Cómo detectar y no caer en una estafa sobre una propiedad de alquiler por internet

La presencia del COVID-19 genere más susceptibilidad a caer en estas trampas

Cómo detectar y no caer en una estafa sobre una propiedad de alquiler por internet
Una de las señales de alerta de que podrían estafarte por una propiedad de alquiler es que te pidan dinero previo.
Foto: Lalesh Aldarwish / Pexels

Las grandes crisis de cualquier tipo siempre generan que malas personas quieran aprovecharse de la situación. Ante una inminente recesión por la pandemia del coronavirus, es posible que busques rentar un nuevo alquiler más económico y eso lo saben los delincuentes quienes pueden aprovechar tu necesidad para estafarte por medio de una propiedad fantasma de alquiler por internet.

Las estafas por una casa de alquiler en línea no es un sistema nuevo, prácticamente desde que existe la red y los portales de renta y venta de propiedades, este método se mantiene como uno de los más lucrativos para los maleantes. Con una serie de posibles desalojos en EE.UU. por el COVID-19, los estafadores de viviendas aprovechan la cegadora necesidad de conseguir algo bajo de precio, por lo que las personas están más propensos de caer en este tipo de problemas.

¿Cómo funciona?

Los estafadores utilizan páginas como Craigslist o Facebook Marketplace publicando un anuncio falso de una casa que afirman que es suya y pueden alquilarla. Encuentran información sobre la propiedad original, consiguen imágenes del lugar de alquiler legítimo en sitios web especializados y prácticamente copian el anuncio para tomar la vivienda del lugar en una lista falsa en una plataforma diferente.

El gancho que utilizan es el bajo precio del listado, por lo que los interesados y las solicitudes por más información al respecto aumentan, teniendo a mucha gente a expensas de su estafa. Cuando los consumidores contactan al agente inmobiliario falso, el estafador no los invita a ver el apartamento o la casa, porque aprovecha las restricciones impositivas del COVID-19 para argumentar que no podrán reunirse y no les podría permitir la entrada. Todo parece lógico, por lo que los interesados, si acaso, sólo pueden revisar la propiedad por el exterior por voluntad propia.

Y aquí es cuando comienza la estafa, el presunto dueño le pide al interesado que realice el pago en línea del primer mes de alquiler o un depósito de seguridad para poder apartar la propiedad y comenzar su contrato de arrendamiento, asegurando que por la situación del coronavirus podrían firmar el contrato en otro momento o de manera virtual. También hay estafadores que pueden incluir una tarifa de solicitud en su propaganda como una regla “obligatoria” del propietario para justificar el depósito.

Los “propietarios” instan a que el inquilino realice un depósito inicial de alrededor de $2,500 dólares mediante una transferencia de dinero a tráves de Moneygram o Wester Union. También puede hacerse mediante un giro postal, un cheque de caja o incluso mediante la aplicación Cash, el cual debería ser una señal de alerta. Al final, no sólo es una persona la que puede caer en la trampa, sino algunas cuantas más.

 ¿Cómo evitarla?

Aún con la pandemia y las medidas impositivas, jamás sería bueno aceptar la oferta de nadie sin comprobar la autenticidad del lugar y su propietario. Por ende, tampoco es una gran idea realizar un pago previo por ningún tipo de alquiler si en ningún momento has visitado la vivienda ni conocido al dueño.

Pero si estás muy interesado, cuida tu dinero. Tal como lo señala scam detector, puedes confirmar con la oficina del tasador del condado o el mismo sitio web la autenticidad del listado, de su propietario y agente inmobiliario para confirmar si con la persona que ha entablado el proceso de negociación de alquiler es la autorizada real o simplemente es un estafador.

Muchos listados de Craigslist o Facebook Martketplace que son falsos, no suelen tener el nombre del agente del listado y sólo presentan la propiedad en renta con un número de teléfono. Además, sé realista, que la situación económica por la pandemia de COVID-19 no te provoque generar castillos en el cielo con ofertas atractivas muy por debajo del precio regular de la zona, el gancho idóneo para muchos desesperados.

Una manera de revisar la posible duplicidad falsa del lugar, es visitando los sitios web de renta de propiedades, colocar la dirección y corroborar la información obtenida del lugar.

En resumen, las características de las cuales debes tener cuidado son:

  • Ninguna identificación del propietario o el agente
  • Sin posibilidad de conocer la propiedad en físico (no aceptes guías virtuales)
  • Precios por debajo de la zona
  • Solicitud de depósito o dinero de anticipación
  • Solicitud de depósito no por medios oficiales, sino por transferencias, correo o incluso herramientas virtuales
  • Jamás dar detalles de tu tarjeta de crédito ni número de seguro social

Recuerda que este tipo de método aplica para cualquier tipo de alquiler como propiedades de vacaciones o temporales, incluso para venta de casas. Aunque cueste aceptarlo, encontrar una vivienda barata en estos días no es tan fácil y son signos de que algo no pinta muy bien.

También te puede interesar: