Brecha salarial: entre los graduados 2020, hombres ganaron 18% más que las mujeres en Estados Unidos

La Asociación Nacional de Universidades y Empleadores analizó el desempeño salarial de los graduados de la generación 2020, donde las mujeres ganan casi de $13,000 dólares anuales menos que los hombres

Hay preconceptos sociales en el mundo laboral que por muchos años han justificado el hecho de que las mujeres ganen menos que los hombres. Priorizar a la familia más que a la carrera es uno de ellos. Sin embargo, las jóvenes universitarias usualmente se preparan de igual manera para ingresar a la fuerza de trabajo, aunque eso signifique que desde su graduación ganen 18% menos que sus iguales hombres. Al menos así lo descubrió un estudio sobre los egresados de la generación 2020, que también incrementa la ya de por sí pesada brecha salarial entre géneros.

La Asociación Nacional de Universidades y Empleadores (NACE) dio a conocer una investigación que realiza cada año, donde analizó los resultados posteriores a la universidad de cientos de miles de miembros de la clase universitaria de 2020, y descubrió que las mujeres ganaban en promedio $52,266 dólares mientras que los hombres ganaban en promedio $64,022 dólares, es decir, una diferencia del 18%.

“La brecha salarial entre hombres y mujeres comienza cuando los graduados dejan la universidad por el mundo laboral”, afirma Shawn VanDerziel, director ejecutivo de NACE, en un comunicado. “Esa brecha, con mujeres que ganan aproximadamente el 82% de lo que ganan los hombres, está en línea con la cifra que la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU. ha informado como la diferencia salarial entre hombres y mujeres”.

En 2019, la Oficina del Censo de Estados Unidos estimó que las mujeres ganaban 82 centavos por cada dólar que gana un hombre. Esto se alinea a lo recientemente descubierto en torno a los graduados, hombres y mujeres, de la generación 2020.

Durante décadas, algunos especialistas del mundo laboral han sugerido que las causas detrás de esta brecha salarial de género van desde las elecciones profesionales y personales que toman las mujeres. Unos expertos han señalado que las estudiantes suelen elegir carreras en campos con salarios más bajos, como el trabajo social. Otros piensan que las empresas tratan de respaldarse por la idea preconcebida de que las prioridades de una mujer serán las familiares por encima de sus carreras (lo que a decir verdad termina siendo una discriminación justificada).

Curiosamente, conforme pasan los años, son cada vez más las jóvenes estudiantes que se gradúan y matriculan en una universidad en comparación con sus contrapartes varones, sin importar el nivel educativo ni la carrera.

“En consecuencia, nuestro estudio disipa el mito de que la brecha salarial de género se debe a que las mujeres priorizan la familia sobre la carrera y, por lo tanto, comienza más tarde. Estamos viendo la disparidad justo al comienzo de la carrera de una mujer”, concluye VanDerziel.

Los investigadores del NACE tampoco encontraron que el campo de estudio sea una razón factible para que los hombres ganen más que las mujeres.

“Eso también es un concepto erróneo”, asegura VanDerziel. “Lo que encontramos es que la especialización académica explica parte de la disparidad, pero no toda. Además, uno tiene que considerar si las mujeres eligen carreras con salarios más bajos o si ciertas carreras son con salarios más bajos porque las mujeres dominan. Hay un caso convincente de que la discriminación de género subyace a la brecha“.

También te puede interesar:

• Aumenta en diciembre la participación de las mujeres en la fuerza laboral en EE. UU.
• Los mejores trabajos para mujeres en Estados Unidos: qué empresas integran el top 20
• Si los trabajadores latinos tuvieran mismo trato que los blancos no latinos en EE. UU. ganarían un 35% más