Cómo saber si deberías refinanciar un préstamo de automóvil por más de una ocasión

Muchos prestatarios consideran que un refinanciamiento de un préstamo de automóvil es la mejor opción para reducir su deuda, sin embargo, dejan de lado muchos detalles que podrían afectarle financieramente

Hay detalles que debes considerar antes de refinanciar más de una vez tu préstamo de automóvil.
Hay detalles que debes considerar antes de refinanciar más de una vez tu préstamo de automóvil.
Foto: Shutterstock

En estricto sentido, tú puedes refinanciar un préstamo de automóvil cuantas veces seas capaz de ser aprobado por un prestamista para la solicitud de tu nuevo préstamo. Recuerda que estos productos de refinanciamiento están pensados para aligerar la carga de tu deuda, sin embargo, no la reducen, por el contrario, la podrían aumentar.

Para empezar, hay que entender que un refinanciamiento es un nuevo préstamo que te servirá para pagar el anterior, con un nuevo plazo y una nueva tasa de interés. Entonces, cuando decides refinanciar tu préstamo de automóvil, lo qué haces es reemplazar el anterior con uno nuevo. Generalmente, este nuevo préstamo lo abres con otro prestamista, por lo que tendrás que pasar por un proceso de solicitud normal, como la revisión de tu puntaje de crédito, para ser aprobado.

Entre las razones más comunes para refinanciar un préstamo de automóvil se encuentran:

• Reducir el pago mensual
• Liquidar el préstamo lo antes posible

Como sucede con los préstamos hipotecarios, para que un refinanciamiento cumpla adecuadamente su objetivo, debes buscar pagar menos por tu préstamo. Pero por pagar menos, no sólo debes considerar reducir tus pagos mensuales, también debes contemplar lo que ya has pagado de tu préstamo de automóvil y el pago total que harías con ambos préstamos (el original y el refinanciado).

De ahí que, aun cuando haya razones de peso, como la reducción del pago mensual debido a que tus ingresos también disminuyeron, refinanciar un préstamo de automóvil más de una vez puede no ser la mejor opción para muchos prestatarios. Los contras pueden ser más grandes que los beneficios, como puede ser:

Pagar más de lo que ahorras. Como lo dijimos anteriormente, un refinanciamiento es un nuevo préstamo, por lo que hacer una solicitud puede incurrir en tarifas de originación del préstamo, tarifas de procesamiento del prestamista y tarifas de transferencia del título. Y si extiendes el plazo de tu nuevo préstamo, muy probablemente aumentarás la cantidad de interés que pagas en general.

• Reducir tu puntaje de crédito. Cada vez que obtienes la aprobación para un nuevo préstamo de refinanciamiento de automóviles, el prestamista realiza una consulta exhaustiva en tu informe de crédito, lo que provoca una leve caída temporal en tu puntaje de crédito. En la mayoría de los casos, tu puntaje se recupera en unos pocos meses, pero es algo que debes considerar si planeas solicitar cualquier otro tipo de préstamo durante ese tiempo.

Podrías pagar más de lo que vale tu automóvil. Al refinanciar tu préstamo de automóvil más de una vez, haces más largo tu plazo de pago, por lo que podrías acumular y pagar una deuda más grande de lo que vale tu vehículo. Además, debes considerar que los carros suelen depreciarse más rápido que otros bienes, por lo que el costo de tu deuda en comparación con el valor de tu auto, podría dejarte un valor patrimonial neto más reducido de lo que te imaginas.

También te puede interesar:

• Cuáles son los requisitos más habituales para sacar un préstamo de auto en Estados Unidos
• 3 compañías de vehículos eléctricos para invertir tras la prohibición de los autos de gasolina en California
• Podrías pagar más de $20,000 dólares en intereses en la compra de un auto en EE.UU., según sea tu puntaje de crédito