfermedad.

“[Queremos] ser respetados y reconocidos por nuestro trabajo”, concluyó Méndez en Documented. “Y no ser discriminado por nadie”.

También te puede interesar:

• Cuáles son los 10 sindicatos más importantes en Estados Unidos
• Estímulo de $15,600 dólares en Nueva York: los documentos que más puntos dan para reclamarlos
Gobernadora de Nueva York promulga una ley que protege de extorsiones y estafas a inmigrantes indocumentados