Qué hacer si quieres evitar un desalojo si no has podido pagar tu renta ahora que la Ley CARES expiró

Podría haber un "apocalisis" de vivienda entre desalojos y contagios

Qué hacer si quieres evitar un desalojo si no has podido pagar tu renta ahora que la Ley CARES expiró
En varios estados se han realizado manifestaciones de inquilinos para evitar los millones de desalojos en el país mientras dure la pandemia de coronavirus.
Foto: Antonio Cansino / Pixabay

El 27 de marzo de 2020 se promulgó la Ley CARES que, entre otras estipulaciones, evitó que por 120 días los inquilinos que residían en viviendas respaldas por el gobierno federal fueran desalojados. El pasado 31 de julio de 2020 expiró la Ley CARES sin un proyecto que lo supliera, dejando en el limbo a millones de inquilinos que podrían comenzar a recibir notificaciones de solicitud para abandonar la vivienda.

La fecha límite tentativa para que el Congreso pueda avalar ya sea la Ley HEROES o la Ley HEALS es el 7 de agosto, a menos de que posterguen su descanso programado hasta llegar a un acuerdo. Aunque la nueva ley no garantiza que pudiera contener reglas sobre el tema para evitar los desalojos. Alrededor de 40% de los inquilinos estadounidenses corren el riesgo de perder sus hogares si la moratoria federal de desalojo no se restablece pronto, según Statista. Si los propietarios enviaron las notificaciones correspondientes, es posible que a partir del 24 de agosto veamos una ola de desalojos en todo el país.

Si consideras estar próximamente en la lista de los inquilinos notificados a abandonar la propiedad que renta, te damos algunas posibles soluciones con las cuales prevenirte antes de que puedan desalojarte.

1. Revisa si donde vives está protegido por la Ley CARES

El primer paso es descubrir si el estado en el que vives así como la propiedad misma estuvo considerada dentro de los parámetros de la Ley CARES. Desde marzo hasta ahora hubo pocos estados que ni siquiera trataron de evitar los desalojos, así como hay viviendas con ciertas características que tampoco aplicaban para el beneficio.

Para que no te tomen desprevenido, puedes investigar en la página Nolo.com si el estado en el que vives te ofrece protección para el desalojo. También es necesario que obtengas el dato de si la vivienda en la que estás recibió fondos federales o fueron financiadas bajo un programa federal como Fanni Mae y Freddie Mac, ya que fueron las únicas protegidas para evitar que hubiera millones de personas sin hogar.

2. Busca asesoría legal

Si crees necesario, puedes realizar una consulta gratuita con un abogado especializado en asuntos civiles como los desalojos. Visita la página de la Corporación de Servicios Legales (LSC) para encontrar la oficina más cercana de asistencia legal para estos asuntos.

Investopedia señaló que puedes comunicarte al 877-542-9723 a la Red de Respuesta a Desastres de Fannie Mae donde se ha publicado una guía para inquilinos afectados por el coronavirus. Los asesores de vivienda aprobados por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD) brindan:

  • Evaluación de recuperación personalizada y plan de acción.
  • Ayuda para trabajar con sus situación de vivienda.
  • Coaching financiero y presupuesto.
  • Revisiones continuas para ayudar a asegurar una recuperación exitosa.

También puedes recurrir a la plataforma de servicios legales en línea DoNotPay donde recientemente se agregó una herramienta de alivio financiero de coronavirus que, de acuerdo con la compañía, identifica cuáles son las leyes, ordenanzas y medidas que cubren el alquiler y los desalojos que se aplican a tu situación según tu ubicación.

3. Encuentra recursos y ayuda

211.org es un sitio web sin fines de lucro que conecta a quienes necesitan ayuda con servicios comunitarios esenciales en el área. En estas fechas creó un portal de asistencia para la pandemia que busca apoyar a las personas que tengan problemas en su presupuesto para la compra de alimentos o para pagar sus facturas de vivienda. También puedes marcar 211 para tener asesoría al respecto.

Just Shelter es otra organización sin fines de lucro donde los inquilinos en situación de desalojo pueden contactarse con organizaciones locales que puedan ayudarlos, ya sea a permanecer en sus hogares o, en el peor de los casos, encontrar viviendas de emergencia.

4. Acércate a tu arrendador

De acuerdo con Cnet, aunque hay propietarios que han presionado a sus inquilinos a mantenerse al corriente a pesar de la pandemia, otros se han puesto a la altura de las circunstancias e incluso han llegado a dejar de cobrar el alquiler por un periodo de tiempo.

Es conveniente que dialogues con tu arrendador para ver la posibilidad de llegar a un arreglo. Dentro de algunas medidas que puedes negociar es el distribuir tus pagos de los próximos dos o tres meses de renta durante todo el próximo año.

Cnet advierte que no aceptes demandas excesivas como, por ejemplo, acceder a dar tu cheque de estímulo de $1,200 dólares para evitar un desalojo. Hay ciudades y estados que han promulgado protecciones sobre tales acuerdos.

CNBC Make it pronostica un próximo “apocalipsis” de la vivienda a partir del 24 de agosto si el Congreso no llega a un acuerdo en los próximos días. El gran problema, más allá de los millones de estadounidenses que se quedarán sin hogar, es la posibilidad del aumento de contagios de COVID-19 en el caso de que no se eviten los desalojos.

Prevén cualquier asunto sobre el tema para no quedarte sin morada y no te confíes a una próxima ley.

También te puede interesar: