3 predicciones sobre las criptomonedas para 2022

Algunas circunstancias que acontecieron durante este año, como los rumores de que Amazon y Walmart podrían aceptar las criptomonedas, son sustentos que permitirían predecir el futuro del blockchain en 2022

Las criptomonedas han alcanzado un valor de hasta $3 billones de dólares en conjunto durante este año.
Las criptomonedas han alcanzado un valor de hasta $3 billones de dólares en conjunto durante este año.
Foto: Wunderstock

Ningún experto sabe lo que pasará con las inversiones en acciones ni mucho menos con las criptomonedas. Lo que sí pueden hacer es predecir o pronosticar lo que podría pasar, con base en todo lo que sucedió este año, cómo han acontecido las circunstancias del 2021, la pandemia de Covid-19, el crecimiento exorbitado de los bitcoins, su tipo de volatilidad y un sinfín de parámetros para aterrizar un análisis cercano para 2022.

Desde su creación y su crecimiento de popularidad, las criptomonedas han dividido las opiniones de los expertos; pero nadie podía imaginar que sus valores crecerían al grado que lo han hecho en los últimos meses. Los fanáticos lo ven como el activo digital del futuro en las finanzas mundiales; los escépticos las consideran una burbuja cada vez más grande, lista para estallar.

Lo que sí es un hecho, es que las criptomonedas seguirán encabezando titulares en el 2022, por lo que te presentamos las 3 predicciones más sobresalientes sobre las criptografías para el siguiente año.

1. Habría una nueva regulación

Algo que hace atractivas las criptomonedas para los consumidores, es la falta de un regulador central. De hecho, lamentablemente, muchos de los ciberdelincuentes solicitan un pago en criptomonedas, usualmente bitcoins, para cobrar sus extorsiones.

El Build Back Better del presidente Joe Biden contempla una regulación impositiva sobre las criptomonedas. Esto quiere decir que tendrías que incluir las ganancias obtenidas por tus activos digitales en tus siguientes declaraciones de impuestos. Aunque es posible que se legisle el siguiente año, las disposiciones entrarían en vigor hasta enero de 2024.

2. Más minoristas podrían aceptarlas

Durante este año, existieron varios rumores que ponían a Amazon y Walmart en el centro de las criptomonedas. Aunque las compañías no confirmaron estas estrategias, podríamos intuir que “cuando el río suena es porque agua lleva”.

Lo que sí se dio a conocer es que ambas compañías estaban contratando expertos en blockchain y cripto para desarrollar sus estrategias de moneda digital, sin anunciar su intención por aceptar alguna criptomoneda en particular.

“2022 podría ser el año en el que pagar con criptomonedas se vuelva real”, asegura Sung Choi, vicepresidente de desarrollo comercial de Coinme, el cambio de moneda digital que se asocia con Coinstar para llevar quioscos de Bitcoin similares a cajeros automáticos a minoristas como Walmart.

3. La burbuja se desinflará

Como dijimos al principio, no todos los analistas sobre inversión confían en las criptomonedas, y algunos vaticinan que la burbuja podría comenzar a desinflarse en los próximos meses.

“Es una tulipomanía moderna”, dice Robert Johnson, profesor de finanzas en el Heider College of Business de la Universidad de Creighton.

La manía de los tulipanes se refiere a cuando una sociedad holandesa se volvió frenética con los bulbos de tulipanes exóticos y gastó toneladas de dinero comprándolos con la esperanza de poder venderlos, y se usa a menudo para describir activos especulativos.

2022 será el año en que la burbuja criptográfica comience a desinflarse, dijo Johnson. La Reserva Federal ha indicado que comenzará a endurecer la política federal, y el endurecimiento tiende a afectar primero a los mercados más especulativos. Ciertamente, las criptomonedas son un activo especulativo, agregó.

También te puede interesar:

• ¿Invertiste en criptomonedas? Un experto dice que podrías perder todo tu dinero
• La criptomoneda inspirada en “El juego del calamar”: la estafa maestra que robó $2.5 millones de dólares
• Uno de los creadores de Dogecoin explicó cómo de una broma creó un movimiento de millones de dólares