Cómo se mide la relación deuda-ingreso y en qué te afecta

Este puede ser un criterio que te prive de acceder a préstamos

Cómo se mide la relación deuda-ingreso y en qué te afecta
No sólo importa cómo lleves tu deuda en tu puntaje de crédito, sino su relación con tus ingresos.
Foto: Tumisu / Pixabay

Tu relación deuda-ingreso es una métrica importante para determinar si calificas para ciertos tipos de préstamos. Usualmente lo ocupan para préstamos hipotecarios, pero eso no discrimina que las entidades financieras lo usen para la elegibilidad en préstamos para automóviles, personales u otro tipos de crédito.

¿Cómo se calcula la relación deuda-ingreso?

De acuerdo con U.S. News, los prestamistas dividen sus pagos mensuales de deuda sobre tu ingreso bruto, ya sin impuestos y otras deducciones. Por ejemplo, si debes $1,000 por mes en pagos de hipoteca, $500 por mes en pagos de préstamos para automóviles y $500 por mes en pagos con tarjeta de crédito y otras deudas. Tu deuda total es de $2,000 dólares. Si ganaras $5,000 dólares en ingresos brutos por mes, tu relación deuda-ingreso sería de $2,000/$5,000 o del 40%.

¿Qués una buena relación deuda-ingreso?

Básicamente entre más bajo sea tu relación deuda-ingreso mejor, porque demuestra que tienes ingresos suficientes para pagar los préstamos pendientes. Según la Oficina de Protección Financiera del Consumidor, el 43% es el índice más alto que cualquier prestamista tomaría en cuenta incluso para un préstamo hipotecario, pero ya te arriesgas a cuestiones de elegibilidad.

¿Cómo afecta la relación deuda-ingreso a mi puntaje de crédito?

El índice de utilización de crédito es la medida de la cantidad de deuda que contraes frente a la cantidad disponible y expertos recomiendan mantenerlo por debajo de 30% para que no sobregires tu crédito y se refleje en mayor deuda frente a tus ingresos.

Es importante recordar que como cualquier otro requisito para acceder a un préstamo hipotecario, principalmente, sin descartar la otra gama de posibilidades, la relación deuda-ingreso no es determinante para ser elegible, aunque sí termina por ser un criterio de peso para el prestamista a la hora de aceptar su solicitud.