Cómo negociar el precio de tu alquiler con tu arrendador para que no te preocupe pagar tu renta

Por el momento no existe una ley que ampare a los inquilinos que corren el riesgo de un desalojo

Cómo negociar el precio de tu alquiler con tu arrendador para que no te preocupe pagar tu renta
Es posible que si sabes llevar la negociación logres convencer a tu arrendador de ayudarte con tu renta.
Foto: Cytonn Photography / Unsplash

El coronavirus a enfermado a millones, pero una de las marcas que también ha dejado a su paso es la del desempleo. En Estados Unidos hay por lo menos 30 millones de trabajadores sin empleo o con una reducción de prestaciones que hacen difícil pagar el alquiler en estos momentos. Sin contar que un problema de desalojo con la pandemia de coronavirus activa, también generaría un problema de contagios.

Pero estas complicaciones no sólo perjudican a los inquilinos, ya que los propietarios podrían sufrir en encontrar a otra persona o familia que quiera y pueda pagar por la renta. Entonces, tomando en cuenta esta grave situación sanitaria que afecta a cualquier cara de la misma moneda, es posible que puedas acercarte con tu arrendador y negociar el precio de tu alquiler.

¿Cómo puedes acercarte y comenzar el diálogo con tu arrendador?

Debes ir con la honestidad por delante. Antes de dar cualquier pretexto, comenta tu situación financiera actual y procura explicar cómo la pandemia de COVID-19 ha afectado tus finanzas.

Tras la sinceridad, lleva las cartas de las propuestas. Es importante que así como quieras buscar tu seguridad de vivienda, el arrendador vea en ti que también estás interesado en su seguridad económica, sin tratar de eludir tu responsabilidad por el pago. Si tus finanzas lo permiten, busca una reducción temporal del pago de alquiler, un aplazamiento que garantices podrás solventar o incluso una forma de agrupar tus pagos adeudados de tal manera que los difiera durante los meses del próximo año de tu siguiente contrato.

The Simple Dollar recuerda que la reducción del alquiler no debería ser tu única opción. Si quieres generar confianza, procura proponer soluciones que podrían ser igual o más valiosas para tu arrendador. Quizás puedes renunciar a la tarifa mensual por mascota, actualizar tus electrodomésticos por unos ahorradores o aportar parte sustancial de tus cheques de reembolsos de impuestos o programas gubernamentales como formas de depósitos para dar un paso de confianza con el propietario.

Ve a la negociación prevenido

Antes de realizar cualquier tipo de negociación, debes contar con cierta información que te permita tener la certeza de que lo que solicitas es lo justo para la situación actual:

  • Tarifas actuales de apartamentos similares en el área. Tal vez tengas la oportunidad de encontrar que los precios actuales que se manejan en otros lados por apartamentos similares de tu área se encuentran en un precio menor al que pagas.
  • Tasas de vacantes en tu ciudad. Si la tasa de desocupación es alta, entonces puedes tener un forma de ventaja porque puedes utilizar este dato para prevenirle a tu arrendador que la situación es tan complicada que lo mejor será ayudarse mutuamente.
  • Vacantes en el mismo edificio. Una cosa es que haya desocupaciones en el área y otra que sea dentro del mismo edificio, lo que ocasiona que la probabilidad de que no existan tantos inquilinos para rentar el mismo departamento sea aún más alta.
  • Actualización legal local. Hay estados dentro de la unión americana que es posible que manejan sus propias reglamentaciones sobre asuntos de evasión de desalojos o incluso programas de apoyo para poder solventar el alquiler o para que el propietario pueda pagar su hipoteca sin problemas.

Con estas recomendaciones es posible que logres tener un acuerdo justo para ambos. Tanto para ti podría ser complicado encontrar otro hogar así como para el propietario conseguir un nuevo inquilino. Lo mejor es ayudarse entre las partes.

También te puede interesar: