Cómo afecta a tu bolsillo la subida de la tasa de interés de la Reserva Federal

Los bancos y entidades financieras que manejan préstamos personales, hipotecas y tarjetas de crédito también podrían elevar sus tasas de interés a sus clientes

Las tasas de interés de la Reserva Federal impactan en productos como préstamos, hipotecas y tarjetas de crédito.
Las tasas de interés de la Reserva Federal impactan en productos como préstamos, hipotecas y tarjetas de crédito.
Foto: Karolina Grabowska / Pexels

La Reserva Federal de Estados Unidos (FED) es el banco central del país que funge como estabilizador económico público y privado. En lo general, la FED controla la política monetaria del país y supervisa al resto de las instituciones bancarias. Dentro de sus funciones, es la que propone una tasa de interés de referencia que sirve para tener un manejo de las tasas de interés particulares que proteja los derechos crediticios de los ciudadanos. El vaivén en estos índices de interés de parte de la Reserva Federal siempre tendrá un impacto en el bolsillo de las personas en EE. UU.

La Reserva Federal de Estados Unidos confirmó que los mecanismos establecidos para amortiguar la crisis económica inducida por la pandemia expiraron el pasado 31 de marzo, tal y como estaba previsto inicialmente.

Como una medida para recuperar la estabilidad económica del país y liberarla de los estragos de una recesión más grave a causa de la pandemia del coronavirus, la FED bajo la tasa de interés de referencia al 0%. Este importante movimiento financiero provocó que las tasas de interés de los préstamos personales, hipotecarios o de cualquier otro tipo y las tarjetas de crédito también se redujeran.

Ante la crisis de desempleo y falta de ingresos por el COVID-19, la reducción de las tasas de interés de referencia al 0% permitió que muchas personas con problemas de dinero pudieran refinanciar sus hipotecas, préstamos o aprovechar las tarjetas de crédito de transferencia de saldo para pagar menos en sus deudas por estos servicios financieros.

Pero así como las bajas tasas se dieron en efecto dominó, con el aumento paulatino de los índices de referencia de la FED, las tasas de interés de las tarjetas de crédito, hipotecas y préstamos comenzarán a incrementar.

La Asociación Nacional de Economía Empresarial (NABE) en 2020 realizó una encuesta sobre política económica donde resultó que la gran mayoría de los estadounidenses del sondeo creen que la Reserva Federal endurecerá sus políticas monetarias a finales del año 2022.

Un 89% de los 205 miembros de la NABE encuestados, sugieren que el siguiente movimiento de la FED es el aumento de la tasa de fondos federales, mientras que el resto piensa que será el recorte de tasas.

Asimismo, casi la mitad de los miembros de la NABE creen que la FED podría aumentar la meta de los fondos federales el siguiente año, mientras que el resto pensó que podría ser a finales de este 2021.

Lo que es claro es que la Reserva Federal tarde o temprano elevará sus tasas de referencia. La economía del país comienza a mejorar conforme avanza el proceso de vacunación. Si bien el incremento de las tasas de referencia no tendrá un efecto directo en el mercado de acciones, sí repercutirá en los préstamos y las líneas de crédito que estés por abrir.

En su mayoría, los préstamos personales e hipotecarios manejan tasas de interés fijas. Esto quiere decir que todas aquellas personas que abran una solicitud y sea aceptada desde que la FED bajó las tasas a 0%, seguramente obtuvieron una tasa preferencial baja. En pocas palabras, muchas personas que refinanciaron una hipoteca o realizaron una transferencia de saldo durante su periodo promocional, podrían tener ventajas casi permanentes en el pago de sus deudas.

Aunque las tasas de interés no suben de manera inmediata, es claro que con la FED más motivada a ir incrementando sus índices de referencia, los servicios financieros que se obtengan a partir del 1 de abril es posible que comiencen a tener tasas un poco más elevadas que las que se tuvieron en el 2020.

Asimismo, las tarjetas de crédito podrían reajustar su tasa de interés variable (APR), por lo que debes estar prevenido sobre las nuevas condiciones que tu tarjeta pudiera tener. Debes ser precavido con las compras que cargues en tu tarjeta, porque podrían venir con una nueva tasa.

También te puede interesar:

• Porqué las bajas tasas de interés no deberían ser el único criterio para comprar una casa
• El tiempo y la tasa de interés: las claves para saber cuándo deberías refinanciar tu hipoteca
• Descubre porqué es tan bueno como malo que las tasas de interés estén cerca del 0%